El transbordo en autobús para realizar el trayecto que no puede hacer el tren en la línea Zaragoza-Huesca está funcionando para los pasajeros pero con el esperado impacto en el uso motivado por la necesidad de hacer el desplazamiento por carretera. Una previsión que, después de la primera semana de trabajos en el tramo a la altura de Zuera, empieza a traducirse en cifras. Estas evidencian que hasta el 61,4% de los usuarios habituales de las tres líneas afectadas han decidido no hacerlo en el autobús que ha puesto en funcionamiento Renfe mientras duren los trabajos en la infraestructura.

En términos globales, estos trenes solían acoger unos 5.000 pasajeros semanales entre líneas de media distancia, regionales y alta velocidad. Y ahora el autobús apenas mueve a poco más de 2.000. Concretamente, durante la primera semana, del 1 al 7 de agosto, fueron 2.224 personas las que se subieron a esos autocares que sustituían al tren y que conectaban la estación zaragozana de Delicias con sus localidades de origen o destino, una caída que, en pleno mes de agosto, no tiene pinta de que vaya a remontar en las próximas semanas. No está medido, por otra parte, la cantidad de esos pasajeros habituales que han escogido el vehículo particular o compartido con otros usuarios como alternativa. O, directamente, durante este mes no necesitan hacer estos desplazamientos.

25

Las obras de Adif en Zuera, a toda máquina Ángel de Castro / Adif

La línea que más está sufriendo el descenso de pasajeros, en este sentido, son las que conectan Zaragoza con Huesca y Canfranc. Estas han caído un 61,4% en esa primera semana, ya que de los 4.000 viajeros semanales que registraba en una semana de agosto como la pasada, siguieron subiendo al vehículo de Renfe, esta vez el bus, un total de 1.545. Una disminución importante para unos trayectos, además, cuyas afecciones no terminarán en septiembre. Al menos en la del Canfranero, ya que los trabajos entre Ayerbe y Plasencia del Monte seguirán hasta el 19 de noviembre y con ellos los desplazamientos en autobús. Ya fuera de la temporada estival y quizá con más problemas para quienes necesiten de este servicio para trabajar o estudiar.

La línea de Monzón-Lérida, por su parte, ha visto reducido el número de usuarios en un 32%, ya que los mil pasajeros que movía esta línea antes del inicio de las obras de Adif en Zuera se han convertido en 679 en la primera semana de afecciones. Y esta sí recuperará el tren el 1 de septiembre.