Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

CONCIENCIACIÓN DE LA SOCIEDAD

Uno de cada tres españoles es putero

Hombres por la Igualdad organiza unas jornadas para cambiar el foco de un debate que no tiene tanto espacio como debería: el cliente es quien mantiene la trata con vida

La concienciación social sigue siendo el principal objetivo de las asociaciones. Ricardo Maldonado Rozo

Un 32% de los hombres españoles es un putero. Un 10% de los jóvenes de entre 15 y 29 años ha tenido al menos un encuentro con una prostituta. Pese a los números, nadie habla de ellos. Las pocas veces que la prostitución se cuela en el debate, lo hace poniendo el foco en la víctima, nunca en el que tiene el poder. ¿Por qué?

Hombres por la Igualdad organizó ayer una jornada que, bajo el título Pagar por sexo. ¿Nos hace más hombres?, quiso abordar esa otra parte de la prostitución que, hasta la fecha, se ha librado de su juicio social. Cuatro ponencias y dos debates para estructurar una situación silenciada. 

Para Beatriz Raena, profesora de la Universidad Complutense de Madrid y encargada de abrir el turno de conferencias, el objetivo hoy tiene que ser «el cambio de interpretación de la realidad para abordar de otra manera la prostitución». Para Raena, el marco debe girar «de la prostituta hacia el demandante de prostitución, que hoy tiene el don social de la invisibilidad». 

Otra de las opciones que cambiarían la forma en la que la prostitución campa por la sociedad es la propia definición: «La RAE es bastante laxa, sabemos que no se quiere meter en estos temas, pero sería interesante utilizar una definición más política que visibilice esa relación de poder que el hombre ejerce sobre la prostituta». 

Porque los datos son rotundos: un 32% de los hombres españoles ha consumido prostitución alguna vez y más de un 98% de los consumidores son masculinos. La situación enciende las luces de alarma cuando se mira a los rangos de edad más bajos y se abre el mapa a todo el planeta: un 10% de los jóvenes españoles de entre 15 y 29 años ha tenido encuentros con prostitutas y España ya es el país predilecto para el llamado «turismo sexual». 

La parte negativa, para Raena, también viene después de la pandemia, «porque ha podido haber un efecto rebote tras estar un año encerrados».

Contra el sistema

Pero el verdadero germen de todos los problemas relacionados con la prostitución es el sistema patriarcal en el que sigue viviendo la sociedad. «El espacio de la prostitución se concibe como un lugar en el que recuperar esas conductas que se están poniendo en entredicho», señaló la profesora de la UCM, citando «el empoderamiento de la mujer, el feminismo y la negación de las nuevas generaciones a mantener los roles atribuidos con anterioridad». Por ejemplo, ese «deseo irrefrenable» que se atribuye a los varones: «Muchos siguen justificando la existencia de la prostitución como necesaria, porque evita violaciones».

Las justificaciones de cada uno de los puteros para realizar esta actividad son variadas: desde el mito del «paso a la vida adulta», de convertirse en un hombre; hasta completar fantasías sexuales que con una pareja no serían capaces de cumplir. «Vivimos en un contexto donde la prostitución se ha banalizado y se concibe como una actividad de ocio más para el público masculino», comentó Raena, que advierte de que la pornografía o nuevas plataformas como Onlyfans pueden agravar la situación. 

Soluciones, por ahora, pocas. «Es complicado combatir en un contexto de tanta velocidad y que busca el placer inmediato», destacó Raena, que consideró «un problema» el crecimiento de partidos de extrema derecha en todo el mundo o la aparición de influencers y personajes mediáticos que no respetan a las mujeres: «Son el caldo de cultivo de los incels, esos hombres que solo leen comentarios de este tipo y que consideran que las mujeres tienen la culpa de todos sus problemas». 

De cara al futuro, la llamada se lanza a esos jóvenes que comienzan a ver cómo las estructuras sociales se parecen poco a lo que han visto las generaciones pasadas. «El sistema quiere que los hombres sean puteros, quieren convertir en eso a todos». Esta doctora en sociología los anima: «Tienen que atreverse a ser trasgresores y romper con el patriarcado».

En la comunidad, los datos sobre la trata y la explotación sexual siguen siendo tan complicados como abrir a la sociedad el tema.

Fogaral, centro de Cáritas con intervención especializada en estos casos, recoge en Zaragoza la situación de las mujeres y de su entorno. En el informe de 2021, último del que se tienen datos, 579 mujeres fueron atendidas, con 160 de ellas siendo explotadas sexualmente, 57 con indicios de trata y 20 con víctimas de trata reconocidas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Siempre según el informe de Cáritas, el 96,47% de las mujeres atendidas eran de origen extranjero, siendo Guinea Ecuatorial, Colombia y República Dominicana los países que conforman el podio. 

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado efectuaron 59 inspecciones en prostíbulos de Aragón. Del total 46 fueron en Zaragoza, 13 en Huesca y ninguna en Teruel.

Compartir el artículo

stats