Eloy Fernández Clemente era una de esas personas que primero ayudó a construir Aragón y luego enseñó a los demás a conocerlo y entenderlo. La comunidad no debería olvidar nunca a este turolense natural de la localidad de Andorra que este sábado, a los 80 años, fallecía dejando a su tierra huérfana de su figura y llorando la pérdida irreparable. Aunque para todos los que le darán su último adiós, e incluso para los que le descubrieron por primera vez al conocer todo lo que labró y cultivó en vida, se queda su enorme legado como economista, periodista, historiador y político. La historia de Aragón no sería la misma sin él y él no sería lo mismo sin Aragón. Eso deja el listón bien alto para las generaciones venideras.

La mañana de este sábado se ennegrecía de golpe con el anuncio de su fallecimiento a causa de un ictus. Moría quien fuera el fundador de la revista Andalán el mismo año que toda la comunidad celebraba el hito de que hacía medio siglo que esta vio la luz para aportar una visión única y transformadora. Su fallecimiento conmocionaba a quienes le conocieron de cerca y también en la distancia, como director de la Gran Enciclopedia Aragonesa 1976-1982, guía de referencia e indispensable para conocer y entender la comunidad que es hoy, o como catedrático en Historia Económica de la Universidad de Zaragoza o como miembro fundador del Partido Socialista de Aragón (PSA)

La redacción de la revista Andalán, con, entre otros, Eloy Fernández Clemente y José Antonio Labordeta. ÁNGEL DE CASTRO

Su nombre irá siempre ligado al aragonesismo. Su marcha ponía de relieve aún más su figura para un hombre, un turolense, un aragonés convertido en personaje histórico en las postrimerías del franquismo y en los complejos años de la Transición, momento en el que fundó y dirigió la reputada revista Andalán. 

Su legado le valía este año para ser reconocido con la máxima distinción del Gobierno de la comunidad a la que tanto contribuyó: el premio Aragón. Y además lo hacía en un 2022 en el que se ha vivido el 40 aniversario de un Estatuto de Autonomía que lleva su granito de arena. «Quisimos trasladar una visión de Aragón fuera del costumbrismo que imperaba entonces. Hablando de derecho, de lenguas propias, del patrimonio, del arte, que después se vio que hubo verdaderos expolios. Cosas muy valiosas que entonces no se defendían. Con tres enfoques, principalmente: el aragonesista; el democrático y por la libertad; y de izquierdas». Así lo explicaba él mismo en una entrevista a EL PERIÓDICO DE ARAGÓN tras anunciarse que Andalán sería reconocida.

Defensor de la libertad

El nombre de Eloy Fernández Clemente va intimamente asociado a la defensa de la libertad y la democracia en la comunidad aragonesa, desde las páginas de Andalán, revista que dirigió en dos etapas, entre 1972 y 1977 y desde 1982 a 1987, y en otras muchas esferas de la vida pública y política.

Por ello EL PERIÓDICO DE ARAGÓN decidió otorgarle el premio Aragonés de Honor en la edición de 2022. El pasado mes de junio, recibía el galardón de manos del director, Nicolás Espada, por su amor a la tierra y esos valores que imprescindibles para hacer crecer a Aragón, y parafraseaba a Pablo Serrano para decir «sin falsa humildad» lo que más llevaba a gala: «Tengo a bien una historia de servicios prestados y, sí, de ello me enorgullezco».

Infatigable investigador, Fernández Clemente publicó miles de artículos tanto en la prensa aragonesa como nacional y en revistas académicas. Su dilatada trayectoria le valió para que el Gobierno de Aragón le concediera en 1995 el primer Premio a las Letras Aragonesas y el Ayuntamiento de Zaragoza le hiciera Hijo Adoptivo de la ciudad en 1997. Por su parte, la Diputación Provincial de Teruel le entregó en la primavera de 1998 la Cruz de San Jorge. Fue también el primer presidente de la Fundación Gaspar Torrente para la investigación y desarrollo del aragonesismo. 

Esta última ayer lloraba también su fallecimiento hacia uno de sus patronos fundadores –junto a José Antonio Labordeta, Chesús Bernal, Norberto Caudevilla, Gonzalo Borrás o Emilio Gastón– en 1998 y su primer presidente. «Eloy materializó el anhelo de contar con un tanque de pensamiento e investigación estable alrededor de la gran vocación de su vida: hacer de Aragón un país autoconsciente, culto, próspero, comprometido, solidario y dueño de su propio destino en una relación de hermandad con todos los pueblos y naciones», explicaban desde el «profundo dolor» por su fallecimiento. Y ensalzando su lado más humano como «persona íntegra y bondadosa a lo largo de toda su vida» en unos empeños «por los que llegó a sufrir la coerción y persecución de la dictadura franquista».

Como pasa con José Antonio Labordeta, Joaquín Costa, Francisco de Goya, Luis Buñuel o el propio Gaspar Torrente, para el actual presidente de la fundación, Víctor Juan, Fernández Clemente «se ha unido a esos nombres para ser eternamente recordado y para animar con su ejemplo a las nuevas generaciones a continuar su labor por Aragón».

Un recuerdo unánime

El panorama político aragonés dio ayer el último adiós al histórico aragonesista. El presidente del Gobierno de Aragón y secretario general del PSOE aragonés, Javier Lambán, le definió como un «impulsor decidido de la democracia y de la autonomía», además de un «fecundo historiador». El consejero de Vertebración del Territorio de la DGA y dirigente de CHA, José Luis Soro, señaló que «nos redescubrió Aragón y nos enseñó a conocerlo mejor y amarlo más» en lo que es un «día muy triste para Aragón y el aragonesismo».

Te puede interesar:

El coordinador general de Izquierda Unida en Aragón, Álvaro Sanz, destacó de él que fue «una figura irrepetible», mientras que el diputado de Podemos Aragón Nacho Escartín destacó «el trabajo constante para dignificar nuestra historia, identidad y presente». Desde el PAR lloraron la marcha de Eloy Fernández Clemente, «sabio y polifacético, emprendedor y trabajador, maestro, luchador aragonés y aragonesista, ya una figura histórica y de la historia».

Desde Teruel Existe recordaron «a este ilustre turolense comprometido con su tierra y que tanto ha aportado a Aragón y a la democracia», mientras que por parte de Ciudadanos, Daniel Pérez Calvo destacó que fue «miembro de una generación irrepetible de aragoneses, la piedra angular del Aragón libre que hoy disfrutamos y que entre todos vamos a seguir construyendo».