Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

FORO EN EL GOBIERNO DE ARAGÓN

Felipe González reclama en Zaragoza «respeto al paisaje y al paisanaje» como claves en la lucha contra el fuego

"La intensidad de los grandes fuegos es tal que ahora el agua se tira simplemente como un placebo", dice el expresidente, que asegura que hay que cambiar el modelo completamente: "Hay que prevenir y prevenir"

Javier Lambán y Felipe González acceden al Salón de la Corona. ÁNGEL DE CASTRO

Los cinco incendios de gran extensión que sufrió Aragón en 2022 obligaron a evacuar 13 núcleos urbanos y a 3.363 personas. Fue la última demostración de que los Grandes Incendios Forestales son uno de los problemas más graves a los que se enfrenta la sociedad actual, catástrofes que solo serán evitables con un cambio de modelo que debe empezar por ordenar el territorio y "respetar no solo el paisaje sino al paisanaje", dicho en palabras de Felipe González, el expresidente de España que fue la figura destacada del foro celebrado este miércoles en la Sala de la Corona del Pignatelli, donde se debate estos días sobre los nuevos modos de luchar contra el fuego.

El aliciente añadido sería aplicar una solución que sirviera como abastecimiento de energía necesaria, creara empleo y contribuyese a fijar población en el medio rural. De todo ello se ha hablado en el foro El desafío de los grandes incendios forestales. Impactos en el territorio, este miércoles en el Pignatelli.

«Hemos pasado de vivir del bosque a defendernos de él. Ahora nos encontramos con un exceso de sabiduría banal que pretende hacer desde los despachos lo que los paisanos llevan haciendo siglos. Lo que tenemos lo hemos heredado», manifestó el socialista, seguro de que hay que cambiar el modelo "completamente». ¿Cómo? «Hay que prevenir, prevenir y prevenir», dijo González poco antes de abrir el foro que reúne este jueves también a un buen número de expertos de primera línea.

Conoce bien la situación Aragón, donde el pasado verano se vivió uno de los peores estíos de la historia registrados en materia de incendios. Se quemaron 20.236,97 hectáreas forestales, una cifra muy superior a la media histórica (2.987,84), fundamentalmente a causa de cuatro Grandes Incendios Forestales (GIF).

El mayor de ellos, el de Ateca, calcinó más de 10.000 hectáreas de superficie forestal, seguido por el de Añón. Con este panorama, y tras alcanzar cifras máximas en términos de eficacia e inversión en medios de extinción, se puso de manifiesto la necesidad de un nuevo paradigma en la prevención.

Este miércoles en Zaragoza, el expresidente socialista ha incidido en que la prevención de los incendios «significa un tratamiento del monte radicalmente distinto» al que se viene haciendo. «Ahora empleamos mucho dinero en las políticas de extinción, pero cuando hay mucho combustible en el campo y llegas a tiempo para la extinción, paradójicamente al año siguiente hay más combustible».

A partir de un determinado volumen de combustible, del monte que se va haciendo por abandono rural, «la extinción simplemente no es posible», ha proseguido el expresidente. «La gente, con toda la razón, pide más medios, más aviones, más helicópteros. Pero la intensidad de estos grandes fuegos es tal que evapora el agua antes de que llegue a la tierra. Por lo tanto ya se tira agua simplemente como un placebo».

Felipe González atiende a los medios en el Pignatelli. ÁNGEL DE CASTRO

Según los expertos, el año 2022 representa un punto de inflexión: «La era de los incendios que no se pueden apagar ha llegado», alertan. «Lo que el pasado verano fue una anomalía, en 2035 podría ser la norma si el enfoque no cambia y se insiste en políticas públicas encaminadas a la prevención», advertía el Gobierno de Aragón en un vídeo introductorio del foro en el que se habla de todos los ingredientes con los que se cocinan los incendios: la temperatura, la humedad o las condiciones meteorológicas pero incidiendo en la acumulación del combustible en el territorio.

De la anomalía a la norma

«Nos acordamos de los incendios cuando arde el monte, pero es ahora cuando preventivamente se prepara para que no se nos vaya de las manos como sucedió el pasado verano con los grandes incendios», ha explicado González.

González ha admitido que en la lucha contra incendios se necesita más dinero, que va a pedir a la Comisión Europea, además de que duplique los medios para prevenirlos, pero ha insistido en la importancia de contar con planes de ordenación y de la colaboración público-privada para que la masa forestal se aproveche, por ejemplo, para la transformación en energía, aunque para ello, ha subrayado, «hay que conocer y respetar al paisanaje».

El andaluz ha invitado a tomar decisiones «lejos de los ecologistas de asfalto» porque «a todos nos gustaría vivir en un gran parque natural, con todos los servicios y encontrando a un primo que nos los financie. Pero hagamos políticas de verdad y no nos creamos que somos más sabios que los que viven en el medio».

"Los grandes incendios forestales hoy igualmente afectan a zonas protegidas como a las que no lo son. Se producen en Aragón y en España, pero también en Canadá, Siberia o Bolivia. La razón es que están relacionados con el cambio climático, pero también con nuestro modo de vida.

Para abordar tantas aristas no sirve ni el ecologismo de postal ni el romanticismo rural. El resumen de la jornada dejó la constancia de que la necesidad es la ordenación del territorio y las políticas pegadas a la realidad, apostando por la prevención y la colaboración público-privada, así como el aprovechamiento de las energías renovables como factor de productividad y competitividad como meta para hallar el equilibrio. 

Compartir el artículo

stats