SANIDAD

El Hospital San Juan de Dios de Zaragoza se une al proyecto ‘Flebitis Zero’

La iniciativa desarrolla un protocolo de cuidados de los accesos venosos para aumentar la seguridad del paciente / El centro hospitalario es el primero de Aragón en participar en este proyecto multicéntrico

La coordinadora de Enfermería de la Unidad de Agudos y responsable del proyecto, Irene Aznar, y las enfermeras Patricia Peñalver y Marta Barea.

La coordinadora de Enfermería de la Unidad de Agudos y responsable del proyecto, Irene Aznar, y las enfermeras Patricia Peñalver y Marta Barea. / HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Con el objetivo de gestionar de la manera más eficaz y segura el patrimonio venoso de los pacientes, el Hospital San Juan de Dios de Zaragoza se ha unido al proyecto ‘Flebitis Zero’, que persigue desarrollar un protocolo de cuidados de los accesos venosos para aumentar la seguridad del paciente. El centro hospitalario es el primero de Aragón en participar en este proyecto multicéntrico, liderado por enfermeras de todo el ámbito nacional.

La flebitis, o inflamación de la capa interna de la vena cuyo origen puede ser mecánico, químico o infeccioso, constituye el factor de riesgo extrínseco de infección, relacionada con la asistencia sanitaria, más frecuente. Según la página oficial para su vigilancia, control y seguimiento, en España se registran más de 20 millones de catéteres periféricos anuales y los efectos adversos, como la flebitis, constituyen el 12’9%.

Precisamente, con esta situación, el equipo de Enfermería del Hospital San Juan de Dios de Zaragoza apostó por revisar e implantar un protocolo único que, valiéndose de la Enfermería Basa en Evidencia (EBE), ayudase a garantizar un acceso venoso seguro, eficaz y mínimamente agresivo para el paciente, además de prevenir y reducir los eventos adversos e incidentes relacionados con estos procedimientos.

“El cuidado del patrimonio venoso de nuestros pacientes es fundamental si tenemos en cuenta el perfil del paciente tipo de nuestro centro, ya que en ocasiones no tenemos muchas opciones para la canalización de estos accesos venosos, por eso, cada pinchazo que les ahorremos va a suponer un beneficio para ellos”, manifiesta la coordinadora de Enfermería de la Unidad de Agudos y responsable del proyecto, Irene Aznar.

El hospital creó en 2021 un grupo de trabajo liderado por enfermeras expertas sobre accesos venosos, quienes llevan trabajando desde entonces en la actualización de protocolos, implantación de nuevas herramientas informáticas que permitan la digitalización y, por tanto, la explotación de los registros, así como tareas de divulgación y formación en buenas prácticas enfermeras relacionadas con estos procedimientos técnicos.

Un catéter.

Un catéter. / HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS

La incorporación del centro al proyecto ha requerido que el Hospital comunicara a los coordinadores del programa nacional una medición basal de la tasa de incidencia de flebitis asociada a catéter venoso periférico (CVP). No obstante, previo a la propia inclusión, el centro hizo un estudio piloto para valorar el punto desde el que partía: lo llevó a cabo la Unidad de Agudos en septiembre de 2021 con una muestra de más de 200 CVP. Con esta fotografía basal, y tras varias modificaciones que permitieran una explotación masiva de las variables necesarias para participar, el nuevo procedimiento de registro se extrapoló a todo el hospital con una tasa de implantación que rozaba el 100%.

Una tasa del 3%

Durante enero de 2023 llegó el momento del simulacro de participación, acordado con el equipo de ‘Flebitis Zero’, y durante 15 días consecutivos se llevó a cabo el mismo con resultados “muy positivos”, ya que la tasa de flebitis recogida se mantuvo alrededor del 3% (según la Nursing Infusion Society, la tasa aceptable se sitúa en el 5%). “Los accesos venosos están muy cuidados, trabajamos en equipo haciendo hincapié en conservar solo aquellos que son necesarios y se hace una valoración exhaustiva si se pierden”, explica Aznar.

Por otra parte, desde el equipo de Enfermería reconocen que la implantación de estos protocolos a nivel transversal tiene como objetivo “unificar la metodología de trabajo y, de esta manera, minimizar la variabilidad en la inserción y mantenimiento de catéteres”. “Trabajar de forma unida también le da valor a los resultados de futuros estudios o investigaciones que puedan proponerse en este campo y abre la puerta a comparativas con mayor rigor científico”, añade la coordinadora de Enfermería de la Unidad de Agudos.

Con la anexión del Hospital al proyecto, el centro analizará de forma sistemática la incidencia de flebitis asociada a catéter venoso periférico (CVP) con el objetivo de disminuirla, además de documentarla y categorizarla, según su etiología. Así, se estará promoviendo y reforzando la cultura de la seguridad en las unidades de hospitalización, que se traduce en una reducción de infecciones y otros efectos adversos.