Aragón sumó ayer una nueva muerte en sus carreteras con el fallecimiento de un hombre de 69 años en la N-234, a la altura del término municipal de Báguena, en Teruel. Se trata de la víctima mortal número 66 que se cobran las vías interurbanas y urbanas aragonesas en lo que va de año, tres más de todas las que se registraron en el 2019 y cerca de las 68 de 2013 y las 71 de 2015.

Este último siniestro vial, en el que perdió la vida un vecino de Ababuj identificado bajo las siglas de B. S. S., tuvo lugar ayer a las 12.20 horas en el kilómetro 209,800 de la N-234, donde dos vehículos se vieron involucrados en una colisión frontolateral.

Según la información aportada por la Guardia Civil, el primero de los turismos no habría respetado la señalización de Stop. Mientras que el conductor de este primer coche falleció en el acto, su acompañante resultó herida muy grave por lo que fue atendida por los servicios sanitarios y trasladada a un centro hospitalario. Ambos tuvieron que ser excarcelados por parte de los bomberos de la Diputación Provincial de Teruel (DPT), que se desplazaron hasta el lugar del accidente.

Por su parte, el ocupante del otro vehículo salió ileso pero también fue trasladado a un centro hospitalario para practicarle las pruebas sanitarias pertinentes y descartar cualquier tipo de lesión que no se apreciara tras un primer examen médico en el lugar de los hechos. En el siniestro participaron un oficial y dos bomberos del Parque de Calamocha, ambulancias y un helicóptero medicalizado del 061, así como afectivos de la Guardia Civil. También acudieron bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), que finalmente no tuvieron que intervenir.

La serie 2012-2022

En lo que va de año, 66 personas han perdido la vida en las carreteras aragonesas, de las cuales 55 lo han hecho en las vías interurbanas de la comunidad. Al respecto, se trata de un ligero incremento en comparación con niveles prepandemia, pues en 2019 habían fallecido por estas mismas fechas 52 personas en este tipo de vías.

Por provincias, 25 han fallecido en Zaragoza, cuatro más que en 2019; 24 en Huesca, las mismas que en 2019, y seis en Teruel, una menos que durante ese año. Lejos queda el récord de víctimas mortales en vías urbanas e interurbanas de los últimos diez años, cuando las carreteras aragonesas se cobraron la vida de 86 personas. En 2018 se estuvo a punto de alcanzar esta cifra con 85 muertes. No obstante, ya se ha superado el número de fallecidos que se registró en 2019 (63) y, en lo que queda de año, todavía se estaría en disposición de superar otros años como 2013 (68) o 2015 (71).

A este último siniestro vial habría que añadir la trágica jornada que se vivió el pasado 22 de noviembre, cuando cuatro personas perdieron la vida en dos accidentes en Pina de Ebro y La Almolda. El primero tuvo lugar a la altura del término municipal de Pina de Ebro. Según la Guardia Civil, uno de los camiones alcanzó al turismo y este habría hecho lo propio con el otro camión que circulaba por delante.

La cuarta víctima mortal se produjo en un siniestro en la AP-2, en La Almolda. Con motivo de una retención, un camión estaba parado con una furgoneta detrás, llegando un tráiler que alcanzó a la furgoneta y esta, a su vez, colisionó con el vehículo articulado que tenía delante.