Kiosco

El Periódico de Aragón

ESTANCIAS UNIVERSITARIAS EN EL EXTRANJERO

La odisea de dos 'erasmus' aragoneses para alquilar un piso en Italia

Mario y Alberto tienen que encontrar un alojamiento en Roma antes del próximo lunes, cuando abandonarán la habitación de hotel que han reservado estos días | Si no encuentran nada, no descartan terminar regresando a España

Mario, de espaldas a un anuncio de pisos en Roma. SERVICIO ESPECIAL

Los primeros días de un Erasmus siempre han sido de nuevas caras, primeras visitas y mucha juerga. Sin embargo, parece que las tornas han cambiado este último año, al menos en Italia, donde la primera parada de estos jóvenes ya no es el entorno universitario sino un sinfín de agencias inmobiliarias y una desesperada excursión en busca de un piso donde poder alojarse. Precisamente, estos días se han viralizado ciertas imágenes de estudiantes españoles tirados en la calle ante la imposibilidad de encontrar un alojamiento donde hospedarse.

De momento no es el caso de Mario Jiménez y Alberto Ferrer, dos jóvenes aragoneses recién aterrizados esta mañana en Roma que dormirán hasta el próximo lunes en la habitación de un hotel que reservaron hace un par de semanas. A ellos se unirá el próximo 27 de septiembre otro compañero más. "Necesitamos un piso para ese día", afirma preocupado Mario, quien comenta que una de las posibilidades pasaría por separarse de su compañero y alquilar habitaciones individuales, aunque tampoco descarta regresar a España si durante estos días no encuentran nada.

Estos dos estudiantes lamentan que viven con la "incertidumbre" de tener que completar todo el papeleo en materia de matriculación universitaria "sin saber qué pasará dentro de una semana", pues la opción de regresar a Zaragoza no es remota ni mucho menos. Ahora se encuentran inmersos en la odisea de encontrar una morada y, desde que han llegado a Roma, están manos a la obra.

Mario y Alberto cuentan que llevaban "varios meses" buscando piso, pero todos a los que llamaban les acababan poniendo pegas. "Te dicen que no lo alquilan cuando hace cinco minutos estaba el anuncio o te dicen que lo quieren alquilar para más tiempo. Incluso los compañeros que llevan ya unos días por aquí dicen que no nos los alquilan por ser españoles", lamenta Mario.

Como les costaba encontrar piso, consultaron a algún conocido que ya había pasado por su situación. "Nos dijeron que era más fácil encontrar alojamiento una vez aquí, pero estamos viendo que la gente que ha llegado antes que nosotros no está encontrando nada", finaliza Mario, quien se resigna a dejar perder una experiencia "única".

Compartir el artículo

stats