Política

Nolasco (Vox) retira su comparecencia sobre "corrupción moral" del Pleno de las Cortes

El vicepresidente primero del Gobierno de Aragón había solicitado comparecer a petición propia el próximo jueves, pero cambia de planes tras un recurso de CHA, que celebra que "se haya evitado un nuevo episodio de deterioro político"

El vicepresidente primero del Gobierno de Aragón, Alejandro Nolasco, durante un pleno autonómico.

El vicepresidente primero del Gobierno de Aragón, Alejandro Nolasco, durante un pleno autonómico. / LAURA TRIVES

S. H. V. / A. A. A.

Nuevo episodio curioso en el desarrollo de la vida parlamentaria de las Cortes de Aragón. El vicepresidente primero del Ejecutivo autonómico, Alejandro Nolasco, había solicitado comparecer en la sesión del próximo jueves para abordar "la corrupción moral", acto que finalmente no llevará a cabo tras un recurso de Chunta Aragonesista. En CHA han celebrado la retirada del punto en el orden del día del pleno, para evitar "un nuevo episodio de deterioro político".

El propio vicepresidente Nolasco había registrado su comparecencia sin apenas explicación, solo anunciando que quería hablar desde la tribuna de "la corrupción moral". Sin profundizar ni abordar en los motivos que le llevaban a querer crear un debate sobre el tema, algo que extrañó al resto de los grupos parlamentarios. El portavoz de Chunta Aragonesista, José Luis Soro, registró un recurso en contra de esta comparecencia. Los servicios jurídicos de la Cámara certiciaron que la Mesa de las Cortes "puede dirigirse al señor consejero para que reformule su solicitud de comparecencia, a petición propia, circunscribiéndola a su ámbito competencial".

Sin embargo, la propia Mesa permitió el pasado 12 de junio que la comparecencia siguiera viva, lo que hizo que esta se llegase a reflejar en el orden del día del pleno de esta semana. Finalmente, ha sido el propio Nolasco el que ha cambiado de criterio y ha retirado su petición de comparecer.

José Luis Soro, portavoz de CHA, ha considerado tras conocer la retirada que ", la corrupción moral no es un asunto sobre el que ningún cargo público en el ejercicio de sus funciones, y al margen de la visión que tenga sobre aspectos morales, tenga nada que decir. No puede pretender imponer sus propias convicciones morales". El aragonesista ha recordado que en los Estados democráticos "no hay moral oficial", recordando que esta práctica es propia de "regímenes autoritarios y confesionales".

"Ni siquiera tiene sentido, desde el punto de vista de las funciones parlamentarias de control e impulso al ejecutivo, que las exponga en sede parlamentaria. Tras la comparecencia, no podría haber un control posterior por el Parlamento, ni impulso ulterior por parte de ningún Grupo Parlamentario. En definitiva, se hablaría de cuestiones extrañas al parlamento y al gobierno", ha concluido el propio Soro.