El informe de la Cámara de Cuentas analiza también el uso del dinero público en las líneas de subvenciones convocadas a raíz de la pandemia para apoyar a las empresas. El órgano fiscalizador detectó que algunas empresas lograron, gracias a las ayudas públicas recibidas, mejorar sus cuentas en los ejercicios de la pandemia respecto a la época previa al coronavirus.

La auditoría señala que "algunas empresas beneficiarias recibieron ayudas de varias líneas de subvención con las que obtuvieron un mejor resultado económico que en el ejercicio previo a la pandemia".

Es el caso del reparto de ayudas para las empresas de transporte de viajeros por carretera impulsadas para compensar la caída de usuarios durante el confinamiento. "De las 18 sociedades analizadas, 11 han tenido una mejora de su resultado de explotación respecto al ejercicio 2019, y se estima que, en conjunto, se ha pagado un exceso de ayuda de 2,1 millones de euros", explica el informe.

Además, el órgano fiscalizador indica que hasta 1.144 beneficiarios recibieron dinero de las distintas líneas de ayudas de los departamentos de Hacienda e Industria del Gobierno de Aragón. Además, 82 beneficiarios recibieron subvenciones de cuatro líneas de ayuda y tres beneficiarios recibieron fondos de cinco convocatorias distintas.

Entre las empresas que recibieron ayudas de las líneas más importantes (de hasta 200.000 euros como máximo), la Cámara de Cuentas ha comprobado que en ocho sociedades se ingresó una ayuda mayor a la que hubiera sido necesaria para igualar los beneficios de 2019. El exceso de ayuda concedida a estas sociedades fue de 976.000 euros (140.000 euros de exceso medio en cada una).

Por otro lado, el informe señala las líneas que peor ejecución tuvieron, como las de las ayudas al alquiler (solo pudieron atenderse 211 solicitudes de las 1.800 recibidas), o las de las cooperativas agrarias (solo se ejecutaron en un 18%).