Las pymes y autónomos del transporte en Aragón cuentan desde el pasado mes de enero con un nuevo altavoz para hacer oír sus reivindicaciones hasta ahora olvidadas. Tradime Aragón, la asociación de referencia en la comunidad para los pequeños y medianos empresarios y verdaderos autónomos del transporte de mercancías, se ha unido a otras asociaciones del transporte de Navarra, Galicia y Burgos, para formar Pymetrans Alianza

Esta nueva federación de asociaciones territoriales representa una flota de 13.000 vehículos y estará presidida en sus dos primeros años por el presidente de Tradime Aragón, José Antonio Moliner.

Pymetrans Alianza nace para defender los derechos del sector del transporte y dignificar la profesión, así como para buscar un futuro mejor para las nuevas generaciones. Para ello, han fijado cuatro objetivos para los próximos años (2023-2025). 

Cuatro grandes retos

Facilitar el acceso a la profesión, combatir la competencia desleal y el dumping social, promover el reconocimiento de las enfermedades profesionales y evitar duplicidades con el Comité Nacional de Transporte, son los principales retos de esta alianza.

El presidente de Tradime Aragón, José Antonio Moliner, explica que el transporte de mercancías por carretera está compuesto actualmente por un elevado número de autónomos y pymes. Por esta razón, «los transportistas necesitamos vernos representados y esta federación sirve para hacer un llamamiento para unirnos y conseguir nuestros objetivos», señala Moliner.

La nueva alianza permitirá unir al sector y servir de herramienta e interlocutor con la administraciones, para defender los verdaderos intereses de los profesionales del sector del transporte de mercancías.

Estacionamientos

A escala local, Tradime Aragón también mantiene vivas otras reivindicaciones como la seguridad de las zonas de estacionamiento de camiones ante el aumento de robos y los problemas de espacio que presentan algunos aparcamientos en entornos cercanos a la capital aragonesa.

En este sentido, la entidad ha solicitado una reunión con el Gobierno de Aragón, titular de los suelos del Párking Norte de la Expo, para poder habilitar un espacio de aparcamiento para los vehículos pertenecientes a Tradime, ampliable en un futuro a otros transportistas.

Zaragoza dispondría así de un gran párking público de camiones de hasta 250 plazas sin causar molestias en zonas residenciales y con máximas garantías de seguridad.

«La iniciativa permitiría cumplir con la actual normativa de descanso fuera de cabina, lo que generaría un importante impacto económico en la ciudad, y daría respuesta a una vieja reivindicación de Tradime», afirma Moliner, que indica que de momento no han recibido respuesta por parte del Ejecutivo autonómico.