Colegio Juan de Lanuza

Educando para construir una sociedad mejor

Con el Sello RSA+, el centro involucra a los estudiantes en programas innovadores que desarrollan souciones tecnológicas para mejorar la calidad de vida de los demás

Los alumnos del colegio Juan de Lanuza aprenden y cultivan el Huerto Escolar.

Los alumnos del colegio Juan de Lanuza aprenden y cultivan el Huerto Escolar. / Servicio Especial

Monográficos

La responsabilidad social se respira en cada actividad y enfoque del proyecto educativo del colegio Juan de Lanuza de Zaragoza. El alumnado está inmerso en un ambiente creativo que inspira programas innovadores donde, a través de soluciones tecnológicas, contribuyen a la sostenibilidad mejorando la calidad de vida de diferentes colectivos.

«Educamos alumnos para crear una sociedad mejor. Los conocimientos y las habilidades que van adquiriendo resulta en la formación de ciudadanos comprometidos con la sostenibilidad», señala la directora del colegio, Pilar Fernández. Como muestra de esa metodología, el Juan de Lanuza obtuvo cuando se puso en marcha en la comunidad el Sello de Responsabilidad Social de Aragón (RSA) y en 2018 el Sello RSA+, que avala su compromiso con las buenas prácticas y una sociedad más justa, inclusiva, sostenible y responsable.

Bajo su línea estratégica Colegio Saludable, el colegio Juan de Lanuza puso en marcha en 2019 el programa Escuela Sana, donde la sostenibilidad, la nutrición y la conexión con la naturaleza entra a las aulas. La mejora de las instaciones con los estándares de passivhaus bajo el sello Well Building Standard, la implementación de un sistema de control del nivel de dióxido de carbono (C02) en el aula para garantizar un mejor aprendizaje y la reducción de residuos en el ámbito educativo son algunas de las acciones implantadas.

Único colegio en España

«Somos el único colegio de España que tiene un itinerario de pensamiento computacional desde los tres años. Contamos con un espacio de creación donde el alumnado puede concebir y desarrollar soluciones tecnológicas que reviertan en la sociedad y ayuden a mejorar la vida de los demás», reconoce la directora.

Para lograr este objetivo, el colegio Juan de Lanuza ha firmado un acuerdo con la Fundación DFA y trabaja con Atades para que el alumnado idee soluciones que faciliten la vida de las personas con discapacidad. En el colegio han diseñado un pañal desechable con medidor de humedad para ayudar a personas con parálisis cerebral y un dispositivo disuasorio para evitar infracciones en el párking de personas con discapacidad física, entre otras.

«El objetivo es que todas estas acciones tengan un impacto social y sean sostenibles. A los alumnos les formamos para que sean creadores de tecnología, teniendo en mente cómo hacer una sociedad mejor».

La singularidad del método educativo ha cosechado sus reconocimientos. El Juan de Lanuza ganó el Premio MAZ de Empresa Saludable por su compromiso con la promoción de la salud y el bienestar en la comunidad escolar. También recibió el Premio Nacional en el Concurso RetoTech por su clasificador de residuos con inteligencia artificial (IA).

Además, el colegio ganó en todas las categorías en la III Olimpiada Aragonesa de Informática, obteniendo el reconocimiento a mejor tutor en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y como colegio. «Queremos que los alumnos sean socialmente responsables en el uso de la tecnología», concluye la directora, Pilar Fernández.