Kiosco

El Periódico de Aragón

POLÍTICA

Sánchez y Lambán activan en Zaragoza el modo elecciones

Todos los barones se reúnen para sacar músculo territorial de un partido "en forma" | Los socialistas perfilan su campaña: clase media, juventud, energía y agenda rural

Javier Lambán, Pedro Sánchez y García-Page, de confidencias. | JAIME GALINDO

Hay quien le tiene fe y hay quien le pone el cebo a ver si pica, pero Pedro Sánchez tiene ya poco de novato. Llegó a Zaragoza a escuchar lo que debía y a decir lo que quería. No se salió del guion, con un par de anuncios económicos y mucho socialismo del antiguo, aunque en la larga espera en el auditorio del World Trade Center sonaran Rosalía y C. Tangana.

La música, se supone, forma parte de ese guiño que le quieren hacer a los jóvenes, en quienes centraron buena parte de las intervenciones, casi tanto como en la clase media, a la que prometieron moderación y justicia. "Cuando una nación se enfrenta a una crisis se puede abonar al campo del miedo o al de las soluciones. Nosotros lo tenemos claro: a trabajar y a ganar las elecciones", dijo este sábado en el Actur Pedro Sánchez.

"Somos esperanza y soluciones", bramó el presidente del Gobierno en su cierre después de hacer un repaso de la actualidad sin dedicar ni una sola palabra a Aragón, más allá del agradecimiento a Javier Lambán por su "hospitalidad y amistad".

Sánchez Quero, Sada, Ranera, Pérez, Felipe, Mustieles y Ladrero. | JAIME GALINDO

Mañana de mitin, reparto de elogios, bien se sabe. No obstante, ni el jefe del Ejecutivo central vino con regalo alguno para dejar en la tierra ni el aragonés se mordió la lengua al hablar de los nacionalismos que tantas veces sostienen a su líder en el Congreso y que calificó de "perversión democrática".

Así que cada uno a lo suyo en este PSOE que tocó la campana de las próximas elecciones, fechadas para el último domingo de mayo en comunidades y municipios. Quedan 250 días, pero los socialistas ya han activado el modo electoral. Lo de este sábado en Zaragoza fue un mitin en toda regla. Lo abrió el anfitrión y lo cerró el patrón después de que un puñado de barones intervinieran en el acto relatando las distintas consideraciones que se habían tratado en las mesas de trabajo previa.

Así, Lambán no solo presumió de aragonesismo, sino también de españolidad. "Somos el único partido capaz de pactar por la izquierda y por la derecha para poner a Aragón en su lugar, dando importancia a la Constitución y al Estatuto de Autonomía", subrayó el jefe del Ejecutivo aragonés, que dio el banderazo de salida "de esta carrera electoral en la que esperamos llegar primeros" porque "podemos hacerlo" y porque "sabemos cómo".

Sánchez cogió ese hilo en el comienzo y el final de su discurso en Zaragoza, donde el objetivo era "mostrar la fortaleza de un partido en forma, unido, que sale en todos y cada uno de los municipios y de los territorios a ganar las elecciones y a ser la primera fuerza política en este país".

Pilar Alegría junto a Marlaska, Raquel Sánchez y Patxi López. | JAIME GALINDO

Rodeado por todos los líderes regionales del PSOE, nueve de los cuales son además presidentes autonómicos, Sánchez aprovechó para sacar músculo territorial junto a la navarra María Chivite, el extremeño Fernández Vara, la balear Francina Armengol y la riojana Concha Andreu, además del secretario general de los socialistas madrileños, Juan Lobato.

Frente a un público de alrededor de 900 personas, según cálculos del PSOE, Lambán abrió el acto afirmando que ser socialista es "tener arraigado en el corazón un profundo sentimiento de justicia, dejarse de estridencias como otros, administrar con honradez, no tener en la actualidad una mácula de corrupción".

Sánchez presumió de cogobernanza en Aragón, tierra de nobleza y pactos, antes de anunciar los 172 millones de euros que el martes aprobará para la Atención Primaria el Consejo de Ministros, que también dará luz verde a la bajada del IVA del gas, que pasará del 21% al 5%.

"Oposición aislada y retratada"

"La prioridad del Partido Socialista es poner las instituciones públicas al servicio de la gente" cuando el PP vota "en contra del sentido común" al no respaldar en el Parlamento medidas para ayudar a la clase media y trabajadora. "La Comisión Europea apoya y hace suya la propuesta del Gobierno de España de reformar el mercado energético y de crear un impuesto a las grandes eléctricas, ¿y dónde se queda la oposición del país? Yo os lo digo: aislada y retratada", enfatizó Sánchez, muy aplaudido desde el principio por sus incondicionales.

El epicentro del discurso, no obstante, fue la clase trabajadora. "La inflación remitirá más pronto que tarde, pero no podemos permitir que esta crisis sea a costa de las clases trabajadoras y de su dignidad", por lo que garantizó que, "mientras dure esta guerra y sus consecuencias, desplegaremos todos los resortes del Estado, todos los recursos financieros para proteger a la mayoría social de nuestro país".

"No tenemos nada en contra de las grandes empresas, pero no deben olvidar que su éxito es gracias a los españoles, que ahora piden que se reparta. Quien quiera una rebaja de impuestos generalizada, que le diga a la clase media y trabajadora de dónde van a recortar", insistió. Ese será un punto clave en la campaña, así como las energías, la apuesta por la juventud y la agenda rural, o sea, el reto demográfico.

Compartir el artículo

stats