Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

NOVEDADES EN LA NUEVA GUÍA DE ALIMENTACIÓN

El menú escolar en Aragón potencia el producto integral y limita la carne

No se pueden ofrecer más de dos raciones al mes de alimentos procesados / Los postres ricos en azúcares se sirven «de forma excepcional» y a diario hay fruta fresca

Varios alumnos comen en un centro educativo, en una foto de archivo. FRAN MARTÍNEZ

Los menús escolares que se ofertarán este próximo curso en los centros educativos de Aragón potenciarán el consumo de cereales y de derivados integrales y estos deberán incluirse en la carta al menos una vez a la semana. De este modo, se aconsejará por ejemplo comer pan, pasta o arroz integral. Esta es una de las novedades que se recoge en la Guía de Comedores y Alimentación elaborada por el Gobierno de Aragón.

De igual modo, en el documento se limita el consumo de carne procesada como pueden ser salchichas, croquetas, hamburguesas o albóndigas, así como de productos precocinados como pizzas, empanados o rebozados. Todos ellos «no supondrán más de dos raciones al mes», según figura en las instrucciones. Además, las guarniciones de los platos «no deberán ser frituras».

En lo que respecta a las carnes rojas, como ternera o cerdo, su frecuencia en el menú escolar será de entre 0 y 1 vez a la semana. Por tanto, la carne más aconsejable en la comida de los escolares es la blanca, procedente de aves como puede ser el pavo o el pollo, debido a su menor contenido en grasa. Debe ofrecerse a la semana entre una y tres raciones.

Las guarniciones de los platos «no deberán ser frituras». En lo que respecta a las carnes rojas, como ternera o cerdo, su frecuencia en el menú escolar será de entre 0 y 1 vez a la semana.

decoration

Otra de las novedades en relación con las frecuencias recomendadas de los distintos grupos de alimentos es que, en el apartado de postres, en el menú escolar todos los días deberá haber fruta fresca, cruda, de temporada y madura. Además, se podrá ofrecer entre 0-1 veces a la semana un postre lácteo sin azúcar añadido.

En el caso de postres ricos en azúcares, como pueden ser las natillas, los flanes, los zumos, las compotas o la fruta en almíbar, la guía de Aragón señala que «se ofrecerán de manera excepcional» y «no se podrán no se podrán consumir más de tres veces por curso escolar».

Este curso también se introducen criterios nutricionales para la oferta alimentaria de las máquinas expendedoras y las cafeterías. En ellas se debe evitar la presencia de productos con un alto contenido en energía, grasas, azúcares y sal, según las indicaciones.

La comida, el plato principal del día

El comedor escolar contribuye a la dieta de la población infantil, ya que la comida se considera la principal del día y debe cubrir entre el 30% y el 35% de las necesidades diarias. El resto de ingestas se deben distribuir así: el 25% en el desayuno, el 15% en la merienda y entre un 25% y el 30% en la cena.

En las máquinas expendedoras y las cafeterías presentes en los centros educativos, se debe evitar la presencia de productos con un alto contenido en energía, grasas, azúcares y sal.

decoration

Los centros educativos proporcionan la programación mensual de los menús a las familias y, al mismo tiempo, se les orienta para que la cena del menor sea complementaria con lo que haya comido al mediodía. Como novedad, este curso se ampliará la información a los padres y madres con especificaciones sobre los platos, la valoración nutricional del menú diario, los alérgenos y el tipo de aceite empleado.

Los menús servidos en los comedores escolares son siempre supervisados por profesionales con formación acreditada en nutrición humana y dietética.

En cuanto al resto de productos presentes en el menú escolar, figura la importancia de consumir hortalizas, verduras, pescados y legumbres.

decoration

En cuanto al resto de productos presentes en el menú escolar y que mantienen las mismas indicaciones que el curso anterior figura la importancia de consumir a diario hortalizas, verduras y tubérculos. En este caso, la mejor manera de aprovechar sus vitaminas es tomándolas en crudo, en forma de ensaladas, que se pueden ofrecer como entrante o acompañamiento de los segundos platos.

También es conveniente asegurar una ración de legumbres en el menú entre una y dos veces a la semana, mientras que los pescados y mariscos deben figurar entre una y tres veces por semana. Para impulsar su consumo se procurará, según la guía, una oferta de seis raciones al mes, fomentando la variedad y alternando entre pescados azules (grasos) y blancos (magros). En el caso de la ingesta de huevos, la recomendación es que sean entre una y dos raciones por semana.

Compartir el artículo

stats