La formación de los trabajadores es fundamental, tanto si están desempleados como ocupados si quieren mejorar laboralmente. Por ello, el Instituto Aragonés de Empleo (Inaem) refuerza su apuesta por la formación profesional laboral adaptada a las demandas actuales del tejido productivo. En estos momentos, hay disponibles más de 2.770 cursos que se imparten a través de los centros colaboradores repartidos por todo el territorio, del Centro de Tecnologías Avanzadas (CTA) y del Centro propio de Formación en Huesca, a los que hay que añadir los 77 programas experienciales –antiguas escuelas taller y talleres de empleo- que van a desarrollarse en 47 localidades diferentes.

Estos últimos comenzarán a lo largo del mes de febrero y van a permitir contratar a más de 1.000 aragoneses desempleados, mientras mejoran su formación y desarrollan proyectos de interés social promovidos por entidades locales y sin ánimo de lucro. Estos proyectos abordan una amplia gama de especialidades que van desde la electricidad, albañilería, carpintería o rehabilitación de edificios a la atención sociosanitaria o el diseño gráfico, pasando por los trabajos forestales o la agricultura ecológica, entre otras. Además, va a haber tres programas específicos –uno en cada provincia- dirigidos a personas que quieran poner en marcha sus propias empresas o entidades de economía social. Estos últimos tendrán una duración de seis meses y ofrecerán formación especializada en creación y gestión de microempresas.

Por su parte, los cursos de formación tanto para trabajadores ocupados como desempleados, que se imparten a través de los centros colaboradores, están vinculados al Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales y puede permitir la obtención de certificados oficiales de profesionalidad.

En cuanto a temáticas, hay acciones formativas relacionadas con necesidades específicas de determinados sectores –con especial atención a sectores estratégicos como la agricultura e industrias agroalimentarias, la logística, la energía, la informática, o la electrónica y comunicaciones- y otras orientadas a proporcionar competencias transversales a varios sectores para dar respuesta a distintas tendencias identificadas y favorecer la empleabilidad y movilidad intersectorial de los trabajadores.

Por su parte, a través del Centro de Tecnologías Avanzas (CTA), el INAEM ofrece formación especializada en los sectores TIC y audiovisual, en el que es Centro de Referencia Nacional. Para desarrollar su programa de certificación digital, el CTA cuenta con la colaboración de las principales empresas y multinacionales del sector (Amazon, Google, Microsoft, Oracle, Cloudera, EC-Council, Cisco, ITIL, PMI, Red Hat, SAP, Scrum, VMware, DevOps…), lo que le permite impartir formación oficial con una amplia oferta en programación, sistemas, seguridad, redes, gestión de proyectos, etc.

La amplia oferta de cursos gratuitos del CTA destaca también por estar permanentemente actualizada y adecuada tanto a las necesidades de los trabajadores, como a los últimos requisitos de los puestos de trabajo en las empresas del sector. Para ello, el Inaem realiza cada año una importante labor de prospección entre profesionales, empresas y fabricantes de tecnología.

En cuanto al Centro Formativo de Huesca, en él se ofertan programas adaptados a las necesidades del entorno socioeconómico de la provincia. Actualmente, hay disponibles medio centenar de opciones formativas relacionadas con ámbitos como el turismo activo, la agricultura de precisión, la gamificación educativa, la gestión de datos en nivología y avalanchas o diversas especialidades vinculadas a los servicios en refugios y albergues de montaña, entre otras.

Estrategia aragonesa

Toda esta amplia oferta formativa se enmarca en la Estrategia para la Cualificación y el Empleo a través de la Formación Profesional, puesta en marcha en 2022 por el Gobierno de Aragón. Dentro de dicha estrategia, se encuentra la formación profesional para el empleo que impulsa el INAEM y que está dirigida a las personas trabajadoras, tanto ocupadas como desempleadas. Este tipo de formación permite mejorar la empleabilidad de los trabajadores incrementando su cualificación en función de las necesidades del mercado laboral y, para ello, se diseña en colaboración con los agentes sociales a partir del análisis de las necesidades del tejido productivo aragonés. La oferta formativa puede consultarse en la web del inaem.