El 2021 acabó en Zaragoza con un grito de «basta» por parte del colectivo LGTBI+ ante las agresiones que estaban sufriendo, incluso en zonas seguras como puede ser la calle Fita, la zona de ambiente de Zaragoza. Pedían más seguridad y no es para menos, ya que los delitos relacionados con la lgtbifobia se cuadruplicaron en Aragón ese año. En concreto, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado investigaron una docena de denuncias relacionadas con esta forma de odio que esta tipificada en el Código Penal.

El aumento se hizo visible ayer durante la presentación del Informe sobre la evolución de los delitos de odio en España 2021 en el Ministerio del Interior. Antes de la pandemia, en 2009, solo hubo una denuncia en Aragón; y en 2020 se registraron tres casos. A nivel nacional hubo 466 hechos de este tipo del que tuvieron conocimiento las policías (ya sea por denuncia o por actuación policial) afectaron a 530 víctimas, de las que el 13 % eran menores de edad (47 chicas y 21 chicos). Por sexos, el 80 % eran hombres y el 20 %, mujeres. Esta tendencia alcista preocupa al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien aseguró que suponen «una grave amenaza para el conjunto de la sociedad», pues «pretenden torpedear el disfrute de los derechos y libertades fundamentales».

Pero en Aragón no solo hubo odio por orientación sexual, sino que también se denunciaron otras agresiones de tipo xenófobas, 13; por ideología, 6; por discriminación de sexo, 5; y uno por discriminación generacional. En total hubo 40 casos. De todos estos asuntos, siete personas fueron detenidas o imputadas en concepto de autor, dos de ellas por lgtbifobia; cuatro por xenofobia y una por discriminación sexual. A nivel nacional, respecto a 1.133 casos resueltos por las Fuerzas de Seguridad en 2021, 465 delitos de odio esclarecidos tuvieron un móvil racista o xenófobo, un 72,77 por ciento de los conocidos.

El titular de Interior quiso resaltar que las cifras son preocupantes, si bien considera que parte de este incremento puede atribuirse a que la infradenuncia va decreciendo y a que las víctimas cada vez confían más en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para formalizar la denuncia.

A continuación se sitúan los delitos relacionados con la orientación sexual o identidad de género de la víctima, de los que fueron esclarecidos 314, el 67,38% de los cometidos. Y en tercer lugar se sitúan los delitos relacionados con la ideología de la víctima, que fueron resueltos en 169 casos, el 51,84%_ del total.

Para Grande-Marlaska, «la serie histórica nos muestra que cada vez son más los hechos de odio resueltos por las Fuerzas de Seguridad, cada vez son menos los delitos que quedan impunes, la eficacia policial aumenta por encima del crecimiento de este tipo de incidentes», un factor que, según el ministro del Interior, puede contribuir a reducir esa tasa de infradenuncia detectada en este fenómeno delictivo, que diversos estudios sitúan en un 80%_

Perfiles

Las personas de sexo masculino protagonizan un porcentaje muy elevado de las detenciones e investigaciones por delitos de odio, el 81,29%. En relación a los grupos de edad, un porcentaje importante de los autores de estos hechos se encuadran dentro del rango de 26 a 40 años, en concreto, el 29,21%. En cuanto a su origen, el 75% son españoles; el 9% latinoamericanos; el 8% magrebíes, y el 2% rumanos.

La distribución de las víctimas según su nacionalidad refleja que en primer lugar se encuentran las españolas, con el 65,53%del total de victimizaciones registradas. Dentro del conjunto de las víctimas de nacionalidad extranjera (34,47% restante), las que contabilizan valores más elevados son las procedentes de Marruecos, un 9,66%; Colombia, un 2,72 %,y Venezuela un 1,76%.