Kiosco

El Periódico de Aragón

POLÍTICA

Aragón, cariño a ritmo de reguetón

Varios políticos foráneos destacan su afecto por la comunidad en una mañana repleta de rostros conocidos

La ministra aragonesa de Educación, Pilar Alegría, saluda a una militante. JAIME GALINDO

La lista de caras conocidas fue interminable. Presidentes, diputados, secretarios generales, cinco ministros... Toda la España socialista se reunió en el Actur zaragozano, donde les había citado Ferraz. Sí, Ferraz, que de buenas a primeras informó al PSOE aragonés de que su próximo mitin de la gira 'El Gobierno de la gente' paraba en Zaragoza, donde hubo estrellas a ritmo de música (mucho reguetón, mucha Rosalía y más C. Tangana).

Ambientazo hubo desde primera hora de la mañana, con récord de abrazos y besos para la aragonesa Pilar Alegría, que fue la última en abandonar un auditorio en el que los socialistas reclamaron la reconquista de Aragón.

Los ministros Raquel Sánchez y Grande-Marlaska. JAIME GALINDO

Fernando Grande-Marlaska, Raquel Sánchez, Isabel Rodríguez, María Jesús Montero, Hana Jalloul, Susana Sumelzo, Santos Cerdán, Patxi López, Felipe Faci, Sira Repollés, Péfez Anadón, Mayte Pérez... Interminable, lo dicho. Por no hablar de alcaldes y alcaldables como Rosa López Juderías (Teruel) o Lola Ranera, reluciente a solo unas horas de formalizar su candidatura –probablemente la única– a las primarias del PSOE para luego aspirar a gobernar Zaragoza, el gran reto de los socialistas aragoneses.

Zaragoza "tiene que cambiar de alcalde en 2023" porque "no pueden seguir deteriorándose los servicios públicos, ni soportando una huelga del autobús durante 600 días, ni entrar en la senda del desprestigio en el que la ciudad ha entrado los últimos 8 años", pidió Lambán, quien reforzó a Ranera "por ese espléndido trabajo por el que merece llevar al partido a la alcaldía".

El presidente apostó por "recuperar con fuerza el legado de Belloch, lo mejor del municipalismo zaragozano". Aún más, el líder de los socialistas pide fuerza para recuperar Teruel, Tarazona, Calatayud, Fraga, Barbastro y Monzón.

Pedro Sánchez se hace un 'selfie' a la entrada al auditorio. JAIME GALINDO

María Chivite sonrió nada más acercarse al micrófono: "Qué maravilla estar aquí, en esta tierra de buena gente en la que tengo tantos amigos", dijo la navarra, a la que siguió la balear Francina Armengol: "Los aragoneses sois un lujo para todos, qué bien se está aquí".

También el secretario general madrileño, Juan Lobato: "Qué bien hacéis las cosas en Aragón, con tanto sentido común y pensando siempre en la gente, qué gusto da", cerró el madrileño poco antes de que atronara otra vez la música en el auditorio del WTC, esta vez con la banda sonora de los socialistas, mientras todos desfilaban y Patxi López quedaba rezagado para conceder los últimos 'selfies' de una mañana de aplausos en la que la mayor ovación se la llevó el ex ministro de Sanidad, Salvador Illa, que acogió la aclamación con sorpresa y cierta vergüenza. Cosas del tiempo, que todo lo cura.

Compartir el artículo

stats