Aragón cuenta con un nuevo centro de emergencia para atender la primera acogida de las mujeres en situaciones de violencia machista en la provincia de Zaragoza, con espacio para acoger hasta a 10 núcleos familiares. Para este fin, el Instituto Aragonés de la Mujer (IAM) ha destinado 85.000 euros.

La directora del IAM, María Goikoetxea, ha explicado que “el objetivo de este nuevo espacio es poner en el centro las necesidades que tienen las mujeres tras una situación de violencia machista y se ven obligadas a abandonar su hogar”, y ha destacado que “se ha querido conseguir que las mujeres que vienen en situaciones complicadas se sientan lo más a gusto posible, en un entorno acogedor.

La comunidad cuenta con centros de emergencia que sirven como primer espacio cuando una mujer vive un episodio de violencia y no sabe dónde acudir. En el momento en el que una mujer llama a la línea 900 504 405, entra en el sistema de protección y es trasladada si se requiere al centro de emergencia; allí dispone de recurso habitacional, comida, enseres básicos y se cubren todas las necesidades que pueda tener para ella y sus hijos o hijas si los hubiese.

Una de las salas del centro de emergencia. GOBIERNO DE ARAGÓN

Goikoetxea ha apuntado que “el centro de emergencia es un espacio concebido para estancias cortas, en torno a un mes, aunque respetando siempre los tiempos de las mujeres”, y ha precisado que “después de esa primera intervención pasarían a otro recurso habitacional del que disponemos: las casas de acogida”.

Centro de emergencia y casa de acogida separados

Hasta ahora, el centro de emergencia y la casa de acogida (recurso habitacional existente para periodos más extensos) estaban en el mismo espacio, mientras con el nuevo centro se separan. De esta forma, María Goikoetxea ha explicado que “se reduce la revictimización de las mujeres, ya que se respeta el proceso y tiempo de cada una”.

La cocina. GOBIERNO DE ARAGÓN

El centro de crisis cuenta con profesionales de la intervención psicosanitaria las 24 horas y para ello “tienen habilitada una habitación propia”, ha precisado la directora del IAM. Además, tiene “espacio para que las mujeres puedan vivir con sus hijos e hijas mientras están pasando el primer periodo de intervención”.

Este nuevo recurso habitacional se enmarca dentro del proyecto de acondicionamiento de espacios llevado a cabo por el Instituto Aragonés de la Mujer y se prevé también, a lo largo de este año, la apertura de tres centros provinciales para la atención de las mujeres que hayan podido ser víctimas de violencia sexual.