Kiosco

El Periódico de Aragón

EL ANÁLISIS DEL GOBIERNO DE ESPAÑA SOBRE LA SITUACIÓN ECONÓMICA

Gonzalo García Andrés, secretario de Estado de Economía: “Estamos cerca del gran pacto de rentas”

El número dos de la ministra Nadia Calviño ha visitado Zaragoza para reunirse con los agentes sociales de Aragón y directivos empresariales, a los que ha trasladado cierto optimismo sobre la situación de la economía española a pesar de las dificulatdes

El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Gonzalo García Andrés, este viernes en Zaragoza en un acto de ADEA. Jaime Galindo.

El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa en el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Gobierno de España, Gonzalo García Andrés, ha visitado este viernes Zaragoza para pulsar el ambiente empresarial y mantener una serie de encuentros con los agentes sociales de la comunidad autónoma y miembros de la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA). Antes de reunirse con este último colectivo, ha respondido a las preguntas de los medios de comunicación.

¿Qué mensajes ha transmitido a los agentes sociales aragoneses?

Muy contento de estar en Zaragoza terminando la semana. El objetivo de mi visita es transmitir a los representantes de los empresarios y de los trabajadores nuestro análisis de la situación económica en un entorno tan complicado como el que afrontamos ahora en Europa después del verano. Insistir en que los datos muestran que en este año tan complejo, con la subida de los precios de la energía y el impacto de la inflación y las consecuencias de la guerra, el comportamiento de la economía española es muy sólido. Esa recuperación, que se inició el año pasado y que con la revisión de la contabilidad anual del INE se ha corregido al alza hasta el 5,5%, después de haber revisado también hacia abajo la caída de 2020, prosigue durante este año 2022 en unas condiciones más difíciles pero con un comportamiento extraordinario del mercado de trabajo con una tónica de crecimiento potente y todavía con fortalezas, como la recuperación del turismo, y la reducción del déficit y la deuda pública. Y además constatamos en Aragón esta solidez de la economía pues se refleja en datos con una tasa de paro inferior al 9%, más de tres puntos por debajo de la media nacional, y, por ejemplo, con un comportamiento de las exportaciones que está en niveles récord, con más de 8.000 millones de euros desde el inicio del año y marcando su máximo histórico en el mes de julio.

El ansiado pacto de rentas también ha estado sobre la mesa.

Además de transmitirles este análisis de la situación económica, les he vuelto a insistir en la importancia que tiene el diálogo social y el llegar a un acuerdo sobre negociación colectiva que complete ese pacto de rentas que estamos tratando de pergeñar desde que nos golpeó la guerra. Pensamos que el descenso que ha iniciado la inflación en agosto va a continuar en el resto del año y para el año que viene es muy importante ese marco que nos pueda dar ese gran pacto de estabilidad, de mantenimiento de márgenes empresariales y de crecimiento de las rentas salariales. Como ya lo fue durante la pandemia, esta es la gran contribución que puede hacer el diálogo social para superar la situación y seguir en esta tónica de recuperación de la actividad y del empleo y de transformación de la economía que nos está permitiendo la ejecución del plan de recuperación. He compartido también con ellos los avances en la ejecución de reformas. Ayer se aprobó la ley de creación y crecimiento empresarial, impulsada desde nuestro ministerio y que forma parte de una paquete de reformas de clima de negocios para facilitar la vida a las empresas en esta entorno y que todas puedan subirse al tren de la recuperación. Las inversiones de los fondos europeos han alcanzado una velocidad de crucero. Aragón ha recibido más de 600 millones de euros de estas ayudas para la gestión y las convocatorias directas por parte de la comunidad y participa en el resto de los programas como el Kit Digital, el PERTE del coche eléctrico… Además he tenido la oportunidad de escuchar y entender la preocupación por la subida de los costes de la energía y otras materias primas. He conocido la importancia que en Aragón tiene la industria y el efecto que eso está teniendo en este episodio. Hemos compartido también la importancia de la medida que anunció el presidente del Gobierno sobre la cogeneración, que sé que es un tema que había suscitado preocupación aquí. Y los sindicatos me han trasladado su idea sobre la necesidad de que los trabajadores no paguen todos los platos rotos de esta situación y que pueda haber un comportamiento positivo de los salarios, reconociendo que todas las medidas que ha adoptado el Gobierno en materia social y de repuesta a la guerra contribuyen a amortiguar ese impacto.

Las posiciones entre empresarios y sindicatos en torno a ese pacto de rentas parecen lejanas, ¿ve posible el acuerdo?

