servicios sociales

Las personas con sordoceguera de Aragón reclaman su inclusión plena en la sociedad y lo hacen en cinco millones de cupones

Afecta a alrededor de 145 personas en la comunidad y en España a más de 9.000, de las que 3.200 personas afiliadas a la ONCE

Los participantes en la presentación del cupón.

Los participantes en la presentación del cupón. / ONCE

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Las personas con sordoceguera que viven en Aragón reclaman su plena inclusión en la sociedad y recuerdan sus necesidades especiales para poder ser ciudadanos de primera. En un acto celebrado en Zaragoza, personas con sordoceguera y sus mediadores han presentado la imagen de los cinco millones de cupones que la ONCE dedica al Día Internacional de las Personas con Sordoceguera, para dar así visibilidad a esta realidad social, aún muy desconocida.

La sordoceguera es una discapacidad única que surge como consecuencia de la combinación en una misma persona de una discapacidad visual y auditiva. Afecta a 15 de cada 100.000 habitantes, por lo que, en España, a falta de un censo definitivo, incluye alrededor de 9.000 personas, de las que más de 3.200 están afiliadas a la ONCE.

Se trata de un grupo muy heterogéneo, dado que algunas personas sordociegas no oyen ni ven nada, mientras que otras pueden tener algún resto de visión o audición en diferente grado. Asimismo, la sordoceguera puede ser congénita o adquirida.

Los problemas de comunicación son los más destacados a los que se enfrentan en su día a día, pero no constituyen las únicas necesidades con las que se encuentra una persona cuando convive con la sordoceguera. La combinación de las dos pérdidas sensoriales repercute en muchos otros aspectos vitales que, en ocasiones, limitan su desarrollo personal en los diferentes ámbitos de la vida.

La ONCE ofrece cobertura a estas personas con dos líneas específicas de acción, con presencia en todas las comunidades: la Unidad Técnica de Sordoceguera (UTS), con tecnología y profesionales que apoyan en su inclusión; y la Fundación ONCE para la Atención a Personas con Sordoceguera (FOAPS), que cuenta con más de 140 mediadores que prestan cada año 90.000 horas de mediación y servicio.

Además, trabaja con un amplio programa de innovación, como la puesta en marcha de un nuevo lenguaje para su comunicación, conocido como sistema Dactyls, que permite mayor facilidad de comprensión y acceso a la información y que está ya extendiéndose por todo el territorio.

La presentación del cupón dedicado al Día Internacional de las Personas con Sordoceguera ha tenido lugar en la sede del Instituto Aragonés de la Juventud en Zaragoza y en ella han participado Carmen Susín, consejera de Bienestar Social y Familia, Ángel Val, director gerente del IASS, la delegada y el presidente del Consejo Territorial de la Organización en esta comunidad, Raquel Pérez y José Luis Catalán respectivamente; acompañados de Silvia Borrego, responsable del Departamento de servicios sociales para personas afiliadas, Francisco Vidal y Mercedes Navarro, personas sordociegas, e Irene Arjol, mediadora. Los tres han puesto de manifiesto las dificultades a las que diariamente se enfrentan las personas con sordoceguera, muchas de las cuales provienen del desconocimiento que aún existe en la sociedad hacia este colectivo y de su invisibilidad. Por eso reclaman mayores avances en sus derechos para lograr una inclusión plena.

La delegada ha recordado que más de 3.200 personas afiliadas a la ONCE son personas con sordoceguera, por lo que la atención hacia ellas es para la Organización una prioridad. En Aragón, la ONCE atiende a 145 personas con sordoceguera.

Según ha detallado el presidente del Consejo Territorial, esta labor se lleva a cabo a través de una red de más de 1.500 profesionales en todas las comunidades autónomas, varios de ellos trabajando en Aragón.