Política fiscal

Aragón rechaza una financiación diferenciada solo para Cataluña

Pueyo (Sumar) advierte a Moncloa que retirará su apoyo si no se aborda un reparto justo de la Hacienda

Azcón invoca «un frente común» que nace fallido

El presidente de Aragón, Jorge Azcón.

El presidente de Aragón, Jorge Azcón. / LAURA TRIVES

Sergio H. Valgañón

Sergio H. Valgañón

A vueltas con la financiación autonómica. El planteamiento del Gobierno de Pedro Sánchez de elaborar una financiación diferenciada para Cataluña, en plena negociación del Gobierno autonómico de la comunidad entre PSC y ERC, ha avivado el espíritu aragonesista. El diputado de Sumar Aragón, Jorge Pueyo, y el presidente autonómico, Jorge Azcón, dejaron clara su postura contraria, a la que se sumaron a lo largo del día el resto del grupo. Otra aragonesa, Pilar Alegría, como ministra portavoz, tuvo que defender la consideración del Gobierno central.

Empezando por el Congreso de los Diputados, el aragonesista Jorge Pueyo anunció que retirará su apoyo al Gobierno si existe un agravio con la financiación a Cataluña. En los mismos términos, el portavoz de Sumar Aragón exigió «una financiación singular» para la comunidad que representa y se apoyó en el Estatuto de Autonomía para fundamentar esa solicitud, acompañada de una reforma del sistema de financiación autonómico «en general».

«Aragón es un país con singularidad demográfica y geográfica, que no ha sido atendido históricamente», recordó Pueyo, que mencionó que las Cortes en 2007 ya contemplaron la inclusión de varios términos para mejorar la financiación autonómica, como «la baja densidad de despoblación, tamaño de la comunidad o el envejecimiento de la población».

«Cualquier nueva reforma de financiación que emprenda el Gobierno del Estado deberá tener en cuenta todas aquellas demandas y necesidades de Aragón», insistió el diputado aragonesista, que aseveró que esta situación es «una línea roja a cualquier apoyo parlamentario y, según han expresado otras formaciones, no hay una mayoría posible para sacarlo adelante», en referencia a una reforma que solo mire a Cataluña.

El propio Pueyo acusó a su socio en el Ejecutivo nacional, el PSOE, de «crear un conflicto entre territorios con esta discriminación», sellando como punto común «acudir a una reforma general del sistema, pero también que la comisión bilateral Aragón-Estado se lleve adelante y se tenga en cuenta para el futuro».

También, evidentemente, culpó el presidente aragonés y líder del PP en la comunidad Jorge Azcón al PSOE que lidera Pedro Sánchez. El jefe del Ejecutivo aragonés rechazó de nuevo una reforma «injusta y que va contra los principios de igualdad y solidaridad». Además, solicitó «un frente común» en las Cortes de Aragón en la que todos los partidos representados fijen su posición.

Una unión común que, sin embargo, nace muerta. Preguntados por este diario, todos los partidos del hemiciclo aragonés rechazaron la financiación singular solo para Cataluña, pero no todos confirmaron que seguirían sin discusión los términos de Azcón.

En el PSOE aragonés, su portavoz Mayte Pérez aseguró que su partido estará «en el acuerdo y en el consenso», pero tomando como base el documento que el anterior Gobierno, liderado por el socialista Javier Lambán, hizo llegar a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Ese basaba las exigencias de Aragón en la superficie de la comunidad, la cantidad de despoblación y la garantía de no perder recursos en ninguna reforma. «Es un documento que se trabajó con todos los partidos y que solo tuvo el rechazo de Vox», comentó Pérez señalando al socio de Gobierno, antes de insistir en que el PSOE en Aragón será «contrario a cualquier privilegio o discriminación y defenderá la singularidad de la comunidad».

En Vox, el vicepresidente Alejandro Nolasco consideró que «Sánchez estaría dispuesto a vender a la región por complacer a los independentistas». También tuvo par atacar a su socio, el PP, al que el recordó que «defendió en 2012 una financiación singular para Cataluña, algo bochornoso».

En Chunta Aragonesista se mantuvieron en la postura expresada desde el primer momento sobre el asunto, revindicando «las justas demandas y las evidentes necesidades de Aragón». En Teruel Existe, Tomás Guitarte clamó por un mayor equilibrio territorial y culpó del «problema estructural» tanto al Estado como a Cataluña y País Vasco. «Deben corregirse los déficits históricos», aseveró Guitarte.

Diferencia de posturas en el PAR y en Izquierda Unida. Los aragonesistas, en boca de su portavoz Alberto Izquierdo, exigió que Aragón tenga «una Hacienda Foral propia», apelando a sus derechos históricos y al Estatuto de Autonomía. Álvaro Sanz, de IU, exigió «un debate serio» y opinó que la conversación «no va de territorios, sino de garantizar derechos», rechazando el frente común de Azcón. Podemos no respondió a este diario.

La portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, subrayó que el Ejecutivo central «nunca ha hablado de conciertos» en relación con la financiación de Cataluña, a diferencia del líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, al que acusó de mantener en este asunto una «máxima expresión de hipocresía». Desde la Delegación del Gobierno en Aragón señalaron que «con el Gobierno de Pedro Sánchez, Aragón ha recibido los mayores recursos de su historia», cifrando en 6.296 millones más la diferencia con el Ejecutivo de Mariano Rajoy.