Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

EL FUTURO DE LA ATENCIÓN SANITARIA EN ZARAGOZA

Los vecinos del Arrabal y de La Jota: "No es lo mismo atender a un paciente de 45 años que a uno de 80"

La futura apertura del centro de salud del Barrio Jesús genera "mucha preocupación" a los colectivos vecinales, que creen que las demoras seguirán "donde siempre" porque solo se trasladarán las cartillas más jóvenes / Consideran que el Salud "debe romper" con el mantra de 1.500 tarjetas por médico porque la mayoría de la población pasará a ser mayor

Inmediaciones del centro de salud Arrabal, este viernes. ANGEL DE CASTRO

Los vecinos de los barrios de La Jota y el Arrabal, en Zaragoza, consideran que la ratio de paciente por médico en sus respectivos centros de salud debería «bajar todavía más» una vez que se proceda a la apertura del centro de salud del Barrio Jesús porque, según argumentan, «toda la gente mayor» seguirá vinculada a estos puntos de atención.

«No es lo mismo atender a un paciente de 45 o 50 años que a uno de 80, que prácticamente está todos los días en el centro de salud. Eso, a los profesionales, les requiere de más tiempo y de más consultas», señalaba este viernes a este diario Rafael Tejedor, presidente de la Asociación de Vecinos del Arrabal. «Estamos muy preocupados porque las cartillas que se van a trasladar al Barrio Jesús son las de la población más joven, mientras que aquí seguirán los más mayores, los pacientes crónicos o con pluripatologías. Creemos que esto puede derivar, incluso, en una presión asistencial mayor», indicó Tejedor.

Por esto mismo, desde la asociación consideran que el Salud «debería darle una vuelta» al tema de las ratios porque «no pueden ser todas iguales en los centros de salud, habría que tener en cuenta sus circunstancias», dijo.

Concretamente, Tejedor indicó que el centro del salud del Arrabal es la referencia para cuatro residencias de mayores en el barrio. «Estamos hablando de igual 300 o 400 personas de edad avanzada y con muchas más necesidades sanitarias», insistió.

Varios vecinos del barrio, cerca del centro de salud, este viernes. ANGEL DE CASTRO

La movilidad voluntaria convocada por el Salud para realizar los traslados de personal del Arrabal y La Jota al Barrio Jesús supondrá que cada facultativo se llevará con él a los pacientes que residan en la zona del Barrio Jesús. «Está claro que por delante viene una reorganización que a ver en qué depara y cómo se soluciona todo. Estamos a la expectativa», indicó Tejedor.

Un barrio en expansión

Desde la Asociación de Vecinos de la Jota, su presidente Juan Andrés apuntó que el personal «va a ir agobiadísimo» con una ratio de 1.500 pacientes por médico. «Entendemos que, al abrir un nuevo centro de salud en la zona, se tengan que trasladar médicos y sus pacientes, pero el problema es que no vemos que se vaya a solucionar la realidad porque la atención asistencial va a estar muy tensionada», precisó Andrés.

De igual modo, indicó que en la zona del Barrio Jesús hay, al menos, dos proyectos urbanísticos en marcha, lo que supondrá en el futuro más población. «Dentro de unos años igual estamos en una situación de volver a empezar, porque todos los centros están a tope de nuevo. Igual habría que replantear las plantillas», insistió el presidente de los vecinos de La Jota.

En la zona del Barrio Jesús hay, al menos, dos proyectos urbanísticos en marcha, lo que supondrá en el futuro más población.

decoration

«Lo que queremos es que la atención pública que vayamos a recibir sea de calidad y también que los profesionales tengan unas buenas condiciones de trabajo. Lo que no puede ser es que haya un desequilibrio en la atención únicamente por cumplir con ese patrón de las 1.500 tarjetas por médico, Igual se debería romper ese mantra», precisó Andrés.

El Salud, quien este pasado lunes y martes ya mantuvo reuniones con las plantillas del Arrabal y de La Jota, tiene previsto citar a los vecinos próximamente para explicarles la situación. «Esperamos esa comunicación la próxima semana, pero no sabemos qué día habrá una reunión», dijo Andrés. Con el traspaso de tarjetas, el Arrabal perderá un volumen de unos 5.000 pacientes, mientras que en La Jota serán unos 10.800 menos, según los datos de Sanidad. 

Compartir el artículo

stats