Kiosco

El Periódico de Aragón

OPERACIÓN INMOBILIARIA

La familia Soláns sondea la venta de La Torre Outlet dos años después de abrir

Iberebro, la sociedad de inversión de los dueños de Pikolin, encarga a JLL y Knight Frank el proceso para traspasar el centro comercial ubicado en la antigua fábrica de colchones

El acto de inauguración del centro comercial La Torre Outlet, celebrado el 22 de octubre de 2020. ÁNGEL DE CASTRO

La Torre Outlet, el nuevo centro comercial y de ocio levantado en la antigua fábrica de Pikolín de la carretera de Logroño, busca comprador. Cuando está a punto de cumplir el segundo aniversario desde su apertura, que fue en octubre de 2020, la familia Soláns, dueña del proyecto a través de su sociedad patrimonial y de inversión Iberebro, así como del conocido fabricante de colchones, ha decidido sondear el mercado inmobiliario con vistas a la venta de este complejo de tiendas, según avanzó 'Cinco Días' y confirmaron a este diario fuentes cercanas a la propiedad. Las mismas descartaron eso sí que el precio de salida sea de 130 millones de euros, como apunta el citado rotativo económico aludiendo a fuentes del mercado.

Desde Iberebro nunca se ha ocultado el interés por deshacerse de este activo comercial e inmobiliario una vez finalizada la reconversión de los suelos y pasado un tiempo desde la puesta en marcha del negocio. De hecho, el proyecto siempre fue planteado como una ayuda para financiar el traslado de la fábrica de Pikolín a Plaza, al igual que han hecho otras empresas en sus cambios de ubicación en Zaragoza como Aceralia, Schindler o Filtros Mann, pero en este caso sin recalificar los terrenos para pisos.

Sorprende, no obstante, que se estudie el traspaso de estas instalaciones tan pronto, cuando no han transcurrido ni siquiera dos años desde su estreno. El momento actual no parece además el más propicio para una operación de este tipo, dada la incertidumbre económica que existe y la previsión de que se produzca una caída del consumo como consecuencia de la escalada inflacionista y la elevados precios energéticos.

Pero lo cierto es que el holding de los Soláns ha contratado a las consultoras inmobiliarias Knight Frank y JLL para buscar compradores de este activo de reciente construcción. Fuentes próximas al grupo familiar precisan que lo que han encargado a estas dos firmas especializadas es “sondear el mercado" para conocer si hay interés por el outlet.

Una inversión de 100 millones

La inversión en este complejo comercial, cuya gestión está en manos de la firma austriaca Retail Outlet Shopping (ROS), rondó los 100 millones de euros, según los promotores, que estimaron la creación de un millar de puesto de trabajo con su apertura. Cuenta con 61.500 metros cuadrados de superficie bruta alquilable, de los que 13.000 corresponderá a la galería outlet, 15.000 a la zona de restauración y ocio y otros 33.000 al parque de medianas superficies comerciales, donde se encuentran enseñas como Bauhaus, Decathlon, Verdecora, Jysk, Marketches o Muebles Boom. Alberga en torno a 60 marcas de moda, ocio y hogar entre las que destacan El Corte Inglés, Mango, Adidas, Fifty (Cortefiel, Springfield o Women´ Secret), Desigual, Izas, Benetton, Ellesse o Guess. También tiene un cine con ocho salas, cadenas de comida como McDonald´s y nuevos conceptos de entretenimiento como Lego Fan Factory,

El estreno del complejo, bautizada inicialmente como Torre Village, se produjo más de cinco años después de que se presentara la inversión, que tuvo que salvar varios obstáculos judiciales y urbanísticos para lograr ver la luz. Tras el traslado a Plaza de la histórica fábrica de colchones, Iberebro apostó por transformar el uso de la antigua factoría de industrial a comercial, un idea que ya se barajó en el 2008 pero que entonces quedó aparcada por la anterior crisis económica.

Las trabas a la operación del anterior equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza, formado por ZeC, obligó a posponer varias veces la fecha de apertura. Despejado el frente judicial, tras varios fallos en su contra por las denuncias de grupos políticos, sociales y del pequeño comercio, el centro esperaba abrir sus puertas en junio de 2020, pero tuvo que retrasarse la fecha de inauguración por las restricciones sanitarias aplicadas por coronavirus que afectaron al desarrollo de las obras. El estreno se produjo finalmente en el mes de octubre de 2020, cuando se estabilizó la situación de la pandemia y se eliminaron las restricciones sanitarias más duras.

Con la apertura de La Torre Outlet, Aragón acentúa aún más su condición de ser la comunidad con más densidad comercial, que hasta ahora era de 519 metros cuadrados de superficie por cada mil habitantes. No obstante, esta cifra ha quedado desfasada por el cierre de la galería de tiendas del centro comercial Plaza Imperial, que será derribada en las próximas fechas. Otros complejos de este tipo, como Augusta, presentan un bajo nivel de ocupación.

Según informa 'Cinco Días', el activo está controlado por a través de la filial Kiros Iberia, a su vez participada por una sociedad luxemburguesa llamada Luxemburg Investment Company 246, dependiente de Iberebro. Kiros cuenta con una deuda con terceros de 74,7 millones de euros, según se recoge en las cuentas de la empresa de 2020, las últimas presentadas al Registro Mercantil. Según esas cuentas, ese crédito tiene vencimiento a finales de este año y la sociedad acordó un contrato en prenda de las participaciones por el 100% de la sociedad y se comprometió a no repartir dividendo.

Compartir el artículo

stats