Un operativo conjunto de la Gendarmería francesa y de la Guardia Civil ha localizado, en el Pirineo de Huesca, el cuerpo sin vida de una mujer. Todo apunta a que se trata de la montañera gala, de 50 años, vecina de Burdeos, que se encontraba desaparecida desde el pasado mes de octubre.

La Comandancia de la Guardia Civil de Huesca ha informado de que el pasado domingo, 14 de agosto, un montañero dio aviso a la Gendarmería Nacional Francesa al encontrar, en inmediaciones del Pico Balaitús (en el límite fronterizo entre Francia y España, término municipal de Sallent de Gállego), una prenda de ropa, cotejándola con la descripción facilitada por familiares de la montañera francesa con el material y la vestimenta que portaba, y comprobando que pudiera pertenecer a la misma.

La Gendarmería del PGHM de Pierrefitte-Nestalas solicitó la colaboración de la Guardia Civil y el pasado lunes, 15 de agosto, se organizó un dispositivo conjunto de componentes de montaña, intensificando la búsqueda por debajo de la Gran Diagonal hacia el Glaciar de las Fondiellas.

Tras varias horas de búsqueda, un especialista del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil de Panticosa divisó, con unos prismáticos, un bulto de color azul, descendiendo, junto con un gendarme, al lugar, una zona no transitada habitualmente por personas y de muy difícil acceso. Finalmente, localizaron una mochila y junto a ella restos de un cuerpo sin vida y enseres personales.

Tras la autorización del Juzgado de Instrucción de Guardia de Jaca, se procedió al levantamiento del cadáver por parte de personal del GREIM de Panticosa y se efectuó su traslado, con apoyo de personal de la Gendarmería, hasta un lugar accesible para la evacuación del cuerpo con el helicóptero de la Gendarmería Nacional Francesa, que en ese momento se encontraba más próximo al lugar de los hechos, hasta el Acuartelamiento de Panticosa y desde allí, por parte de los servicios funerarios, al depósito de cadáveres de Jaca, para realizar la autopsia.

Efectivos del GREIM, junto al cuerpo de la montañera desparecida.

La Comandancia de la Guardia Civil de Huesca ha manifestado que, una vez realizada la misma y a la espera de la confirmación positiva de las pruebas de AND realizadas, todo apunta a que se trataría de la montañera francesa desaparecida.

Desaparecición

La Benemérita ha recordado que el pasado 24 de octubre las autoridades francesas tuvieron conocimiento de que una montañera de origen francés, de 50 años, vecina de Burdeos, se encontraba desaparecida y podía estar en territorio español ya que tenía intención de realizar una ruta partiendo del país galo hacia la zona del Macizo del Balaitús, en España, en concreto, en el término municipal de Sallent de Gállego, en el Pirineo de Huesca, día desde el que sus familiares no tenían noticias de ella.

El 1 de noviembre de 2021, la Gendarmería francesa solicitó colaboración para la localización de esta persona y, desde ese mismo día, especialistas del GREIM de Panticosa, junto al helicóptero de la Unidad Aérea de Huesca, en coordinación con la Gendarmería, realizaron diversas búsquedas por la zona, teniendo que ser las mismas suspendidas debido a las complicadas condiciones meteorológicas de nieve, resultando todas ellas negativas.

Efectivos del GREIM de Panticosa no cesaron en las tareas de localización de esta persona y siguieron realizando la búsqueda por las inmediaciones de la Gran Diagonal, en el Macizo Balaitús, cuando las condiciones meteorológicas eran favorables y la nieve había desaparecido.

En julio, se recibió una nueva solicitud de colaboración por parte de Gendarmería al haber divisado un guía de montaña francés, que ascendía la Cresta de Palas, un objeto, tratándose finalmente de cordaje de montaña, por lo que el resultado fue negativo.