Un zaragozano pesca un siluro de más de 100 kilos en el Ebro en Remolinos: "Tardamos más de una hora en sacarlo"

Un joven pescador aragonés consiguió sacar del río un ejemplar monstruoso de esta especie invasiva

Jorge García junto al siluro pescado.

Jorge García junto al siluro pescado. / Jorge García

La llegada del verano y las buenas temperaturas, excesivas en algunos casos, son dos ingredientes indispensables para muchos pescadores que deciden coger sus cañas de pescas y lanzarse a la aventura. Las aguas del Ebro suelen ser las elegidas por los amantes de la pesca para intentar capturar una pieza única y después compartirla a través de las redes sociales.

Aunque se haya convertido en una especie invasiva y afecta al desarrollo de la biodiversidad en los ríos, los siluros son uno de los peces más atractivos y codiciados para los pescadores en todo Aragón. Con la llegada de la época estival, el caudal del Ebro disminuye con respecto a otras fechas lo que provoca que algún curioso pueda ver la presencia de esta especie surcando las aguas del río.

Hace apenas unos días, Jorge García Oteo ha sido capaz de sacar del río Ebro en Remolinos un ejemplar gigantesco de siluro. La pieza captura por el joven zaragozano pesaba más de 100 kilos y medía cerca de 2,41 metros. La lluvia que empezó a caer cuando el ejemplar pico el anzuelo y la fuerza del pez hicieron más épica la pesca del mismo. “Estuvimos cerca de una hora hasta que, entre tres personas, conseguimos sacarlo a la orilla. Jugué un poco con el siluro hasta que se cansó”, comenta García.

Tras estar cerca de una hora jugueteando con el “bicho” que se aferró al anzuelo después de media hora, el joven junto a dos amigos consiguieron sacarlo del agua. Esta no es la primera vez que el pescador de Zaragoza logra pescar un pez de esta especie. Hace ocho años logro sacar uno de 2,45 metros.

Esta no es la única noticia sobre la presencia de siluros de grandes dimensiones en el río Ebro. Hace unas semanas, un joven aragonés fue el encargado de sacar del agua en Mequinenza un ejemplar gigantesco de siluro. La pieza fue captura por Daniel Plana, pesaba más de 150 kilos y medía 2,5 metros.