Kiosco

El Periódico de Aragón

FORMAS ALTERNATIVAS DE CONOCER GENTE

Citas en Zaragoza: siete minutos para descubrir el amor

La moda del ‘Speed dating’, que arrasa en Madrid y Barcelona, se asienta en la capital aragonesa | Los solteros aseguran que prefieren conocerse cara a cara frente a las ‘apps’ para ligar

Jacobo no se fía de las relaciones virtuales, como se puede hacer a partir de Tinder.

Siete minutos. Este es el tiempo que tienes en una sesión de Speed dating para formarte una primera impresión de la persona que tienes enfrente y decidir si despierta algún tipo de sentimiento en tu interior que podría derivar en un rollo de una noche o en una pareja para toda la vida.

Esta forma alternativa de conocer gente –fue creada por un rabino en 1998 en Los Ángeles como método para crear matrimonios entre miembros solteros de la comunidad judía del lugar– ya es muy popular en ciudades como Madrid y Barcelona donde al menos dos veces a la semana se organizan este tipo de encuentros. En el caso de Zaragoza, aunque menos habitual (una vez cada dos meses aproximadamente), también se puede formar parte de una sesión de speed dating.

El mecanismo es muy sencillo: un grupo de unas 20 personas (10 chicos y 10 chicas) de entre 35 y 54 años se reúne en un bar, a cada uno se le asigna un número y a partir de ahí comienza la macrocita. Cada pareja tendrá la oportunidad de conocerse y mantener una conversación durante siete minutos. Una vez finalice el tiempo y a la señal de la campana los hombres deberán pasar a conocer a la siguiente mujer. Al final de la velada cada persona podrá elegir las que han sido sus dos citas preferidas. Si existe coincidencia la potencial pareja obtendrá una nueva oportunidad de seguir conociéndose y continuar la noche como ellos consideren.

Susana Jiménez es la artífice de este tipo de encuentros que organiza a través de un grupo en Facebook y en grupos de Whatsapp de singles de la ciudad. El primer encuentro se celebró en 2019 en un bar de la zona de San Miguel. Fue gratuito y la organizadora asegura que fue «un auténtico éxito» y que incluso de aquella noche salió alguna pareja formal. Después del parón por la pandemia, las actividades vuelven a celebrarse y cada vez que Susana pone un anuncio las plazas se llenan enseguida.

«En Zaragoza existe público con ganas de participar y de encontrar alguien con quien entenderse y pasárselo bien», asegura la organizadora. Aunque la época de verano es un poco más complicada por las vacaciones, Jiménez asevera que las macrocitas volverán a celebrarse en septiembre sin ningún tipo de problema.

Ella misma selecciona de forma individual a las personas que participan en los encuentros de Speed Dating. Entre los requisitos: tener entre 35 y 45 años, educación y no tener pareja. «Yo hablo con todas las personas que participan para asegurarme que luego no haya ningún inconveniente y todo se desarrolle en el ambiente más agradable posible», explica la organizadora. Respecto a las intenciones, no hay ningún tipo de limitación. «Cada uno viene con su propia visión, hay muchos que solo buscan hacer amigos, otros que tienen un rollo de una noche y los hay que solo se plantean encontrar al amor de su vida y su media naranja». Aun así, reconoce también que son muchas las personas que van «a la aventura» sin saber muy bien que es lo que van a encontrarse.

La cercanía y la posibilidad de conocerse cara a cara son las cuestiones que más gustan al publico que acude a estas sesiones. «No están chateando sino que se ven en persona, se conocen realmente y están más cómodos», comenta Jiménez. Además, este tipo de citas en grupo suponen una oportunidad para las personas más tímidas que «saben que con solo 7 minutos tienen que aprovechar la oportunidad para conocer a la persona que tienen sentada enfrente».

Normalmente la cita conjunta termina con una fiesta, de nuevo una oportunidad para seguir conociendo al resto de los participantes. Para formar parte de la cita, el precio que establece la organizadora es de 15 euros (2 consumiciones incluidas).

«Conoces gente, te diviertes y existe la posibilidad de que puedas encontrar a tu media naranja», explica Jiménez, quien asegura que es una experiencia a la que todo el mundo debería animarse al menos en una ocasión. En los próximos meses y si su trabajo habitual se lo permite, la intención es seguir organizando este tipo de eventos de forma regular y ofrecer a los participantes la oportunidad de, en 7 minutos, encontrar al amor de su vida. 

Compartir el artículo

stats