Kiosco

El Periódico de Aragón

Cocineros y ayudantes de cocina de los colegios públicos de Aragón muestran este jueves su malestar con una cacerolada

La protesta tiene lugar a las 18.00 horas en las puertas del Pignatelli / Reclaman dejar de ser fijos discontinuos, tener ratios y mejorar sus condiciones de trabajo

Una de las reuniones de los cocineros y ayudantes de cocina para abordar su situación laboral.

Los cocineros y ayudantes de cocina de los centros públicos de Aragón mostrarán hoy a las 18.00 horas en las puertas del Edificio Pignatelli su malestar por sus condiciones laborales y para pedir un trato digno. Leerán además un manifiesto en el que darán a conocer sus reivindicaciones.

Aseguran que la mayoría de ellos tienen una oposición aprobada pero son fijos discontinuos ya que en julio y agosto “nos echan a la calle” y este año, con la reforma laboral algunos de ellos “no han podido cobrar el paro porque ha habido que hacer un cambio de contrato.

Además, cuentan que son el único colectivo de Educación que no tiene ratios, a diferencia de los profesores o las monitoras de comedor. En su caso, “podemos estar adscritos a un colegio y tener 80 niños o 300” a los que dar de comer. Califican sus jornadas de “indignas”, con condiciones de trabajo “insanas”, con temperaturas que rondan los 40º. Entre sus reivindicaciones está también la de mejorar la “cobertura por incapacidad temporal” ya que, explican, cuando un cocinero o ayudante de cocina de un colegio público aragonés enfermo “nadie le sustituye porque no existen bolsas de empleo”, una situación que viene provocada porque desde 2009 no ha habido oposiciones en este campo. Y la incapacidad para coger vacaciones o días de asuntos propios cuando quieren porque "las marca la administración".

Los profesionales aseguran que sus derechos están recogidos en un convenio ya “caduco” porque es de 2006 sin que hasta la fecha exista interés por parte de la administración por iniciar la negociación colectiva. Además, desde hace un par de años están demandando porque no se les cuenta, señalan, la antigüedad de julio y agosto y “hay varias sentencias favorables” pero aún así, explican “siguen empeñados en ir a los juicios, con las costas que eso supone y que se podría evitar".

Cartel de la concentración.

El colectivo critica que el Gobierno de Aragón está priorizando la comida congelada mientras que ellos luchan porque un colegio “sea un espacio educativo y nutricional saludable” mientras que desde la DGA se apuesta por las líneas frías y las empresas de cáterin.

Señalan que el consejero de Educación del Gobierno de Aragón “conoce perfectamente esta situación” ya que como responsable de personal participó en algunas reuniones y se comprometió a “las mejoras que estuvieran en su mano”, cuentan. Desde el departamento de Educación evitaron pronunciarse tras ser preguntados por estas quejas.

Compartir el artículo

stats