Crimen en Ejea de los Caballeros

Los vecinos del crimen de Ejea: "Ha sido una muerte horrible"

Los vecinos de la pareja agredida tratan de encajar el violento ataque sufrido y buscan explicaciones a un suceso que deja conmocionada a la capital de las Cinco Villas. «Es algo inexplicable», dicen

La investigación ha sido declarda secreta

La investigación ha sido declarda secreta / Miguel Ángel Gracia

D. Chic / A. Tremul

«Ha sido una muerte horrible». Este es el mantra que repetían los vecinos de la calle Sinués Urbiola de Ejea de los Caballeros, que no encontraban explicación a un brutal ataque que se ha saldado con la muerte de la propietaria de la tienda Mundocuadro y con las heridas de gravedad de su marido. Tenían dos hijos y eran muy conocidos en la zona, pues llevaban muchos años formando parte del tejido comercial de la localidad. «Esta es una zona muy tranquila, casi al lado del centro de la ciudad, que haya pasado algo así es del todo inexplicable», razonaba uno de los vecinos, propietario de un establecimiento de ropa casi al lado del lugar del suceso.

Junto al cordón policial que impedía el paso a la calle se agolpaban muchos ejeanos tratando de aventurar hipótesis. «La familia lo está pasando muy mal, hay mucho dolor», repetía un conocido de las víctimas. 

En opinión de las personas que habían tenido trato con los dueños de la tienda de marcos, el matrimonio era «muy buena gente», aunque según algunos vecinos estarían en proceso de separación. 

Una familiar directa de la fallecida explicaba que «de casualidad» no estuvo dentro de la tienda en el momento de la agresión, pues tenía pendiente acudir a llevarle un paquete a uno de sus hijos. «No me han pillado ahí de milagro», indicó, casi sin poder asumir todavía la magnitud del crimen. «Me he tenido que tomar una tila en cuanto me han contado lo que ha pasado, es terrible, no me puedo creer que ayer mismo estuvieran en mi casa», señaló.

Los rumores, las medias verdades y los propios bulos se mezclaban en las conversaciones de los curiosos. «Si cogen pronto a los asesinos será mejor que no los suelten nunca, no puede ser esto que ha pasado», indicaba uno de los parroquianos del bar que hace esquina con la calle Libertad.

El regente de una peluquería cercana tampoco terminaba de creerse que un suceso de estas características pudiera haber sucedido tan cerca de su casa. «Es muy pronto para saber lo que ha pasado, pero me parece muy raro que el móvil haya sido un atraco», reflexionó. En su opinión, en una tienda de esas características nunca suele haber mucho dinero en efectivo, sobre todo en una época en la que casi todas las transacciones grandes ya se pagan con tarjeta. Y además ponía en evidencia que al lado existe un salón de juego y varios bares, lugares en los que podía haber mucho más dinero en la caja. «No puedo entender que habrá pasado», repetía.

Otra de las vecinas «de toda la vida» lamentó que Ejea de los Caballeros volviera a copar la actualidad informativa por otro suceso trágico. «Siempre que salimos en la tele es por estas cosas tan terribles, es una verdadera lástima», indicó junto al cordón policial mientras observaba cómo los forenses retiran el cadáver tras una mampara blanca para evitar a los curiosos. La normalidad tardará en volver a la calle Sinués Urbiola. n