Entrevista | Margaret Chen Presidenta del China Club Spain y una de las 100 personas más influyentes en el exterior según el Gobierno de Pekín

Margaret Chen, en Zaragoza: "China está dolida por los aranceles al coche eléctrico, muestran que Europa tiene una doble moral"

Presidenta del China Club Spain y considerada por el Gobierno del gigante asiático como una de las 100 personas con más impacto en el exterior, ha ofrecido un coloquio este jueves en el Foro ADEA

Margaret Chen, este jueves en las escaleras del Hotel Reina Petronila,en Zaragoza.

Margaret Chen, este jueves en las escaleras del Hotel Reina Petronila,en Zaragoza. / Laura Trives

PREGUNTA. ¿Quién es Margaret Chen?

RESPUESTA. Una persona normal que acabó en España accidentalmente cuando tenía el objetivo de hacer su vida en Estados Unidos. Allí fue donde conocí a mi marido, que resulta ser de Zaragoza, y por él, entre otras razones, llevo en España 31 años. En mi vida he tenido que trabajar con muchos maños, como César Alierta, que fue mi jefe en Telefónica y a quien puedo conocer mucho, o Eliseo Sánchez Trasobares (otro directivo histórico de la teleco española). Vengo casi todos los fines de semana a Zaragoza y conozco los rincones donde comer, pero desgraciadamente no he tenido muchas oportunidades de contribuir en Aragón, al menos todavía. 

P. ¿Todavía?

R. Hace unos años, quizá no tanto, pero hoy puedo decir que lo que Aragón quiere lo puede hacer con China. EEUU ha puesto muchas trabas y China se ha tenido que buscar otros socios, que son los europeos, aunque ahora también le están poniendo trabas. 

R. ¿Hasta qué punto ha tensado las relaciones la imposición de aranceles a los vehículos eléctricos?

R. A China le ha dolido y lo ve como algo injusto. Ya no es tanto que sean aranceles del 38% o del 17%, sino el espíritu de la decisión. Por una vez que China ha hecho una cosa muy bien, que es el diseño y la calidad del coche eléctrico, y piensa colaborar con el resto del mundo, este le pone las cosas más difíciles. 

R. La Comisión Europea justifica los aranceles en que las subvenciones encubiertas generan una competencia desleal.

R. China ha sufrido un cambio grandísimo en los últimos 40 años, pero el Gobierno sigue siendo como el padre de la empresa, del país. El Gobierno incentiva aunque ahora tenemos economía de mercado. Y en cuanto al coche eléctrico, lo incentivó por un tema tan noble como lo es el medio ambiente, para disminuir la polución y no depender del petróleo. China está liderando un tema noble, pero el mundo occidental le pone pegas. 

P. ¿Cree que Europa se equivoca al imponer esos aranceles?

R. Se ha hecho una investigación fuera de línea, han empezado a preguntar los secretos de la industria, sobre componentes, la cadena de valor, con quién se trabaja… ¿Por qué tienen que investigar eso? China trabaja así: incentiva donde cree que tiene que incentivar. Ahora bien, ¿no es cierto que los gobiernos de Europa incentivan algunos sectores, como han hecho después de la pandemia? Eso también lo cuestionamos 

Margaret Chen está considerada como una de las chinas más influyentes fuera del gigante asiático.

Margaret Chen está considerada como una de las chinas más influyentes fuera del gigante asiático. / Laura Trives

P. ¿Dice que es hipócrita?

R. Se llama double standard (doble moral). Estados Unidos ha pagado mil millones para que una fábrica de chips de Taiwan vaya para allí. ¿Europa no les va a comprar porque lo han subvencionado?

P. La respuesta de China, la que afecta a Aragón, ha sido lanzar una investigación sobre el porcino aragonés. 

R. Yo no trabajo para el Gobierno, por lo que esto es mi opinión. China tiene que hacer algo: no puede dejar que le peguen y no decir nada. Y eso que es muy consciente de lo que significa porque siempre ha sufrido sanciones, como la lista negra de EEUU.

"Los inversores chinos buscan garantías para sus proyectos y confían más en una empresa avalada por un gobierno local"

Margaret Chen

P. ¿La incipiente guerra comercial pone en peligro inversiones chinas en España y Aragón? Por ejemplo, la alianza de Stellantis y CATL para fabricar baterías, presumiblemente en Figueruelas. 

R. No lo creo. Las sanciones las pone la agroindustria. En realidad, no es extraño que China ponga aranceles, pero en este caso particular de los coches eléctricos siente que es muy injusto. 

P. ¿Hay mucho apetito entre los inversores chinos?

R. Lo hay por España. Se están buscando oportunidades de verdad, sobre todo con renovables, 'join ventures' para componentes de coche, fábricas de paneles solares, medicamentos, robótica, etc. Puedo traer fácilmente una docena de contratos si se quiere, pero los inversores chinos quieren sobre todo garantías, proyectos que no tengan nada raro detrás. Por ejemplo, no puede ser que a un proyecto de renovables le falte la línea de evacuación. Los chinos confían mucho en el apoyo del gobierno local, lo ven como una garantía, un aval de que una empresa es fiable. 

P. El Gobierno de Aragón tiene figuras administrativas que facilitan esa burocracia. ¿Esa es la línea para captar al inversor chino?

R. Si el Gobierno local puede dar la cara con empresarios chinos, es muy importante, así como organizar viajes. Vino el embajador hace unos meses, que es una persona muy joven y positiva. Hay que aprovecharlo si se quiere hacer algo grande. A finales de julio vendrán medios de comunicación a España que quieren colaborar. 

R. ¿Hay alguna inversión que ya esté cerrada en tierras aragonesas?

R. Lo que puedo decir es que están buscando sitios. Y se decantarán por lugares donde la política les favorezca. Por ejemplo, que les digan: «Si inviertes y garantizas una inversión con capacidad productiva te daremos la tierra gratis». Hablo de energías renovables, componentes del automóvil, robótica, medicamentos, logística... Todos están buscando garantías, puertos secos y zonas francas. Hay fábricas muy grandes que buscan sitio cerca de Valencia, que es la salida natural por mar hacia China. 

R. ¿Qué hay de los centros de datos? China también se está expandiendo en este sector. 

P. No lo sé, pero si Aragón levanta la mano puede llegar. Están buscando quién le da políticas más favorables, pero hay que reclamarlo. No hemos hablado hasta ahora de Aragón como un lugar donde montar centros de datos, pero yo, como profesional de esta área, creo que tiene que hacerlo a lo grande. 

P. ¿Amazon y Microsoft no son a lo grande?

R. Más. Ellos piensan en logística de aquí. Pero los centros de datos que busca China no son para España y los países cercanos, sino para todo el mundo. Criptomonedas, inteligencia artificial, robótica… necesitan un poder de cálculo tremendo. 

Suscríbete para seguir leyendo