Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

CAMPAÑA 'BUEN CAMINO, MEJOR FINAL'

Finisterre y los fabricantes de calzado del Aranda, unidos para que no arda su "modo de vida"

Los peregrinos podrán depositar sus botas en un contenedor colocado en el kilómetro cero del Camino de Santiago | Los cien primeros en hacerlo recibirán un par de zapatos de la Comarca del Aranda

A los cien primeros también se les enviarán los restos simbólicos de las botas que depositaron en el contenedor. EL PERIÓDICO

Ya no hay excusa para que las botas de los peregrinos del Camino de Santiago acaben echas ceniza en su última parada en Finisterre. El kilómetro cero de esta peregrinación milenaria cuenta desde hoy con un contenedor donde depositar el calzado y garantizar así una gestión sostenible de los residuos. Esta iniciativa –promovida por la Asociación de Fabricantes de Calzado Y Afines (AFCYA) de la Comarca del Aranda– se ha presentado esta mañana en Finisterre bajo el lema 'Buen Camino, mejor final' en presencia de José Marcote, alcalde de la localidad gallega, y de Jaime Forcén, secretario de AFCYA.

Forcén explica a este diario que los 100 primeros peregrinos van a tener «premio», pues recibirán un par de zapatos nuevos fabricados en la Comarca del Aranda. A ellos –añade– también se les enviarán los restos simbólicos de las botas que utilizaron para completar sus etapas. El secretario de AFCYA señala que el objetivo de esta campaña es «ligar el riesgo de incendio» que sufre la comunidad gallega con otras situaciones dramáticas a la que se ha enfrentado recientemente la comarca como, por ejemplo, el incendio de una fábrica de calzado en Illueca el pasado mes de enero. El fuego destrozó este espacio de 1.400 m2 que da empleo a 30 trabajadores, pero «su resiliencia» ya ha provocado el traslado de su actividad productiva a una nave cercana. «Ya ves, estamos aguantando todo lo que nos viene encima», comenta.

Este vecino de Illueca continúa con la metáfora y lamenta que en los últimos años ha visto arder su «modo de vida». No hace tanto, la zona llegó a contar con más de 100 empresas de calzado y, desgraciadamente, a día de hoy apenas quedan veinte.

Según apunta Forcén, se trata de una magnífica oportunidad para promover la Comarca del Aranda como «zona de fabricación». «¡Que se sepa que llevamos mucho tiempo haciendo zapatos!», exclama entre risas. En este sentido, incide en el apoyo recibido por parte del la DGA, a partir del cual también pretenden crear «una identidad de marca» del punteado, que supone el 80% de la producción en la zona. «Queremos que la gente llegue a identificar este punteado con nuestra Comarca del Aranda», precisa el illuecano.

La campaña, financiada a través de una subvención del Gobierno de Aragón, ha contado con el apoyo «decidido» del Ayuntamiento de Finisterre y de la Xunta de Galicia, así como de empresas de la zona como Insertega –gestores de residuos textiles–, el Hotel O Semáforo y la consultoría de negocios 3dids. También cuenta con una página web en la que un vídeo propone adoptar este nuevo «ritual» mas sostenible.

Calzado abandonado en el monte do Cabo. EL PERIÓDICO

La práctica de abandonar y quemar las botas con las que se realiza el camino se está convirtiendo en una peligrosa y sucia costumbre promovida por las redes sociales y hasta por algunas guías turísticas. El resultado es un paraje natural con aspecto de basurero y una intervención de los bomberos varias veces cada año para apagar incendios en el monte do Cabo.  

Compartir el artículo

stats