Día Mundial de la Mujer Ingeniera

A fondo | Pon una ingeniera en tu vida

Tenemos la obligación de despertar el interés de las más jóvenes fomentando nuevas vocaciones desde la escuela 

Una mujer inspecciona el material en la empresa de BSH de Zaragoza en una imagen de archivo.  | EL PERIÓDICO

Una mujer inspecciona el material en la empresa de BSH de Zaragoza en una imagen de archivo. | EL PERIÓDICO

Paula Román

Nos encontramos ante una era de cambios y de adaptación con grandes retos. Hay mucho camino que recorrer en sectores tan variados como el consumo energético, la Inteligencia Artificial o el transporte, y en todos ellos la ingeniería se alza como una palanca fundamental para hacer frente a los desafíos de manera clara y directa. De hecho, la ingeniería es protagonista del progreso tecnológico y ha estado vinculada desde su origen al avance de las sociedades.

En el plano energético, buscar soluciones más respetuosas con el medioambiente se impone no solo como una necesidad, sino también como una obligación por parte de la sociedad. El ámbito de las energías renovables está viviendo una etapa de auge y expansión, lo que ha dado lugar a una alta demanda de ingenieros especializados en energía verde.

En todo este cambio, la ingeniería juega un papel fundamental, pudiendo aportar soluciones innovadoras en segmentos como el almacenamiento, la optimización de los recursos energéticos, la generación distribuida o la gestión inteligente de las redes eléctricas, entre otros.

Por su parte, en el ámbito de la movilidad nos enfrentamos también a múltiples retos, derivados del auge del comercio electrónico y la búsqueda de tecnologías alternativas a los combustibles fósiles.

La Inteligencia Artificial, la gestión de los datos y la digitalización están cambiando radicalmente nuestras vidas. Para las empresas, se convierten en un valor diferencial y de ello dependerá en gran medida su viabilidad futura.

Nuevos desafíos

En todos estos contextos, cualquiera de las disciplinas de la ingeniería puede aportar soluciones eficaces que resuelvan los desafíos planteados. Por ello, los ingenieros son un perfil muy demandado y clave para las empresas. La ingeniería aporta un perfil generalista capaz de abarcar cualquier ámbito: innovación, resolución de problemas, versatilidad o polivalencia son adjetivos que los acompañan y por ello cuentan con una tasa de empleabilidad muy elevada.

El primer estudio del Observatorio de la Ingeniería (OIE) en España 2022 recoge que de los 750.000 ingenieros que hay en nuestro país, solo el 20% son mujeres, una cifra similar a la de países de nuestro entorno. Esta coyuntura pone de relieve la importancia de acercar la ingeniería a las jóvenes para que la perciban como un área natural en la que desarrollar sus carreras profesionales y un nicho de oportunidades laborables. Tenemos sin duda por delante un gran reto como sociedad, ya que incorporar a más mujeres en la ingeniería es una oportunidad que no debemos dejar pasar.

Hoy celebramos el Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería. Todo apoyo es necesario, pues la realidad nos muestra aún muchos desafíos a los que enfrentarnos. El abordaje de la mujer en la ingeniería desde el ámbito educativo se erige como uno de los más relevantes o, al menos, uno de los más desafiantes de cara al futuro.

1 de cada 4 son mujeres

Hoy solo uno de cada cuatro estudiantes matriculados en ingenierías es mujer, según datos del Ministerio de Educación. Si ampliamos más el horizonte y nos fijamos en las denominadas carreras STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), esta cifra sube ligeramente hasta alcanzar el 31,4%.

Como vemos, son ámbitos que no están despertando el interés de nuestras estudiantes, a pesar de contar con altas tasas de ocupación, por lo tanto, se presenta ante nosotros la enorme oportunidad de fomentar estas vocaciones y hacerlo desde las primeras edades.

La elección de la modalidad de estudios a cursar se hace a edades muy tempranas. Ya desde la Educación Primaria convendría acercar estas disciplinas a las alumnas por medio de programas concretos, poniendo el foco en mostrarles cómo están presentes la ingeniería y las demás disciplinas técnicas y científicas en nuestro día a día.

Del mismo modo, otro de los puntos en los que se debería hacer hincapié es en visibilizar el trabajo de mujeres profesionales en áreas STEM para que las niñas y jóvenes tengan referentes reales que les inspiren. Posiblemente se hayan considerado como carreras tradicionalmente masculinas y no hay referentes femeninos suficientes que motiven a las jóvenes a apostar por ellas.

Como aspecto positivo en Aragón, en las últimas décadas se ha observado un aumento en el número de mujeres que se matriculan en carreras de ingeniería. Según datos de la Universidad de Zaragoza, representan actualmente el 30% de los estudiantes en las facultades de ingeniería, mientras que en las décadas de 1980 y 1990 era de un 15%.

El lado positivo de la diversidad

La inclusión de mujeres en áreas STEAM, así como en roles de liderazgo, es crucial para la innovación y la sostenibilidad, pues aportan nuevos enfoques. Existen múltiples estudios que han demostrado que la diversidad de género en el lugar de trabajo mejora la competitividad y el rendimiento de las empresas. Equipos diversos tienden a ser más innovadores y a tomar decisiones más efectivas. Las mujeres aportan perspectivas diferentes y valiosas que enriquecen el entorno laboral y contribuyen a una mayor creatividad y solución de problemas.

Que se vea el potencial que este tipo de carreras aporta a las mujeres es responsabilidad de todos. Poder mostrar la capacidad que les daría participar del cambio y aportar a la sociedad, pudiendo marcar el rumbo y construir el futuro. Disponer de autonomía y libertad para poder tomar decisiones en la vida laboral no tiene precio. Y porque, no nos olvidemos, por encima de lo laboral se encuentra nuestra vida personal. Crecer profesionalmente no tiene por qué estar reñido con conciliar con la vida familiar. Ser ingeniero no implica hacer estos sacrificios. Al revés, nos puede enriquecer también en lo personal, ayudándonos a aportar a la sociedad, sentirnos plenos y mejorar nuestro futuro y el de nuestro entorno.

Paula Román, Directora general de Feníe Energía