La Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) va a dar un nuevo paso para avanzar hacia una movilidad más sostenible y descarbonizada. Repsol va a poner en marcha en las próximas semanas un surtidor de diésel renovable 100% en la estación de servicio que tiene en este complejo –ubicada en la avenida Diagonal, 22–, que se convertirá así en el primer polígono industrial de España especializado en la distribución y el transporte donde será posible repostar este biocombustible, producido a partir de residuos orgánicos. También será una de las primeras gasolineras del país en ofrecer el producto, por el que está apostando fuertemente la empresa energética para progresar en su objetivo de convertirse en una compañía cero emisiones netas en 2050.

En concreto, el de Plaza será el tercer establecimiento de la petrolera en España y el cuarto en la península Ibérica que dispone de este carburante de cero emisiones netas. Los tres primeros están ubicados en el mercado de Mercamadrid (Madrid), Esparraguera (Barcelona) y Alcochete (región de Lisboa). La compañía ha apostado ahora por este polígono zaragozano por su carácter estratégico al estar situado en un cruce de caminos por donde discurren algunos de los principales corredores de tráfico de mercancías por carreteras, explicaron fuentes de Repsol.

La principal ventaja de su uso es que pueden utilizarse en vehículos actuales sin necesidad de realizar modificaciones en los motores ni en las infraestructuras de distribución y de repostaje ya existentes. El suministro del diésel renovable en Plaza será una realidad antes del verano y estará dirigido a clientes profesionales que cuenten con acuerdos con Repsol, pero en un plazo breve de tiempo también estará disponible para todos los clientes.

LA LUCHA POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

Los combustibles renovables son aquellos que se producen a partir de materias primas renovables. Son cero emisiones netas y, por tanto, garantizan una contribución efectiva a la lucha contra el cambio climático. Concretamente, los biocombustibles avanzados se fabrican a partir de residuos orgánicos como aceites vegetales usados, grasas animales y residuos agrícolas y forestales que no se destinan a la alimentación. Asimismo, los combustibles sintéticos se obtienen a partir de CO2 capturado e hidrógeno renovable.

La compañía cuenta con un ambicioso plan de expansión para cubrir las principales ciudades y corredores de transporte de la península Ibérica. Su objetivo pasa por cerrar el año con 50 estaciones de servicio que sirvan combustible renovable. El nuevo producto se enmarca en la estrategia multienergía de la compañía, que cuenta actualmente con amplia oferta de movilidad eléctrica, compartida (Wible) y otros carburantes alternativos para las diferentes versiones de vehículos con motor de gas (GLP, GNC o GNL) o la gama Neotech.

Competición deportiva

Desde julio de 2022, la petrolera que lidera Josu Jon Imaz ha suministrado diésel renovable a clientes profesionales del sector del transporte de mercancías, así como compañías del transporte colectivo de personas y de maquinaria profesional. Precisamente, el grupo aragonés Sesé anunció la semana pasada que ha comenzado a utilizar en sus operaciones logísticas el primer duotráiler (camión con doble remolque) propulsado por ese biocombustible, con el que logra reducir las emisiones netas de CO2 por trayecto hasta un 90%. El proyecto ha sido impulsado junto a Repsol, Volkswagen Navarra y Scania.

En deportes del motor, está desarrollando combustibles renovables para el equipo de MotoGP de Repsol Honda para cumplir con el mandato de usar un 40% combustible renovable a partir del 2024 y 100% en 2027. La compañía ya ha suministrado combustible renovable a competiciones de gran calado como el Rally Dakar, donde Isidre Esteve logró completarlo en su totalidad con un 75% de combustible renovable, y la Fórmula 4 francesa, la primera competición de monoplazas en utilizar un combustible de origen 100% renovable.

Para Repsol, la competición deportiva del motor es un «excelente banco de pruebas» de estos carburantes más sostenibles, ya que permite extraer aprendizajes «en las condiciones más exigentes», con el fin de «ponerlos a disposición de nuestros clientes en el día de mañana».

«Este lanzamiento ejemplifica, una vez más, nuestro compromiso con la descarbonización del transporte, del que queremos hacer partícipes a nuestros clientes», apunta en un comunicado el director general de Cliente de Repsol, Valero Marín. «Seguimos dando pasos decididos para liderar la apuesta por los combustibles renovables en la Península Ibérica», agregó.

Para descarbonizar la movilidad, Repsol apuesta por un modelo energético que combina la electrificación, los combustibles renovables y el hidrógeno. «Todas las soluciones energéticas deben tomarse en cuenta para garantizar el suministro y reducir las emisiones de la forma más rápida y eficiente posible», sostiene desde la empresa.