ESTADÍSTICA DEL CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL

Las denuncias por violencia machista descienden por primera vez en 5 años en Aragón

El primer trimestre refleja 1.152 casos notificados, un 3,4% menos que en 2023, y las condenas se han incrementado un 21% con la cifra más alta en 8 años 

Indicaciones de acceso en un juzgado de Zaragoza.

Indicaciones de acceso en un juzgado de Zaragoza. / EL PERIÓDICO

David López

David López

El año 2024 ha comenzado en Aragón con una disminución en el número de denuncias por violencia machista y también de víctimas, pero a la vez un incremento de condenas por estos delitos. El balance del primer trimestre del año deja en la comunidad un resultado que, siendo similar al que se ha dado a nivel nacional, concluye que se ha dado el primer descenso en los casos notificados en el juzgado de los últimos cinco años. 

Siendo cifras todavía importantes y preocupantes, ya que se dieron 1.152 entre enero y marzo, significa una reducción del 3,4%, que apenas son 40 menos que hace un año por estas mismas fechas y después de cuatro años consecutivos creciendo desde que se inició la pandemia del coronavirus.

La diferencia en este caso es que durante el primer trimestre de 2020 se dieron 708 casos (el estallido de la pandemia se dio en marzo) y en la actualidad estamos hablando de 444 casos más en esos mismos tres meses, es decir, más del 60% de incremento. Desde entonces crecieron hasta los 802 de enero a marzo de 2021, ya sin medidas como el confinamiento domiciliario que redujo obviamente los casos, o los 973 del primer trimestre de 2022. El pico más alto de la última década se alcanzó en 2023 precisamente, con 1.192 denuncias de violencia machista en la comunidad. Y ahora el 2024 comienza descendiendo mínimamente ese registro.

En esta misma línea se enmarcarían las cifras de víctimas, que según la estadística publicada ayer del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en Aragón se contabilizaron 976 víctimas durante el primer trimestre del año actual, que serían 145 menos que en el mismo periodo de 2023. Pero es que el año pasado comenzaba también con el pico más alto de la comunidad y tras cuatro años de incremento constante. Así, si en 2017 y 2018 se daban 853 y 877 víctimas de violencia de género, respectivamente, entre enero y marzo, en 2019, un año antes del covid subía a 919, y en 2020, se reducía drásticamente a 599. Durante la pandemia no dejó de crecer, pasando a ser de 672 en 2021 y 863 un año más tarde. Así que ese crecimiento constante durante cuatro años consecutivos se tradujo es en un aumento de víctimas espectacular, hasta el punto de casi se han duplicado (de 599 a 1.121). Así que ahora la disminución que se ha dado, de 145 menos en el inicio de 2024, un 14,5%, supone el primer descenso en cinco años.

Mientras, las condenas no solo han aumentado, 184 en total entre enero y marzo de 2024 y 33 más que en el mismo periodo de 2023, sino que ha marcado la cifra más alta de los últimos ocho años. De hecho, son más del doble que las 82 que se dieron en 2017 y 27 más del pico más alto registrado hasta ahora, en 2019, con 157 sentencias condenatorias. El covid no supuso un freno y aunque en 2020 bajaron a 123 y en 2021 a 116, la salida de la pandemia recuperó esa tendencia ascendente y lo elevó a 141 y un año más tarde ya eran 151. Este 2024 ha comenzado con un 21,9% más.

A nivel nacional, el primer trimestre del año ha comenzado con un descenso del número de denuncias y de víctimas de la violencia de género con respecto al mismo periodo de 2023, en lo que supone el primer descenso desde la pandemia. Los juzgados de violencia sobre la mujer registraron 45.899 denuncias presentadas por 43.580 víctimas, datos que son un 1,17 % y un 3,28 % más bajos que hace un año, respectivamente. Un leve descenso pese al que el número diario de mujeres víctimas en los primeros 91 días del año ascendió a 479 y el de denuncias, a 504.

Mientras, los juzgados emitieron un total de 15.479 sentencias, un 3,98 % más que en el mismo periodo de 2023. El 79,94 % de esas resoluciones (12.374) contenían un fallo condenatorio, lo que supone ocho de cada diez sentencias. Fueron absolutorias 3.105, el 20,06%.