Polémica

Las Cortes de Aragón admiten una comparecencia de Nolasco para hablar sobre "corrupción moral" y CHA recurre: "Es más propio de homilías"

La formación aragonesista considera que la cuestión es "completamente ajena" tanto al Gobierno de Aragón como a cualquier Estado democrático y de Derecho

El vicepresidente de la DGA, Alejandro Nolasco (Vox), en una imagen de archivo en las Cortes de Aragón.

El vicepresidente de la DGA, Alejandro Nolasco (Vox), en una imagen de archivo en las Cortes de Aragón. / Cortes de Aragón

Alberto Arilla

Alberto Arilla

No parece que la polémica vaya a abandonar las Cortes de Aragón a corto plazo. Tampoco lo hará en el último pleno ordinario antes del período estival, que se celebrará entre los próximos jueves 20 y 21 de junio. El motivo de esta nueva controversia tiene que ver con una de las comparecencias admitidas a trámite por la Mesa, en este caso, del vicepresidente primero de la DGA y consejero de Desarrollo Territorial, Despoblación y Justica, el ultraderechista Alejandro Nolasco, que «informará», a petición propia, «sobre la corrupción moral».

Una cuestión demasiado ambigua y que, según denuncia CHA, «carece de entidad material suficiente para que pueda ser engarzada en el elenco competencial» del Departamento de Nolasco. Así lo expresa en un recurso interpuesto ante la mesa de las Cortes y firmado por el portavoz del grupo parlamentario aragonesista, José Luis Soro. Además, CHA asegura que, «por motivos que ignoramos, se ha alterado el objeto de la comparecencia, sustituyendo 'hablar' por 'informar'».

Y es que, en relación a la solicitud de Nolasco admitida a trámite por la Mesa, presidida por Marta Fernández (Vox), el partido aragonesista considera que «es evidente que la corrupción moral no se circunscribe a su ámbito competencial», al tratarse de una cuestión «completamente ajena» tanto al Gobierno de Aragón como a cualquier institución. En el recurso, CHA recuerda que en los Estados democráticos y de Derecho «no hay moral oficial», típica de regímenes autoritarios como el franquista, y que el término «moralidad» es más propio de «homilías y encíclicas». Por todo ello, el grupo pide que se inadmita la iniciativa o que, en su caso, esta sea reformulada, porque de lo contrario se estaría creando un «precedente peligrosísimo».

Suscríbete para seguir leyendo