Las posiciones no las veo tan lejanas. Las negociaciones que se tuvieron en primavera estuvieron muy cerca de llegar a un acuerdo. En toda negociación, en las posiciones de partida cada uno defiende sus intereses, pero nuestro impresión es que con la responsabilidad que han demostrado los agentes sociales durante un periodo tan duro como el que vivimos con la pandemia y con un gran acuerdo muy difícil de partida como la reforma laboral, confiamos en que se vayan acercando. Los mimbres están ahí. Las medidas que hemos aprobado en materia de precios de la energía, el mecanismo de excepción ibérica o las de apoyo a los colectivos más vulnerables y a la clase media facilitan que los trabajadores puedan acercarse a las posiciones de los empresarios y tener un acuerdo donde no gane ninguno y cada parte haga un esfuerzo. En esa coyuntura, el valor de ese acuerdo es muy alto para la economía y para la sociedad española.

Los empresarios aragoneses reclaman también compromisos al Gobierno sobre funcionarios o pensiones para que no sea un simple acuerdo de salarios.

Es un acuerdo que tiene varias dimensiones. Las medidas que hemos adoptado desde marzo y que seguimos avanzando, como la reducción del IVA del gas o la ayuda a la cogeneración, facilitan el acuerdo que van a tener que hacer los empresarios con los sindicatos. Llevamos un tiempo trabajando para alcanzar este acuerdo que tiene que ser equilibrado. No puede ser un mero acuerdo de salarios. Algunas empresas pueden repercutir la subida de costes y otras menos. Y eso claramente es un problema. Y los trabajadores no pueden repercutir nada.  Las medidas del Gobierno han sido en gran medida para apoyar esas rentas de los trabajadores y también para ayudar a las empresas. Estamos cerca del acuerdo, queda esa parte que tiene que ver con márgenes y rentas empresariales. No vamos a escatimar ningún esfuerzo hasta conseguirlo.

Con los datos que tenemos ahora, las previsiones no apuntan a una recesión económica en España

decoration

La inflación sigue desbocada y la luz pese a las medidas tomadas batió su precio más alto en agosto. ¿Le preocupa que se produzca un frenazo económico?

Los datos que tenemos apuntan a que durante el tercer trimestre la economía ha seguido creciendo. Los datos de empleo y afiliación de agosto, tras un julio algo más flojo, fueron positivos. En febrero cuando estalló la guerra, la gente pronosticaba que la economía se iba a caer en el segundo trimestre y en ese periodo hemos crecido un 1,1%, un tasa muy alta. Ahora tenemos una situación de tensión energética en los precios del gas y la economía sigue creciendo, de manera que hay que hacer un seguimiento muy estrecho de la situación y en su caso seguir adoptando medidas.

¿Descarta entonces una recesión en España?

Con los datos que tenemos ahora, las previsiones no apuntan en esa dirección. 

¿Los empresarios se quejan de la lentitud con que están llegando los fondos europeos? 

Están en plena ejecución. En los últimos meses están alcanzando la velocidad de crucero. Los datos públicos que tenemos nos dicen que el ritmo mensual de licitaciones y ayudas para inversiones empresariales ya supera los 2.000 millones de euros. Hay programas que están siendo muy exitosos, como la propia CEOE está reconociendo con el Kit Digital, que está llegando a muchísimas empresa. Estas inversiones, sumadas a las reformas muy ambiciosas del plan de recuperación que ya están actuando sobre la economía, como la laboral, van a ser un elemento fundamental para que la economía española pueda transitar por esta fase complicada que nos viene de fuera progresando en actividad y empleo. Y sobre todo asentando las bases del crecimiento futuro.

Las subidas de los tipos de interés aprobadas por el BCE están encareciendo las hipotecas variables y dañado las economías familiares. ¿Se plantean algún tipo de medida en este sentido? 

En términos históricos, en nivel de los tipos de interés es todavía muy moderado. Estamos en un 1,25%. El efecto depende cuál sea la situación financiera, el nivel de deuda y por supuesto la situación laboral. Tenemos 1,6 millones más de trabajadores en agosto afilados a la Seguridad Social y con un contrato indefinido respecto al año pasado. Y tenemos una deuda menor. El efecto que anticipamos va a ser más suave. Aún así vamos a seguir el impacto que esto tiene en las rentas familiares y seguir adoptando medidas en conjunto que permitan que la clase media y, sobre todo, los más vulnerables puedan afrontar el impacto de la inflación y de los tipos de interés en una situación más desahogada. 

Compartir el artículo

stats