política lingüística

Día de la lengua materna: "Es un inconveniente que el aragonés y el catalán no sean lenguas cooficiales"

El presidente de la Academia Aragonesa de la Lengua, Javier Giralt, reconoce que ambas lenguas deberían enseñarse en los centros en los que tradicionalmente se han hablado / Este año presentarán un 'corpus textual' que abarque textos de todas las épocas y que en un futuro nutrirá cualquier obra de tipo normativo

Javier Giralt es profesor de Filología de la Universidad de Zaragoza.

Javier Giralt es profesor de Filología de la Universidad de Zaragoza. / UNIZAR

Eva García

Eva García

Este martes se celebra el Día de la lengua materna, ¿cuál es la salud de las lenguas maternas en Aragón? Le iba a preguntar solo por el aragonés porque muchas veces nos olvidamos que el catalán también lo es.

Bueno, la salud es débil, sobre todo en el caso del aragonés, que es el que más nos preocupa, sobre todo desde la Academia Aragonesa de la Lengua porque es la lengua minoritaria de nuestra región más necesitada. El número de hablantes va descendiendo. Es bueno que se vayan dando clases de aragonés en las escuelas, en los institutos y parece que el interés va creciendo por parte de los alumnos. Pero aún así la situación es delicada. En el caso del catalán está un poco mejor, porque tradicionalmente ha habido más hablantes y ha habido una transmisión intergeneracional sostenida en el tiempo, aunque en la actualidad las cosas empiezan a cambiar y esa transmisión se está empezando a resquebrajar. Por eso decía que la situación es delicada.

¿En el caso del aragonés no hay esa transmisión? ¿Bajan los hablantes?

En el caso del aragonés ya hace muchos años que la transmisión de generación a generación se rompió. Eso no quiere decir que no haya habido padres que lo hayan transmitido. No fue así en el caso del catalán, que siguió pasando de padres a hijos, pero ya digo que las cosas empiezan a peligrar también en ese sentido.

La Academia Aragonesa de la Lengua lleva poco más de un año trabajando. ¿En qué se ha avanzado? La normativa lingüística era una de las principales demandas

Llevamos un año y medio desde que nos constituimos. Es muy poco tiempo para tener ya resultados visibles. Lo primero que tuvimos que hacer fue poner en marcha la institución y dentro de la institución crear dos institutos, uno para el aragonés y otro para el catalán. Ahora, en estos momentos, sí que estamos ya en disposición de emprender proyectos y el más inminente y en el que ya se lleva un tiempo trabajando, es el de la normativización del aragonés por lo que respecta a la ortografía, que es lo que está esperando el ámbito de la lengua aragonesa, el que tengamos una ortografía normativa que hasta la fecha no existe. Es verdad que la Academia aprobó un acuerdo por el que, por el momento y hasta que no tengamos esa ortografía aprobada, se daban por válidas todas las propuestas ortográficas que se han utilizado en el ámbito literario. En ese punto, en el de conseguir la ortografía normativa se está trabajando desde hace algún tiempo.

¿Algún otro proyecto?

Sí, pero las cosas van muy despacio porque somos pocos, somos 16 académicos, nos tenemos que ocupar de todo nosotros y después, económicamente tampoco es que estemos muy boyantes, porque tenemos una subvención del gobierno de Aragón de 20.000 euros y la verdad es que tampoco es para hacer grandes proyectos. Pero sí que ahora tenemos en mente y yo creo que este año lo podremos empezar a implementar es el del un corpus textual del aragonés y del catalán, que abarque textos de todas las épocas. Ese es uno de los primeros que tenemos que llevar adelante porque de ese corpus textual se nutrirá después cualquier obra de tipo normativo que queramos realizar, sea un diccionario o una gramática, sobre todo en el caso del aragonés.

¿Sería bueno enseñar aragonés en todas las escuelas?

Sería bueno que el aragonés y el catalán se enseñaran en todas las escuelas, en todos los institutos, en todos aquellos centros ubicados en los territorios en los que tradicionalmente se ha hablado aragonés y se ha hablado catalán. Qué después se pudiera ofrecer también a otros centros de enseñanza, fuera de esos ámbitos, en el caso del aragonés, pensamos que es el norte de la provincia de Huesca, o como mucho hacia la zona media de la provincia de Huesca, pero que después se pudiera ofrecer o incluso del catalán en toda la comunidad, ya sé que es algo hipotético pero sería bueno, claro que sí, que cualquier aragonés pudiera tener acceso a esas otras dos lenguas que también son propias de este territorio y no solo el castellano que lo tenemos que aprender de forma oficial y reglada si no que cualquier alumno pudiera aprender también esas otras dos lenguas, claro que sería bueno, pero es un desiderátum. Pero desde luego debería estar presente esa enseñanza y bien asentada, debería ser en las zonas en las que históricamente se hablaba aragonés y catalán.

En nueve localidades hay centros bilingües de aragonés y catalán. Ese sí que es un avance.

Lo que se está ofreciendo actualmente es enseñanza optativa de aragonés y catalán en los centros educativos y hay algún proyecto de enseñanza bilingüe, son poquitos pero los hay. Son pasos los que se van dando y van en la línea deseada para poder afianzar, por lo menos la enseñanza y de cara al futuro el uso de esas dos lenguas. Ojalá en algún momento esas dos lenguas pudieran ser lenguas cooficiales en nuestra región, que ese es uno de los inconvenientes con los que nos encontramos, tanto la Academia Aragonesa de la Lengua como el propio Gobierno de Aragón cuando se quieren desarrollar políticas lingüísticas. La situación es distinta de la que hay en otras comunidades autónomas en las que las lenguas propias son cooficiales y aquí no y es un inconveniente, es una traba con la que nos encontramos y no nos permite avanzar como nos gustaría.

La palabra no es miedo, pero ¿teme que tras las elecciones, según quien gobierne haya un retroceso en políticas lingüísticas?

Ese es un peligro que existe y ya hemos tenido en la comunidad la experiencia que con los cambios de Gobierno la política lingüística se ha desarrollado de una manera de otra. Confiamos en que independientemente del gobierno que haya la Academia Aragonesa de la Lengua pueda desarrollar su trabajo. Cierto es que no es lo mismo contar con uno próximo, afín, con el que podamos colaborar abiertamente, que contar con uno que no tenga esa disposición a colaborar con la Academia. Es cierto que hemos tenido en las Cortes peticiones de que se eliminen los institutos, que se eliminen los académicos… a veces una cosa es lo que se pueda decir en un momento dado y otra cosa es gobernar y a la hora de gobernar quizá las cosas se vean de otra manera. Vamos a confiar en eso, que el Gobierno que sea esté por la labor y esté en disposición de apoyar el trabajo de la Academia Aragonesa de la Lengua.

¿Cómo conmemora el presidente de la Academia el Día de la lengua materna?

Como he dicho, como somos pocos, a la hora de poder hacer cosas más visibles en un día como este pues es francamente difícil. Sin embargo, como es natural, es un día importante para la Academia porque se hace visible la realidad lingüística de nuestra región poniendo en valor el aragonés y el catalán que a lo largo del resto del año quizá no se consigue y este martes asistiré a la entrega de los premios literarios en aragonés y en catalán del Gobierno de Aragón en representación de la institución que dirijo.

Suscríbete para seguir leyendo