Entrevista | BENITO TESIER Presidente de la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ

"El Metal necesita un convenio flexible ante un futuro incierto"

Benito Tesier, nuevo presidente de la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ).

Benito Tesier, nuevo presidente de la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ). / JAIME GALINDO

Benito Tesier (Zaragoza, 1968), referente del sector automovilístico de Aragón, se pone al volante de la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ), un sector que está formado por 4.800 empresas, 9.500 autónomos y casi 70.000 empleados en la provincia. La patronal lo eligió este jueves como presidente en una asamblea general, en sustitución de Javier Ferrer. Es director general de Brembo desde hace más de 25 años, presidente del Cluster de Automoción de Aragón y vicepresidente de Sernauto.

¿Cómo está el sector del Metal?

Está robusto y fuerte por la labor realizado en todos estos años por las empresas. Se ha conseguido superar la tormenta perfecta: en 2020 una pandemia, inmediatamente después la crisis energética, la de materias primas, la de logística, la de costes de contenedores marítimos, la inflación, el aumento de los costes de los créditos y los laborales... Después de todo esto seguimos aquí. Si ha puesto a prueba la fortaleza del sector con muy buena nota. Eso no quita para que seamos prudentes y estemos preocupados y ocupados con el futuro porque vivimos momentos convulsos.

¿Qué es lo que más preocupa?

Principalmente que estamos en una competitividad global. Al mismo tiempo que estamos viviendo una transformación digital y tecnológica que está afectando a todos los sectores. Este es el gran reto que tenemos que salvar. Vamos a tener que buscar la excelencia con la mejora continúa. Todo esto hay que hacerlo, no solo mejorando la calidad del empleo, sino incrementándolo. Sería lo ideal. El contexto no es fácil:_hay una inflación dura. Tememos que antes o después perjudique al consumo de las familias.

Viene del sector del automóvil, ¿por qué ha decidido dar el paso que coger el volante de la FEMZ?

Presido un comité ejecutivo formado por grandísimas empresas y profesionales que en la mayoría de los casos son continuidad de la anterior. No está al frente el automóvil, sino todo este equipo.He dado el paso muchos matices personales y profesionales. Pertenezco a una familia empresaria de Aragón. Mi padre fundó la empresa en los años 60 y luego hemos evolucionado a ser accionistas y socios de una multinacional como Brembo. Por mis venas corre la empresa y la parte del Metal todavía más. En la parte profesional, creo que vivimos momentos complejos que requieren de un sacrificio de aquellos que estamos involucramos con el sector. Además está una relación excelente con Javier Ferrer. En el momento que me planteó la idea de un relevo ordenado y ser presidente, acepté el reto.

«Estoy seguro de que Aragón tendrá a corto plazo la fábrica de baterías y será gracias al factor diferencial de las energías renovables»

Casi sin tiempo para aterrizar, va a tener que negociar el gran convenio colectivo del sector.

Afortunadamente la FEMZ cuenta con un gran equipo profesional con una excelente relación con los representantes sindicales. La labor que se ha conseguido realizar entre los agentes sociales y el Gobierno de Aragón ha sido excelente y eso se traduce en una paz social, que no solo nos ha generado un entorno competitivo, sino que ha sido un elemento fundamental para atraer empresas. Hoy la sociedad no entiende los conflictos internos. Los retos deben de ser otros. En 2023 debemos tener una capacidad máxima de dialogar hasta el infinito antes de llegar al más mínimo conflicto. Ambos interlocutores tenemos que tener sentido de la responsabilidad. Hay muchas más cosas que no unen de las que nos separan.

Los salarios del sector subirán de golpe un 8,5% por la cláusula de revisión del último convenio, ¿ha escocido esto en las empresas?

Es una subida importante. Hay remontarse mucho en el tiempo para ver un alza de este tipo. Pero es cierto a su vez que las empresas han de ser valientes para repercutir esos impactos negativos a sus canales de valor. Lo que ocurre que todas las empresas no tiene el mismo tamaño y fuerza a la hora de trasladar esos impactos. Hay que estar atentos de situaciones complicadas por un efecto sándwich, en el que no puedes trasladar los mayores costes al cliente. Ahí habrá que hacer un nuevo trabajo para ayudar a este tipo de empresas. Las multinacionales también tienen que ser solidarias y no presionar a los proveedores hasta ponerlos en peligro.

«Ambas partes debemos dialogar hasta el infinito antes de llegar al más mínimo conflicto»

¿Qué ofrecerá a los sindicatos?

Estamos en el comienzo de la negociación. No puedan avanzar nada. Pero el futuro es incierto. Hablamos de inflación, pero no sabemos si vendrá una deflación. Debemos ser creativos ambas partes para adaptar nuestro futuro a los acontecimiento. En lugar de marcarnos acuerdos rígidos, tienen que ser flexibles y con capacidad de adaptación al escenario que surja. Hay que anticiparse. Actuar con responsabilidad para gestionar el presente pero vigilando el futuro para adaptarnos rápidamente a los cambios.

¿Seguirá al frente del clúster del automóvil?

Mi mandato en el clúster termina en junio de 2024. Tenemos todavía un año por delante. En este caso, hemos cerrado un año muy bueno, hemos crecido mucho en asociadas y acciones y recientemente plantea a mi junta directiva el volver a realizar un plan estratégico porque ha cambiado mucho el escenario y generar una nueva gobernanza y junta directiva para estos próximos cinco años a partir de 2024. Acataré las decisiones que tomemos. Me gustaría hacer un relevo ordenando y siguiendo en una figura pues de vicepresidente, un rol que me permita seguir ayudando a la gestionar la entidad. En este sentido, los clústeres son perfectamente compatibles con las organizaciones, realizan una labor diferente. Debemos ser creativos en el futuro, unir sinergías y tener mucho diálogo entre nosotros.

¿Qué retos se marca al frente de la patronal del Metal?

Tenemos un reto que va más allá de la negociación colectiva, como es trasladar a la sociedad la importancia que tiene el emprendimiento. Recuperar la imagen de empresa, que ha sido denostada, por la aportación que hacen a la sociedad. Creo que los jóvenes han perdido ese entusiasmo por emprender en términos generales. Hemos caído en una especie de conformismo. Sí que tenemos la suerte de contar con nuevas generaciones que vienen con una digitalización mental muchos mayor que las precedentes. La federación tiene que pasar de esa relación clásica de un mundo endogámico empresarial a abrirse a la sociedad. Afrontar los retos digitales y ayudar que los jóvenes se formen adecuadamente. Se habla mucho que falta mano de obra, pero creo sobra, lo que hace falta es una mano de obra cualificada y debidamente formada para los restos del futuro.

¿Llegará a Aragón la ansiada fábrica de baterías?

Soy un convencido de que sí y antes de lo que en su día pudimos llegar a pensar cuando perdimos el proyecto de Volkswagen. Creo que ocurrirá en un plazo relativamente corto. Y pasará porque cuenta con uno de los factores diferenciales a nivel europeo para este tipo de inversiones: la capacidad de generación de energías renovables. Eso además de otros valores como el territorio, el magnifico ecosistema de automoción, la paz social o la ubicación estratégica. 

Suscríbete para seguir leyendo