El cine Cervantes ha acogido este martes la presentación de ¿Qué hiciste tú?, el documental en el que el bar zaragozano Moonlight muestra cómo vivió durante el confinamiento y su adaptación a las restricciones que marcaron el desarrollo de la hostelería durante la pandemia. Casi 300 personas han acudido a la proyección, un evento enmarcado en las jornadas b(e)Vida. 

Borja Insa, coctelero y gerente del establecimiento, inició este proyecto a mediados de 2020 «porque quería enseñar cómo el coronavirus nos iba a mandar a todos los hosteleros a la mierda». Así, ¿Qué hiciste tú? nació como un «archivo gráfico de un drama real».

Así, en la película se puede ver como Moonlight decidió afrontar una complicada situación. «Optamos por refugiarnos en nuestro propio sueño y en nuestra creatividad», explica Insa, protagonista de la pieza junto a Rocío Muñoz, la otra gerente del local, y todo su equipo. Tras las cámaras, Melisa Marín, encargada de hacer toda la producción, dirección y realización del documental. 

Así, ¿Qué hiciste tú? se convierte en un diario sobre cómo este bar de cócteles afrontó la complejidad de la pandemia, una reacción similar a la que vivieron el resto de bares y restaurantes del país. «En nuestro caso, el de un local de alto nivel, quisimos mostrar ese esfuerzo y la necesidad de estar siempre creando cosas nuevas para mantenerte en lo más alto». Para Insa, esta película consigue enseñar «cómo es un bar a todas esas personas que nunca han estado detrás de la barra de un bar». Un cuidado retrato de lo que ya se considera un triunfo: «La victoria es no haber tenido que cerrar y, además, haber sabido evolucionar durante estos dos años tan complicados».

No se puede buscar en este filme un ápice de ficción, ya que incluso el orden se mantiene. «La historia es cronológica, para que los acontecimientos se muestren tal y como sucedieron», apunta el coctelero, que defiende «los clímax y la emoción de la pieza, un ejemplo de cómo es la vida, sin adulterar». 

¿Qué hiciste tú? quiere establecer un diálogo con el espectador. «Es recomendable para cualquier persona, porque todos vivimos el confinamiento de una forma particular», argumenta Inda, que advierte de que cualquiera «verá algo en lo que se identificará, aunque no tenga un pequeño negocio como el nuestro». 

Tras la buena acogida en el Cervantes, el documental estará disponible para verse, aunque Insa y su equipo siguen pensando cómo: «Estamos buscando la fórmula para que esta historia se dé a conocer más allá de la noche de este martes».