Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

ATENCIÓN EDUCATIVA Y SANITARIA

El acoso escolar está detrás del 35% de los casos de ideación suicida en Aragón

La comunidad ha detectado 140 posibles situaciones este curso entre los estudiantes / Un 66% de los menores tiene antecedentes de salud mental y el protocolo refuerza la detección precoz

Un momento de la presentación de los datos, este martes. EL PERIÓDICO

La detección de la ideación suicida en el ámbito escolar, sobre todo tras la afección que ha tenido la pandemia del covid entre los más jóvenes, ha pasado a ser una de las batallas más importantes que libran los equipos directivos de los centros, los docentes, el propio alumnado y la comunidad educativa en general. Casos como el de Saray, la niña de 10 años que en septiembre intentó quitarse la vida en Zaragoza por el bullying que sufría en su colegio, volvieron a poner sobre la mesa la importancia de abordar esta realidad que sucede en las aulas.

Aragón, que cuenta desde 2018 con un protocolo de actuación ante situaciones de acoso, puso en marcha el año pasado otro más específico centrado en la detección de posibles intentos de suicidio. En lo que va de curso, se han detectado 140 posibles casos de ideación suicida, de los cuales 92 ya han sido evaluados. En un tercio de ellos (el 35%), es el acoso escolar la causa que está detrás de esa ideación de quitarse la vida por parte del menor. La otra causa más común es la de ser víctima de algún tipo de violencia. En general, casi el 50% de los afectados vive en un entorno familiar conflictivo o desestructurado.

Faci sobre el 'caso Saray': "No sé si la investigación terminó"

El consejero de Educación del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, aseguró que no sabía en qué había quedado la investigación abierta por el caso de Saray, la niña de 10 años de Zaragoza que en septiembre, a los pocos días de empezar las cases, intentó quitarse la vida por el acoso escolar que sufría en su colegio. «No sabría decir si la investigación terminó o no. No sé exactamente cuál fue la evolución», dijo.

Lo que sí reconoció es que se cometió un error a la hora de activar el protocolo, porque la familia ya había dado la voz de alerta en el centro (el Agustín Gericó, en Zaragoza). «El fallo fue no poner en marcha el proceso. No hay que señalar a nadie, pero hay que hacer una reflexión porque no es bueno minimizar ningún caso. Aquí (refiriéndose al caso de Saray), se minimizó y no se debería haber hecho», recalcó Faci. La menor, apenas unos días después de iniciar las clases el pasado mes de septiembre, se lanzó al vacío desde la ventana de su casa aprovechando que su madre se había ido a comprar.


Los datos, ofrecidos este miércoles por el Gobierno de Aragón, evidencian este curso una «subida» de todas las condiciones que pueden generar esa idea suicida con respecto al año anterior. Es decir, se dan más casos de acoso escolar, de desarraigo social y cultural, de violencia y de desestructuración familiar. A pesar de los incrementos, la nota positiva es que ninguno de los niños con los se intervino a través del protocolo logró a quitarse la vida.

Intervención sanitaria

Por su parte, las situaciones en las que se ha tenido que realizar una intervención sanitaria inmediata con el alumno también han crecido. Así, en el curso 2021-2022 hubo 406 casos de ideación suicida en el ambito escolar aragonés, donde el 5% necesitaron de una actuación sanitaria intensiva. Este año, estas acciones rápidas son entre el 8% y el 10% de las notificaciones recibidas en estos meses.

En todo caso, la psiquiatra Cristina Abad precisó que la ideación suicida «es una patología compleja y el riesgo fluctúa», dice. «Es una situación probabilística, porque puede haber casos claros que no acaben teniendo riesgo y otros que no lo sean y sí lo tengan. Lo importante es contar con una herramienta multidisciplinar que nos permita diseñar cómo hacer las intervenciones en cada caso», explicó.

En un 66% de las situaciones los menores tenían antecedentes con patologías de salud mental, mientras que en un 44% los antecedentes eran familiares.

decoration

En las situaciones detectadas este curso, el perfil predominante es femenino (un 60,86% son chicas frente al 39,14%, que son hombres) y la edad media de estos alumnos se sitúa en torno a los 13 años. Según los primeros resultados del Protocolo para la prevención, detección e intervención de la Ideación Suicida en el ámbito educativo, dados a conocer este miércoles, en un 66% de las situaciones los menores tenían antecedentes con patologías de salud mental, mientras que en un 44% los antecedentes eran familiares.

La jefa de Servicio de Equidad del departamento de Educación, Isabel Tolosana, apuntó que la reacción de las familias, cuando se les comunica la situación, es «totalmente positiva» para colaborar y ayudar a su hijo o hija, mientras que precisó que es Primaria la etapa educativa «en la que tenemos que reforzar la prevención», dijo. Lo señaló porque, según los datos, los casos están creciendo en cursos como 5º o 6º de Primaria, mientras que es 2º y 3º ESO donde se concentran la mayoría.

A pesar de los incrementos de las cifras, la nota positiva es que ninguno de los niños con los se intervino a través del protocolo logró a quitarse la vida.

decoration

La colaboración entre los Departamento de Educación y de Sanidad se ha estrechado este curso en relación a las posibles situaciones de suicidio. De hecho, esa mayor coordinación ya es palpable en la valoración del riesgo de los casos, de tal modo que si en el año 2021-2022 «había diferencias» a la hora de interpretar la situación por parte de las consejerías, este curso esa situación «se ha equiparado mucho más» al homogeneizar criterios y trabajar de forma más conjunta, según dijo Abad.

En cuanto a la disposición de más personal, tanto la consejera de Sanidad, Sira Repollés, como el de Educación, Felipe Faci, señalaron que se contempla la disposición «de cuantos recursos sean necesarios» para desarrollar el programa integral. Repollés, en este sentido, aludió al Plan de Salud Mental, en el que se incluye este protocolo de ideación suicida en el ámbito escolar, que cuenta con 22 millones. «Contempla la contratación de 120 profesionales», indicó.

Además de tratar a los alumnos que llevan a cabo un intento autolítico o lo piensan, el protocolo también contempla una actuación con los compañeros del estudiante. «Son situaciones sensibles y no podemos olvidar que hay que ofrecer ayuda al entorno. Cuando sucede una situación así, un equipo de profesionales se desplaza al centro y se realizan entrevistas individuales para valorar las necesidades», explicó la psiquiatra Cristina Abad.

Por otro lado, los casos de acoso y violencia sexual en las aulas «no son significativos» en Aragón, aunque el Gobierno de Aragón ya trabaja en la elaboración de un protocolo específico para abordar estas cuestiones.

Compartir el artículo

stats