Kiosco

El Periódico de Aragón

LA CRISIS DE LA FORMACIÓN LIBERAL

Ciudadanos: refundación con fisuras

Los críticos con Arrimadas no asisten al inicio de la "gira" por España, que atrae a unas 50 personas. Pérez Calvo rechaza compartir el número de afiliados y se centra en la asamblea

Daniel Pérez Calvo, junto a Carlos Pérez, Patricia Guasp y Dimas Gagrera, este viernes en la sede. Jaime Galindo.

En la céntrica calle Pedro María Ric de Zaragoza resiste la sede de Ciudadanos Aragón, que este viernes sirvió como punto de partida para la llamada «gira destino refundación», que recorrerá diversos puntos del país en el que defienden que es «el mayor proceso de transformación» de un partido político en España.

En esa ardua tarea anda inmersa la formación naranja para intentar reencontrarse con los votantes de centro tras la marejada de fracasos electorales.

El objetivo es "reconectar" con esa parte de la sociedad que, entienden los líderes de Ciudadanos, sigue "descontenta" con el "bipartidismo acomodado". La llamada por la "refundación" logró atraer al cuartel general a medio centenar de personas en la capital aragonesa, pero no sedujo a los críticos. Y sirvió, además de para recopilar ideas, para constatar la profunda fractura y el delicado momento que atraviesa el partido en Aragón.

Cerca de medio centenar de personas han asistido al inicio de la gira de Ciudadanos en España, que comenzaba en Zaragoza. Jaime Galindo.

Ni Susana Gaspar (exdirigente regional y diputada autonómica), ni Carlos Ortas (el secretario de Acción Institucional cesado por el líder en Aragón, Daniel Pérez Calvo, por wasap ), ni otros cargos institucionales firmantes del manifiesto de Somos Ciudadanos asistieron.

No aparecieron por la sede las diputadas autonómicas Jara Bernués, Loreto Camañes, Elisa Sacacia ni Beatriz Acín; ni los concejales del Ayuntamiento de Zaragoza Víctor Serrano (que no ha firmado el manifiesto crítico), Carmen Herrarte (que ya dejó todos sus cargos orgánicos), Javier Rodrigo ni Cristina García (firmantes ambos).

Tan solo Sara Fernández, la vicealcaldesa de Zaragoza y una de las principales voces críticas del partido en Aragón, participó en la reunión de forma telemática. También a través de Zoom se conectaron la oscense Sara Giménez y el asesor del grupo parlamentario, Carlos Aparicio, entre otros.

Sí se personaron en la sede Ramón Fuertes, primer teniente de alcalde de Teruel; María Eugenia Gabás, concejala en Huesca; y los diputados autonómicos Ramiro Domínguez y Beatriz García, además de los parlamentarios que también tienen cargo orgánico en el partido, José Luis Saz (secretario de Acción Institucional en sustitución de Ortas), Carlos Trullén (secretario de Comunicación) y Javier Puy (secretario de Organización). El resto, afiliados de base o simpatizantes, llenaron las sillas disponibles.

En la fachada de la sede de Ciudadanos en Aragón se puede leer el grafiti 'Vive cada día como si fuera el último día en la Tierra'. Jaime Galindo.

La situación complicada se ve también a simple vista. En la fachada de la sede se puede leer Vive cada día como si fuera el último día en la Tierra, sin que nadie haya limpiado la inscripción pese a sonar a epitafio dada la situación del partido. En la puerta, un cartel avisa a los repartidores de que depositen los paquetes en la frutería de al lado.

Pese a las dificultades, el equipo de la refundación, con Patricia Guasp y Dimas Gagrera al frente, y el vicesecretario de la formación y líder de Cs Aragón, Daniel Pérez Calvo, pero sin la líder, Inés Arrimadas, insistió ayer en que el único camino para reflotar el partido es el iniciado por esta, que ya ha confirmado que habrá asamblea general extraordinaria entre diciembre y enero.

"Carece de sentido solicitar el dato de los afiliados ahora, cuando la presidenta del partido ya ha anunciado la celebración de una asamblea, que tiene que hacerse cumpliendo la legalidad del partido, y siempre se abre un proceso para actualizar la lista cuando hay una asamblea", recalcó.

"Lo normal es que se espere al proceso que ya está en marcha", insistió Pérez Calvo, que rechazó dar antes a los críticos el número de afiliados. Los valores de centro, insistieron desde el equipo de la refundación, siguen vigentes. Lo que tienen que lograr, reconocieron, es volver a encontrarse con los votantes a ocho meses de las elecciones autonómicas y locales.

Compartir el artículo

stats