patrimonio

Aragón pone en el mapa 795 fuentes y manantiales, el 14% afectadas por nitratos

En el proyecto de ciencia FuenAragón han participado unas 300 personas de manera individual además de casi 900 estudiantes de 37 centros escolares de toda la comunidad

Fuente de Bergosa (Huesca), uno de los manantiales 'inventariados' por el proyecto de ciencia ciudadana.

Fuente de Bergosa (Huesca), uno de los manantiales 'inventariados' por el proyecto de ciencia ciudadana. / GOBIERNO DE ARAGÓN

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

El proyecto de ciencia ciudadana FuenAragón, desarrollado por el Centro de Tecnología Agraria (CITA), el Instituto Pirenaico (IPE) e Ibercivis, ha finalizado con un total de 795 fuentes y manantiales de Aragón caracterizadas tanto geográfica, hidrológica, etnológica como ambientalmente, y el 14% de las cuales están afectadas por nitatos. En la iniciativa han participado cientos de personas, 300 ciudadanos de manera individual además de casi 900 estudiantes de 37 centros escolares de toda la comuniad.

Los participantes en el proyectos realizaron visitas de campo para su caracterización, geolocalización, medida del caudal del agua, análisis de los nitratos mediante el uso de tiras reactivas y catalogación de la biodiversidad.

Según las conclusiones del informe realizado acerca de la calidad de las aguas de las fuentes, hay 112 fuentes (un 14% de las muestreadas) que presentan valores por encima de los 25 mg/L, límite a partir del cual se considera que ese curso de agua está afectado por los nitratos. Sin embargo, al ser muestreos realizados en los puntos de surgencia y afloramiento de masas de agua subterráneas, dichos valores también pueden discutirse en base a la normativa de estos tipos de masas, por lo que habría 85 surgencias (11% de las muestreadas) por encima de ese límite, informa el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

Fuente del Sariff, en La Puebla de Híjar (Teruel).

Fuente del Sariff, en La Puebla de Híjar (Teruel). / CITA

Datos comparados

Los resultados de FuenAragón serán cotejados con los de contaminación de los acuíferos correspondientes y usos de suelos -información procedente de la Confederación Hidrográfica del Ebro- para establecer patrones y correlaciones espaciales.

Las fuentes se han clasificado en 5 tipos: Directamente del suelo o roca –manantial–; Modificado ligeramente con caño o teja que recoge el agua; Canalización cerrada con cemento sobre sustrato natural o semi-natural; Canalización cerrada con cemento sobre sustrato artificial; y ros -sin definir.

En cuanto al estudio etnográfico, se han llevado a cabo 58 encuestas online de voluntarios y voluntarias de 36 municipios diferentes y se han realizado 91 entrevistas personales que han permitido llevar a cabo un catálogo documental etnográfico en el uso de 96 fuentes singulares en 79 municipios de Aragón estrechamente vinculados a la vida de esas poblaciones y con un elevado valor patrimonial y/o sentimental para sus vecinos.

Entre las conclusiones preliminares se confirma que aquellas fuentes que se encuentran en los núcleos de población o cerca de ermitas en las que se ha mantenido la tradición de hacer romerías son las que mejor mantenimiento han tenido.

En numerosas ocasiones los manantiales fuera de los núcleos urbanos que han dejado de servir de suministro de agua a las poblaciones o bien se han derivado agua de riego restringiéndose su mantenimiento a este propósito o se han abandonado. Las intervenciones en los sistemas de riego, la gestión forestal de la zona o el desarrollo de la agricultura (regadíos) y ganadería intensiva en el entorno son las actuaciones antrópicas que más han influido, en numerosas ocasiones, en la pérdida de caudal de estas surgencias, en el empeoramiento de la calidad de sus aguas y en el abandono de estas.

Los usos tradicionales que más se han perdido en los manantiales fuera de los núcleos urbanos son los medicinales (aguas sulfurosas y con propiedades curativas según las creencias locales), agua de boca para la gente que iba a trabajar al campo, abrevadero para los animales y, sobre todo, lugar de encuentro para la gente de los pueblos.

El abandono y despoblación de numerosas pedanías ha llevado al deterioro y olvido de muchas fuentes y manantiales que actuaban como punto de avituallamiento para la gente que trabajaba en el campo o para actividades como abrevaderos para el ganado o lavaderos.

Toda la información del proyecto FuenAragón se puede consultar en la web www.fuenaragon.com.