Kiosco

El Periódico de Aragón

EL SECTOR PRIMARIO

Aragón pierde este año el 70% de su cosecha de miel

Los apicultores achacan la merma al abejaruco y la sucesión de fenómenos adversos | El sector lamenta que acumula tres campañas «nefastas» de forma consecutiva

Los calores tempranos provocaron que las flores no llegaran a producir néctar o se deshidratara. SERVICIO ESPECIAL

Raro es el sector que mira cada día al cielo cuando se levanta y este año no ha sufrido una considerable merma en su cosecha bien sea en la fruta de hueso, bien sea en la almendra o bien sea, como este caso, en la apicultura. Se calcula que la cosecha de miel en Aragón se perderá este año en un 70%, es decir, tan solo se rescatará el 30% de lo que se considera una producción normal.

Los apicultores aragoneses, que ya acumulan tres campañas consecutivas «pésimas», achacan este descenso de la cosecha al aumento de la presencia del abejaruco, un ave migratoria que, ante la menor presencia de insectos por la escasa floración, ha convertido a las abejas en su principal fuente de alimento. Tampoco ha ayudado la sucesión de fenómenos meteorológicos adversos entre los que sobresalen la sequía y las heladas «tardías» del mes de abril.

El periodo de máxima incidencia del abejaruco se concentra entre el 15 de agosto y el 10 de septiembre

decoration

Así lo asegura a este diario Pedro Loscertales, responsable del sector apícola en UAGA y también a nivel estatal en la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG). Loscertales lamenta profundamente la presencia del abejaruco, al que no pueden hacer frente porque se trata de una especie protegida. Hace unos años ya plantearon a la DGA la elaboración de un estudio de su incidencia para acordar medidas, pues cada año golpea con más fuerza. Su periodo de máxima incidencia se concentra entre el 15 de agosto y el 10 de septiembre, cuando «cogen fuerza» para emigrar a países de África como Mauritania. No obstante, su llegada a España se remonta al mes de abril.

Además, continúa este apicultor, los calores tempranos provocaron que «las flores no llegaran a producir néctar o se deshidratara». «No solo pierde el apicultor, sino también la biodiversidad», explica Loscertales, quien añade a estos calores tempranos la sequía, las lluvias a destiempo y las heladas tardías del mes de abril. Por eso reclama «ayudas directas» a la administración porque los sobrecostes del gasoil y en materia de alimentación «hacen plantearse el abandono».

El responsable del sector apícola apostilla que con esta subida de los precios «no salen las cuentas» si se tiene en cuenta que producir un kilo de miel cuesta entre 4 y 4,20 euros y, a día de hoy, se está pagando 3,50€/kg en la miel de mil flores y 4,20€/kg en la monofloral. 

Compartir el artículo

stats