Kiosco

El Periódico de Aragón

Consecuencias del encarecimiento del carburante

El coche compartido conecta ya el 72% de los municipios de Aragón

La compañía espera triplicar el volumen de uso en la operación salida, ahora del 5%

Un viaje en un vehículo compartido, en una imagen de archivo. | EFE GRA064. MADRID, 27/08/2014.- Fotografía facilitada por BlaBlaCar de tres pasajeros que comparten un viaje en coche. El coche compartido gana cada día pasajeros a los medios de transporte público convencionales a través de portales de internet nacidos en Francia como BlaBlaCar o Drivy, que apuestan por la internacionalización y proyectan un crecimiento futuro más allá de las fronteras europeas. EFE/ ***SOLO USO EDITORIAL***

Con el coste del combustible disparado y la concienciación medioambiental en primera línea del debate público, el vehículo compartido gana adeptos tras la pandemia. En Aragón, de hecho, este modo de transporte de viajeros se comienza a situar como un eje vertebrador del territorio que quiere ser «un complemento» al tren y al autobús.

Pongamos que un vecino de El Burgo de Ebro quiere viajar hasta Gallur por un motivo de trabajo. No hay conexión ferroviaria y tampoco un autobús directo que conecte ambas localidades. Aparece entonces otra opción, la del coche compartido, ya que un vehículo salió de Lleida unas horas antes en un trayecto hacia Pamplona. El conductor hace un pequeño desvío, recoge al pasajero y viajan juntos en esta suerte de taxi digital.

BlaBlacar, la empresa de referencia del vehículo compartido en el país, tiene un algoritmo que llamado boost que se encarga de gestionar los trayectos. Sugiere al conductor paradas intermedias en su trayecto para coger un pasajero. Son desvíos de menos de cinco minutos que permiten al conductor ahorrar dinero y al pasajero encontrar rutas directas entre municipios que no están bien conectados.

«Queremos ser una medida complementaria al tren, porque el tren tiene mucho sentido para viajes entre ciudades grandes o capitales de provincia, pero el coche compartido tiene que estar presente para otro tipo de usos. Su gran ventaja es que puede llegar a cualquier municipio», asegura el director de operaciones de BlaBlaCar en España, Florent Banwarth. Según la información proporcionada por la compañía, en 2021 se conectaron un 72% de los municipios de Aragón, es decir, que al menos un 530 municipios tuvieron un viaje de BlaBlaCar con destino u origen el año pasado.

Explica el responsable de la marca francesa que cada vez se están registrando «viajes más cortos», lo que evidencia que los conductores se están adhiriendo a esa posibilidad de alterar sus trayectos para recoger pasajeros en las localidades cercanas pero mal conectadas. «Ahora mismo, los itinerarios que sugiere el algoritmo suponen el 20% del volumen total de viajes de BlaBlaCar. Y desde la pandemia hemos visto que la antelación es cada vez menor, ya que se está dando un sentimiento afín a la reserva de último minuto», apunta Banwarth.

Aragón acelera

Y es que los aragoneses se suben más rápido al vehículo compartido que el resto del país. En Aragón hay 180.000 usuarios registrados en BlaBlacar. Sin embargo, en julio de este año, el volumen de usuarios creció en un 87% con respecto al mismo mes de 2019, la referencia antes de la pandemia. La media nacional se quedó en un incremento del 67%, veinte puntos por debajo.

La compañía ha registrado, en lo que llevamos de verano, 30.000 viajes en Aragón. Además, ha incrementado en 1.200 el número de nuevos conductores este verano, que se suman a los más de siete millones de usuarios en España.

El auge de esta modalidad de transporte experimenta una explosión desde que la pandemia comenzó a disiparse en la mente de la ciudadanía. El covid supuso un frenazo a la expansión del vehículo compartido, mascarillas mediante, pero ahora el sector crece impulsado por la necesidad de ahorrar en combustible y evitar la emisión de gases contaminantes.

Compartir gastos

«La gente es cada vez más consciente de que más allá de compartir gastos esto es una experiencia con la que conocer a personas nuevas y un medio para conseguir que los coches no vayan medio vacíos por las carreteras», asevera el director de operaciones de Blablacar.

El caso es que el coche compartido está dejando de ser un nicho para convertirse en la opción preferida de transporte de muchos aragoneses. Aún así, con el puente de agosto a la vuelta de la esquina, no es la dominante para la operación salida. «Sabemos que cuando hay una operación salida como la del puente, el coche compartido representa menos del 5% del total. Es obvio que no todos los viajes se pueden compartir, como cuando vas con familia, maletas y prisas, pero hay mucho margen para llegar a cotas del 15 o el 20% como en otros países del entorno», apunta Florent Banwarth.

Aún así, en la operación salida del primero de agosto la compañía registró un pico de actividad con un incremento del volumen de viajes del 113% con respecto al mismo periodo de 2019. «Son unas cifras récord que no veíamos en los 13 años que llevamos en España», comenta el responsable.

Principalmente jóvenes

De hecho, los jóvenes son los que más se suben al vehículo compartido. BlaBlaCar registró un incremento siete veces mayor en los viajes programados hacia Fraga el último fin de semana de julio, en el que se celebra el Monegros Desert Festival. Madrid, Valencia, Barcelona y Zaragoza son las principales ciudades de origen. La distancia media de estos viajes es de 380 km y el coste medio por ocupar un asiento que de otra forma viajaría vacío es de 21 euros por cada trayecto.

El volumen de los viajes creció en un 53% comparado con la misma semana de 2019. La compañía batió todos los récords históricos de actividad en la región para este verano siendo las principales rutas aragonesas las que conectan Zaragoza con Valencia, Madrid, Teruel, Huesca, Jaca y Barcelona.

Compartir el artículo

stats