El Departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda ha impulsado, a través de Suelo y Vivienda de Aragón, la enajenación, mediante permuta a cambio de entrega de inmuebles, de un solar situado en el distrito zaragozano de Valdefierro, junto al Buen Pastor, que es propiedad del Gobierno de Aragón y que está calificado para la edificación de VPA. En este sentido, el consejero del ramo, José Luis Soro, ha destacado el impulso del Ejecutivo autonómico a la ampliación del parque público de vivienda de alquiler.

La licitación se inició en el verano de 2022 y la empresa Grupo LOBE fue la adjudicataria, con un proyecto de construcción de 323 viviendas de VPA, de las que 56, ubicadas en un mismo edificio, se cederán al Gobierno de Aragón.

Este edificio se incluirá en el parque público de vivienda de alquiler social o asequible, contará con zona comercial y las viviendas contarán también con garaje y trastero. El inmueble se proyecta en planta baja y cinco alturas, asimismo, dos de las viviendas estarán adaptadas para personas con movilidad reducida.

El precio de la enajenación correspondiente a estas 56 viviendas es de 10.665.027,62 euros y se ubicarán en la primera fase cuyas obras comenzarán a finales de este año o principios del próximo y con un plazo de ejecución de dos años.

Un proyecto para movilizar suelo yermo

José Luis Soro, ha destacado que "con este nuevo modelo de cesión del suelo a cambio de vivienda se está logrando movilizar el suelo público destinado a VPA que permanecía yermo, "además de aumentar el parque público de vivienda sin que el Departamento tenga que promover".

Soro ha recordado que con los presupuestos actuales, "resulta imposible construir proyectos de esta envergadura así que esta fórmula es muy eficaz para lograr el objetivo, aumentar el parque público para ofrecer alternativa de alquiler a determinados colectivos que tienen difícil acceso al alquiler en mercado libre, como los jóvenes".

Otra virtud de este modelo es que "se reactiva la construcción de VPA en general, la incorporación de más vivienda en el mercado, lo que permite que los precios también se moderen". Los inmuebles que se entregarán a Suelo y Vivienda de Aragón corresponderán a dos tipologías de 90 metros cuadrados, con 56 garajes vinculados de 25 metros cuadrados y 56 trasteros vinculados de ocho metros cuadrados.

El edificio proyectado por el Grupo Lobe contará con la calificación energética A, lo cual garantiza a los futuros usuarios un consumo de energía casi nulo. Una cuestión muy importante que ha destacado el consejero Soro ya que "supone que las personas que accederán a estos alquileres no tendrán que hacer un sobreesfuerzo económico para alcanzar cuotas de confort en casa ni enfrentarse a los elevados precios de la energía". Este edificio está preparado también para abastecerse de electricidad a través de energías renovables.

Apuesta por los nuevos modelos de vida

Por otra parte, José Luis Soro ha destacado la importancia de que el parque público de vivienda se nutra de viviendas de nueva construcción. Por un lado, porque incorporan las nuevas tecnologías y son más confortables y porque tienen garantizada una durabilidad sin necesidad de intervención.

También porque están pensadas para las necesidades actuales de la sociedad. En este caso, se trata de viviendas en las que se crea un amplio espacio de salón-cocina-comedor y que cuentan con amplias terrazas, pensando en aquellas personas que durante un tiempo o de manera continua realizan teletrabajo.