ENTREVISTA | Manuel García Castellón Juez de la Audiencia Nacional instructor del caso 'Tsunami Democràtic'

García Castellón: "Nunca se había visto que desde otras instituciones se atacara a uno de los poderes del Estado"

El juez titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, que ha llevado algunos de los casos más mediáticos de las últimas décadas, atiende a este diario pocos meses antes de jubilarse

El 'lawfare', la separación de poderes, los posibles delitos del terrorismo en el 'procés' o la renovación del CGPJ son algunos de los temas sobre los que gira la figura de García Castellón

El juez Manuel García-Castellón, este lunes antes de la entrevista con este diario.

El juez Manuel García-Castellón, este lunes antes de la entrevista con este diario. / Miguel Ángel Gracia

Alberto Arilla

Alberto Arilla

Es uno de los jueces más mediáticos de España. En su extensa trayectoria, ligada fundamentalmente a la Audiencia Nacional, ha llevado casos como 'Banesto', 'Púnica', 'Kitchen', 'Lezo', 'Tándem' (sobre Villarejo), 'Dina' o, más recientemente, el caso 'Tsunami Democràtic'. Ahora, en los últimos meses en activo antes de jubilarse en octubre, el juez Manuel García Castellón atiende a EL PERIÓDICO DE ARAGÓN con motivo de su visita a Zaragoza, enmarcada en una charla sobre el papel de la Audiencia Nacional en la democracia española organizada por Fundación Ibercaja.

Su nombre ha estado muy presente en el debate en los últimos meses y se le ha acusado desde el Gobierno de España de tomar decisiones con implicaciones políticas. ¿Existe el 'lawfare' en España?

Es una pregunta muy respetable, pero es absurdo. Cuando les ha tocado a otros, no se hablaba de 'lawfare', solo en un momento determinado. Acusar de 'lawfare' es acusar de prevaricación, lo cual es gravísimo, gravísimo. Si se comete una prevaricación que se actúe contra ese juez. 'Lawfare' ya esconde otra cosa, y eso es lo grave, que desde otras instituciones del Estado se ataque a uno de los tres poderes. Eso es lo que nunca se había visto.

En el caso del Tsunami Democràtic, la Oficina Federal de Suiza dijo hace unos días que no veía indicios de terrorismo, al menos en base a su legislación. ¿Sigue pensando que en el 'procés' hubo actuaciones terroristas?

No puedo opinar, lógicamente, sobre lo que hago, pero me remito a lo que se ha escrito en los autos judiciales. El hecho de que la Oficina Federal suiza diga algo... Para empezar, examina los asuntos y los reparte a un juez de Suiza, y ve si tiene sentido o no esa orden de investigación o esa comisión rogatoria. Según la legislación española, con la reforma de 2015, hay un tipo de terorrismo determinado que no hay en Suiza. Dicho esto, Suiza es uno de los firmantes de la convención contra el terrorismo. Pero no voy a entrar en más.

Una de las cuestiones más polémicas ha sido la posible inclusión de Puigdemont en esos posibles delitos de terrorismo.

Eso está en manos del Tribunal Supremo. Se le remitió, se aceptó, y ahí está.

En relación a la ley de amnistía. ¿Considera que existen obstáculos para aplicarla a algunos delitos relacionados con el 'procés'?

La opinión de los fiscales del Supremo es pública, pero no quiero meterme en ello, lógicamente.

Como juez de garantías de la Fiscalía Europea, ¿va a tener un papel relevante en las investigaciones del caso Koldo y sobre Begoña Gómez?

La Fiscalía Europea es la que hace la investigación, mientras que el juez de garantías solo está para eso, para establecer garantías cuando lo que se pide por la fiscalía es la restricción de derechos determinados. Por ejemplo, prisiones, intervención de correos electrónicos, de llamadas telefónicas... Hasta ahí.

"Es intolerable que el CGPJ siga sin renovarse"

Manuel García Castellón

Por lo tanto, ¿puede tener un papel relevante?

Es lo que acabo de decir.

En relación a la macrocausa contra el comisario Villarejo, en la que se desestimó el delito de cohecho, ¿cree que puede correr peligro tras esa primera sentencia?

En relación a lo que ha hecho la Sala de lo Penal o el Tribunal de Apelación no puedo meterme. Yo sé lo que hice yo, y ahí está. No puedo entrar en más.

El Consejo General del Poder Judicial lleva cinco años y medio con el mandato caducado. ¿Debería haber otro tipo de sistema para que no se repitan situaciones así?

Evidentemente, es intolerable que siga sin renovarse. Por otra parte, es verdad que el sistema de elección de los vocales del CGPJ, a excepción del primer consejo de Federico Sainz de Robles, ha estado politizado, porque se eligen exclusivamente de forma política por el Congreso y por el Senado. Lo cual, en principio, no tiene porqué estar mal, pero ha habido alguna disfunción a lo largo del tiempo que ha hecho que esté en solfa continuamente. Naturalmente, es muy malo para el poder judicial, porque las actividades jurisdiccionales de los jueces quedan en sospecha y eso no es bueno. Por lo que habrá que introducirle, porque así lo aconsejó Europa además, modificaciones, que son imprescindibles.

El juez García-Castellón, en un momento de la entrevista con este diario.

El juez García-Castellón, en un momento de la entrevista con este diario. / Miguel Ángel Gracia

Después de su trayectoria, ¿qué le parece que los dos grandes partidos no sean capaces de ponerse de acuerdo en esto?

Como parten de perspectivas distintas de donde se quiere llegar, el acuerdo es difícil. Unos quieren que se cambie el sistema y otros no tanto. Por eso se acudió al comisario europeo, precisamente. Aunque sin mucho éxito.

El hecho de necesitar de un agente externo para un asunto que atañe a la salud democrática del país, ¿puede dar una proyección negativa de la democracia española?

Sí, desde luego. Tenemos la vigilancia de la Comisión Europea, es cierto, y se ve como la Unión Europea interviene en asuntos nacionales, como se ve con la Fiscalía Europea. Cuando se va contra las normas establecidas en Europa de lo que es un régimen democrático y se le ataca por algunas de sus fisuras, ahí esta la UE. Dicho esto, a esperar un poco.

"Por supuesto que la separación de poderes en España puede estar en riesgo"

Manuel García Castellón

Se jubila en octubre. Ha llevado algunos de los casos más mediáticos de las últimas décadas. ¿En cuál se ha sentido más presionado? ¿Cuál le ha dado más quebraderos de cabeza?

Quebraderos de cabeza, todos y ninguno. Afortunadamente sigo teniendo el concepto que tenía cuando me puse a estudiar oposiciones para ser juez. Pensaba que, de alguna forma, en un grano de arena podías modificar algo malo del mundo. Eso me llevó a ser juez y a procurar ser buen juez. Si lo he conseguido o no, ya no lo sé. Para mí, aunque no para los demás, todos los casos han sido iguales. No he buscado otra cosa que tratar de restablecer ese grano de arena.

Pero el mundo ha cambiado mucho en estos últimos años, sobre todo con la irrupción de las redes sociales. ¿Considera que esta evolución ha afectado a la independencia del poder judicial?

Desgraciadamente, sí, y a las pruebas me remito de lo que ha pasado y está pasando respecto a otros poderes del Estado. Es gravísimo. ¿Que contribuye el ruido de las redes sociales? Efectivamente. ¿Que no son un periodismo serio? Pues no, no lo son. Todo eso mezclado, lleva a las consecuencias que desgraciadamente vemos.

Por tanto, considera que la separación de poderes en este país puede estar en riesgo.

Puede estar en riesgo, claro que sí. Por supuesto.