EL MERCADO LABORAL

UGT y la "osadía" de decir que falta mano de obra en Aragón

La organización sindical denuncia que tan solo 1 de cada 100 ofertas de trabajo se queda sin cubrir, algo que contradice las reclamaciones de los empresarios | El informa anual del mercado de trabajo de UGT Aragón recoge que en 2022 había 7.000 afiliados más a la Seguridad Social que en 2021, algo que choca con los datos publicados por la EPA

La construcción es uno de los sectores donde más denuncian los empresarios que falta mano de obra.

La construcción es uno de los sectores donde más denuncian los empresarios que falta mano de obra. / Jaime Galindo.

Algo falla en la relación entre la oferta y la demanda del mercado laboral. Y no solo en la práctica, sino también en la forma de cuantificar esa brecha. Los empresarios de diversos sectores denuncian desde hace tiempo la escasez de mano de obra en los oficios tradicionales: el transporte, la construcción o la hostelería. Sin embargo, según advirtió ayer el sindicato UGT Aragón, los datos del Instituto Nacional de Estadística no están reflejando esta reivindicación empresarial. «Casi podríamos hablar de osadía cuando se habla de que faltan trabajadores», ha asegurado Daniel Alastuey, el secretario general de UGT en Aragón, en la presentación del Análisis del mercado laboral de Aragón en 2022 que elabora el sindicato. 

«Debemos rechazar esa idea de que faltan trabajadores cuando en Aragón hay cerca de 60.000 parados", ha señalado Alastuey, porque «no hay ofertas de trabajo que certifiquen la existencia de esos puestos vacantes». No obstante, sí ha reconocido Alastuey que la escasez de mano de obra se produce en algunos sectores muy especializados. ¿La solución? «Podrían mejorar esas condiciones para atraer a los potenciales empleados», porque las de sectores como la hostelería «no son puestos de difícil cobertura». Según UGT, el índice del INE que mide este fenómeno se encuentra a finales de 2022 en el 0,53% en Aragón y en el 0,70% en España. Es decir, menos de una oferta de trabajo de cada 100 no encuentra trabajadores que la cubran.

Esta es una de las conclusiones del informe de UGT Aragón, pero no la única que ha llevado la contraria a las sensaciones e informes publicados hasta ahora. Según los datos recogidos por el sindicato, que da mayor credibilidad a las cifras de afiliados a la Seguridad Social, el mercado laboral en Aragón cerró 2022 con 7.027 puestos de trabajo más que en 2021, lo que supone un incremento interanual del 1,20%, lo que choca de forma frontal con los datos publicados en la última Encuesta de Población Activa (EPA), que señalaba una pérdida de 5.000 ocupados en el mismo periodo de tiempo.

En cualquier caso, el crecimiento del empleo en Aragón se sitúa justo a la mitad que en la media española (2,40%), si bien debe destacarse que la comunidad no necesitaba recuperar su mercado laboral de la caída sufrida en la pandemia en otros puntos de la geografía española, como Baleares.

De este modo, Aragón cerró 2022 con 591.888 afiliados a la Seguridad Social, una cifra que, estudiada en el flujo durante el último año, deja entrever el enfriamiento del crecimiento económico durante el segundo semestre de 2022. El empleo crecía al ritmo del 4% y cerró el año en el 1,2%, una tendencia que Alastuey cree que se replicará durante los primeros meses de 2023.

La última EPA reflejaba una enorme caída de la ocupación en el sector de la construcción, pues se hablaba de 12.000 empleos menos en el sector. Sin embargo, según los datos publicados por la Seguridad Social, en 2022 hay 832 trabajadores más en la construcción que durante el año anterior. La cifra de cotizantes creció de forma considerable (un 15%) en la población entre 16 y 19 años, mientras que en la franja de los 35 a los 49 años sufrió una caída del orden del 3%, aproximadamente. 

Sin embargo, el salario vuelve a estar en el centro del conflicto. Según ha explicado Alastuey, justo antes del crack financiero de 2008 la remuneración de los asalariados aportaba un 48% del PIB en España, pero ahora esa cifra se sitúa en el 45%, lo que evidencia que «no se han recuperado las cifras de empleo ni el poder adquisitivo de los trabajadores». El salario pactado en convenio aumentó un 2,8% en Aragón en 2022, pero la tasa de inflación anual alcanzó el 8,4%, por lo que la pérdida de capacidad de compra superó los cinco puntos porcentuales. «Queda mucho por recuperar», ha dicho Alastuey, que auguró «conflictos» si no se recupera ese volumen monetario perdido por los trabajadores. Pese a ello, desde el sindicato manifiestan que Aragón «mantiene un sistema laboral y salarial más igualitario (con menos trabajadores en los extremos) que el conjunto del país».

Incidió Alastuey en que nada ha tenido que ver la recuperación económica tras la crisis pandémica con las medidas adoptadas tras el batacazo de 2008. Y aquí entra en juego la reforma laboral firmada en 2021 entre los agentes sociales y el Ministerio de Trabajo que lidera Yolanda Díaz. «Es innegable que ha tenido un impacto positivo y que estamos cambiando la mentalidad de las empresas en lo que a filosofía del despido respecta», ha señalado el líder sindical, para destacar a continuación que la entrada en vigor del nuevo marco normativo ha hecho que la contratación indefinida se multiplique por tres, pasando del 10% al 35% actual.

Las tendencias del mercado laboral

El paro de larga duración sigue siendo una constante en el mercado laboral aragonés, con una mayor incidencia entre las mujeres. El 40% de las paradas lleva un año o más en paro, mientras que este porcentaje alcanza el 35% entre los hombres.

Además, esa fiebre por el teletrabajo que comenzó con la pandemia y que parecía que iba a estabilizarse no ha mantenido tales expectativas, pues tan solo el 10% de los trabajadores utiliza esta modalidad de forma ocasional.