Servicios Sociales

El precio por plaza concertada para dependientes crece un 14% desde 2020 en Aragón

El Gobierno de Aragón ha publicado este viernes la orden que fija el incremento del 4,3% al importe que abona el IASS por atender a personas mayores y con discapacidad

La consejera de Bienestar Social, Carmen Susín, durante su visita a la residencia de Atades esta semana. | GOBIERNO DE ARAGÓN

La consejera de Bienestar Social, Carmen Susín, durante su visita a la residencia de Atades esta semana. | GOBIERNO DE ARAGÓN

Eva García

Eva García

La vida sube, los precios crecen y también es necesario actualizar el importe de los servicios públicos debido, por un lado, a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, que generó un importante aumento de la tasa de inflación, y, por otro, a «la escalada del precio del gas natural». El Gobierno de Aragón ha publicado este viernes la orden que fija el incremento del 4,3% del precio por plaza que el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) abona a entidades públicas y privadas por atender a personas mayores, con discapacidad, dependientes y tutelados. Ese aumento respecto del vigente tiene efecto retroactivo desde el 1 de enero de 2024 y servirá para «garantizar la viabilidad económica de los servicios prestados», según aparece en el Boletín Oficial de Aragón (BOA), aunque reconoce que en los últimos meses los precios energéticos se han moderado, pero han aumentado los precios de los alimentos y la variación del IPC.

Esa actualización de precios se da año tras año. De hecho, desde la pandemia, el precio por plaza concertada en residencias para personas mayores dependientes se ha incrementado el 14% (concretamente un 13,93) desde 2020, pasando de 52,81 euros a 60,17 euros, una cifra que asciende hasta el 23% con respecto a la última década (48,81 por plaza). En el caso de las vacantes para aquellos que tienen alteraciones graves de conducta, ha pasado de 82,05 euros a 93,48.

El aumento se debe también a la traslación a los convenios colectivos respecto a la revisión de los salarios y se aumenta en consecuencia para cubrir el incremento del coste real de los servicios. La orden marca también los precios de plazas concertadas para personas con discapacidad, que desde enero de este año ascienden a 147,57 euros en el caso de vacantes de residencia con centro de día para personas con parálisis cerebral, discapacidad intelectual grave y presencia de trastornos de conducta; de 124,49 euros en el caso de personas con trastorno del espectro por autismo grave y discapacidad intelectual asociada junto con trastornos severos de conducta; o de 49,31 euros para plazas de alojamiento en pisos tutelados o asistidos para personas con discapacidad intelectual moderada.

Para personas en riesgo de exclusión social, el precio desde el 1 de enero es de 100,62 euros frente a los 88,30 de 2020 y para aquellos que requieren medidas de apoyo para el ejercicio de su capacidad jurídica oscila entre los 83 euros en pisos de iniciación a la vida autónoma para personas con discapacidad ligera y los 100 para aquellos con discapacidad asociada a patología mental.

En el caso de las plazas para el abordaje de graves dificultades de adaptación social o familiar asciende a 157 euros; para el mantenimiento de menores en su domicilio habitual es de 20,41 euros; para el módulo de acogimiento familiar de urgencia es de 333 euros por niño al mes; y si es acogimiento temporal, de 166 euros por niño al mes.

Suscríbete para seguir leyendo