Sanidad

Los mir de Familia de 4º año cubrirán vacaciones en los centros de salud rurales de Aragón

El consejero de Sanidad, José Luis Bancalero, ha asegurado que irán “prioritariamente” a los “centros de su sector que clásicamente han sido de difícil cobertura”

Bancalero ha presidido el pleno del Consejo de Salud, que no se reunía desde 2022, y que cuenta con 55 miembros

El consejero de Sanidad, José Luis Bancalero, antes de entrar en el pleno del Consejo de Salud de Aragón.

El consejero de Sanidad, José Luis Bancalero, antes de entrar en el pleno del Consejo de Salud de Aragón. / MIGUEL ÁNGEL GRACIA

Eva García

Eva García

Cada vez son más los residentes de cuarto de Medicina Familiar (terminan su formación en septiembre) que están dispuestos a trabajar este verano y cubrir los puestos de los profesionales que se van de vacaciones. Hasta la fecha superan los 45 y, tal y como ha asegurado esta mañana el consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, José Luis Bancalero, lo harán “prioritariamente” en el medio rural, ya que irán destinados a su sector pero a los centros que “clásicamente” se han denominado de difícil cobertura; y no a los últimos que se han incorporado a esta declaración (los que tengan vacantes y la bolsa esté a cero). Aunque también ha hecho hincapié en que lo harán según el cumplimiento del decreto de aistencia de 1997 que tiene en cuenta la población censada “según el número de tarjetas sanitarias”.

El consejero ha explicado que había localidades que “no llegaban a los 100 habitantes” con lo cual les correspondía un día de asistencia y “últimamente había tres”, de ahí la necesaria reorganización de los servicios.

Bancalero ha hecho estas declaraciones antes de entrar en el primer pleno del Consejo de salud de Aragón de la legislatura, que está formado por 55 personas, entre directores generales, representantes de la administración, de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias, de los grupos parlamentarios de las Cortes y de los sindicatos y organizaciones empresariales, así como de las Cámaras de Comercio, las universidades, los colegios profesionales, y miembros de asociaciones ciudadanas.

En este espacio, el consejero puso sobre la mesa que algunos de los mir ya han comenzado a trabajar y otros lo harán “cuando los profesionales se vayan de vacaciones”; aunque también ha señalado que la cifra no está cerrada. Estos residentes mantienen su contrato en formación, pero se les da “un plus económico” que se conocerá una vez que se firme el contrato. Pero sí que ha contabilizado esa bonificación, que es de 27 euros por cada hora de Atención Continuada; y 17 en el caso de una enfermera, ha señalado el consejero.

Críticas a Lambán y a la ministra de Sanidad

Además, ha aprovechado la situación para criticar al anterior Gobierno de Aragón, al presidido por Javier Lambán, ya que el pleno del Consejo de Salud debe reunirse dos veces al año y “solo lo hizo una vez en 2022 y ninguna en 2023”. Y a la ministra de Sanidad, Mónica García, a la que ha afeado que “sigue sin adoptar ninguna medida extraordinaria para mejorar estos índices de profesionales” ya que el déficit de sanitarios es un “problema serio” con las bolsas “prácticamente vacías”, lo que dificulta “el día a día de la asistencia sanitaria en Aragón”. Además le ha achacado el “déficit de financiación” sobre todo en las comunidades grandes y despobladas y aprovechó para decir que la ley de amnistía “rompe la equidad”.

Preguntado por las protestas de este fin de semana en Casetas y Ayerbe, ha señalado que la problemática es “distinta”. En Casetas ha habido jubilaciones y se ha necesitado una reorganización; ya que uno de los equipos de Atención Continuada para dar asistencia las 24 horas y uno de ellos sa ha trasladado a la mañana porque “la incidencia a partir de las 8 de la tarde descendía”. Ahí ha agradecido la labor de los profesionales para “cubrir las bajas”.

En el caso de Ayerbe, ha dicho que es un “tema totalmente político” porque había cinco médicos y dos enfermeras y el Gobierno de Aragón “ha puesto dos enfermeras más”, ha explicado haciendo referencia a las críticas del diputado socialista Iván Carpi. En la zona de salud altoaragonesa hay cuatro equipos completos, a las que se han sumado dos enfermeras para dar cobertura a 1.993 personas; por lo que los cuatro médicos “atenderán a alrededor de 500 pacientes cada uno, mientras que en Zaragoza, un médico de Atención Primaria puede llevar hasta 1.700 pacientes”, debido a la “mala planificación del Gobierno anterior”; una situación que el actual equipo de Gobierno está intentando solucionar. La herencia recibida, ha recalcado es la de “muchos acuerdos sin planificación ninguna”.