Kiosco

El Periódico de Aragón

Política sanitaria

Las listas de espera repuntan en Aragón con casi 200 pacientes más en julio

6.746 aragoneses llevan más de 6 meses esperando una operación, un 24% menos que en enero de 2022 / El incremento es «habitual» en verano y el Salud pretende bajar de 5.000 este año y de 3.000 en 2023

Operación torácica con una técnica novedosa en el hospital Miguel Servet de Zaragoza. | ARCHIVO / JAIME GALINDO JAIME GALINDO / ARCHIVO

Las listas de espera quirúrgicas en Aragón han crecido un 3% en el último mes, según los datos actualizados este lunes por el departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón. En estos momentos son 6.746 los aragoneses que llevan más de seis meses esperando una operación frente a los 6.557 que lo estaban a finales del mes de junio (189 más).

Este «ligero repunte» es «habitual» todos los años, según asegura José María Abad, director general de Asistencia Sanitaria, porque «coincide con una menor actividad» quirúrgica y se suman los pacientes que superan los seis meses al hacerse la indicación en enero, febrero y marzo, que son meses «tradicionalmente de mucha actividad». A eso hay que sumar las vacaciones de los profesionales y también las de los pacientes.

Es en este tiempo de menor número de operaciones cuando se priorizan los pacientes que «necesitan ser atendidos en periodos cortos» o que una demora suponga un «impacto importante para la supervivencia y la calidad de vida», reconoce.

Para analizar la situación de las listas de espera en Aragón, Abad señala que hay que tener en cuenta los datos a más largo plazo. A 31 de julio, el número de pacientes con demora de más de seis meses está un poco por encima a la del mismo mes de 2021, cuando había 6.537 aragoneses a la espera de una intervención (209 menos que este 2022). Sin embargo, si las cifras se comparan con las de enero de este mismo año, el descenso ha sido del 24%, ya que los pacientes con una demora de más de 180 días eran 8.935 (2.189 más). El director general de Asistencia Sanitaria reconoce que se empezó este año con una situación «peor» que un año antes y la evolución ha sido similar, aunque también puntualiza que a partir de mayo este aspecto se ha reconducido hasta llegar a cifras similares a las de hace un año.

Fue ese mes cuando el Gobierno de Aragón presentó un plan de choque para reducir las listas de espera, con un presupuesto de 30 millones de euros y tres pilares principales: operar más en la red pública, ampliar las concertaciones con la privada y contratar suelo quirúrgico en otros centros sanitarios de la comunidad.

Niveles prepandemia

Todavía es pronto para evaluar el impacto, pero lo que sí tiene claro Abad es que las primeras expectativas se «están cumpliendo» y espera también llegar a los objetivos marcados, lograr a finales de este año cifras menores de los 5.000 o 6.000 aragoneses esperando una operación durante más de seis meses; lo que supondría mantenerse a niveles justo al comienzo de la pandemia. En febrero de 2020 los pacientes a la espera eran de unos 3.800 y en marzo se alcanzaron los 4.800. A finales de 2023 se pretende que la demora de medio año solo la padezcan alrededor de 2.000 personas.

Begoña Adiego, nueva jefa de Promoción de la Salud de la DGA

Begoña Adiego es la nueva jefa del servicio de Prevención y Promoción de la Salud en sustitución de Luis Gascón, que acaba de jubilarse tras 35 años en Salud Pública y 26 como jefe de servicio en el Gobierno de Aragón. Ha sido además el coordinador de la campaña de vacunación contra el covid. Adiego ya estaba dentro del departamento y era jefa de sección de Información e investigación sanitaria y de la dirección general de Salud Pública, siendo una de las participantes en el Informe del proceso de evaluación del impacto de la salud. ; y es profesora asociada de la Universidad de Zaragoza, en el departamento de Microbiología, Pediatría, Radiología y Salud Pública, dentro del área de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Ciencias de la Salud, donde imparte las asignaturas de Salud Pública y Epidemiología y Salud Pública.

En cuanto al ránquin de especialidades con más demora, las «clásicas»: Traumatología (2.595 pacientes y una media de días de espera de 220), Cirugía General y digestiva (1.259 y 168 días de media), Neurocirugía (874 y 545 días) y Oftalmología (549 y 97 días) y salvo la tercera, la mayor espera se debe al volumen de asistencia y también a que «son las que el impacto del envejecimiento es mayor». En Oftalmología, las cataratas; en Traumatología, las prótesis de cadera y rodilla, que están ligadas a la edad.

La demora en estos casos se concentra en el hospital Clínico Lozano Blesa porque tiene «un problema de desequilibrio en la capacidad de suelo quirúrgico» que se está intentando solventar este verano. Las medidas que se han implementado es que «pacientes del sector tres» sean atendidos en otros centros, como la Clínica El Pilar en el ámbito privado y también la «posibilidad de uso de suelo quirúrgico» en Calatayud, por ejemplo, si a la población de zonas rurales le puede venir bien desplazarse al hospital de la localidad, o a Ejea de los Caballeros. Además, se cuenta con la colaboración del hospital Royo Villanova que «en Cirugía tiene muchos menos problemas de lista de espera». En Neurocirugía, que también se concentra en el Clínico, el problema para las operaciones, fundamentalmente por problemas en la espalda, se deben a que «no ha habido centros privados interesados en hacer ofertas» para paliar esa demora, explica Abad, por eso se están estudiando alternativas para que la espera sea menor.

Sí tiene claro el director general de Asistencia Sanitaria que «a medio o largo plazo hay que buscar un sistema para incrementar» el suelo quirúrgico del hospital referencia del sector III de Salud.

Compartir el artículo

stats