Alrededor de 300 personas se han concentrado esta mañana en la plaza de España de Zaragoza para dar a conocer a la ciudadanía la situación que vive el transporte sanitario en Aragón, en huelga desde principios de esta semana. Al ritmo de la música de Ixo Rai! (Un país), de los tambores y de los pitos los asistentes han reivindicado un convenio digno, caducado desde hace años; pero también han pedido un salario acorde a las responsabilidades, estabilidad laboral, el reconocimiento de la categoría, la internalización del servicio y, sobre todo, "un transporte sanitario de calidad", han clamado. En las pancartas se podía leer 'No traslado paquetes, traslado pacientes', 'Convenio digno, huelga indefinida' o 'Se vende técnico, razón 950 euros'.

Los trabajadores del transporte sanitario aragonés iniciaron una huelga el pasado 16 de enero una huelga indefinida. Los sindicatos convocantes (UGT, CSIF, Cooperación sindical, CGT y CCOO) han señalado que las empresas del sector dicen que solo ve viable «la posibilidad de firma de un convenio de forma individual con sus trabajadores», que de forma colectiva lleva caducado desde el 1 de enero de 2019.

Los servicios mínimos impuestos por el Salud son del 100% por lo que las afecciones para los pacientes han sido mínimas; aunque sí que se dieron problemas el primer día porque varias ambulancias (21) aparecieron vandalizadas; la mayoría las que dan servicio en el área de Barbastro, Fraga y la provincia de Zaragoza, salvo una en Tarazona.

Izquierda Unida ha mostrado su apoyo a la concentración y pedido a la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, "responsabilidad" para acabar con la situación actual del transporte sanitario urgente por carretera en la comunidad autónoma, cuestión de la que deberá informar ante el pleno del Parlamento regional a petición de esta formación política.

En una nota de prensa, el coordinador general de IU Aragón y portavoz en las Cortes, Álvaro Sanz, ha esgrimido que el Gobierno de Aragón, "de forma recurrente, chapuza tras chapuza, ha vuelto a externalizar el transporte sanitario urgente sin garantizar condiciones laborales dignas que permitan un servicio público de calidad a todas y todos en condiciones de igualdad en todo el territorio aragonés"; y es que recientemente se ha adjudicado el servicio a Ambulancias Tenorio e Hijos, aunque tiene un periodo de cuatro meses para hacerse cargo.