Montaña

El fin de semana se salda con tres rescates en el Pirineo altoaragonés

Ningún de los evacuados por la Guardia Civil ha sufrido heridas de gravedad

Un rescate de montaña realizado este domingo por la Guardia Civil de Huesca en un paraje de Torla.

Un rescate de montaña realizado este domingo por la Guardia Civil de Huesca en un paraje de Torla. / GUARDIA CIVIL

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

El fin de semana en el Pirineo altoaragonés se ha saldado con tres rescates. El primer aviso se recibió este domingo en torno a las 13.15 horas recibido a través de la sala de emergencias 112 SOS Aragón, en la central 062 de la Guardia Civil de Huesca. En la llamada se comunicaba que una escaladora se encontraba bloqueada en la vía ferrata del Escuacho de Escarrilla, que forma parte del término municipal de Sallent de Gállego, se había caído unos 20 metros, golpeñandose la cabeza y fractura en muñeca.

En ese momento se activaron los GREIM de Panticosa, los cuales, tras localizar a la escaladora, la ayudaron para que continuara por la vía ferrata por sus propios medios, ya que se encontraba ilesa, hasta el final del trayecto. Posteriormente, fue trasladada en vehículo oficial hasta la localidad de Escarrilla donde la esperaba su compañero. Se trata de una mujer de 28 años y vecina de Madrid.

En la jornada de este domingo, a las 14.17 horas, se recibió un nuevo aviso en el que se comunicaba que un senderista había sufrido un esguince de tobillo en el camino GR11 cerca del ibón de Estanés, en el término municipal de Ansó. En esta ocasión fue activado el GREIM de Jaca, la unidad aérea de Huesca y un médico del 061. Tras sobrevolar la zona y localizar al herido, fue atendido por el personal sanitario, siendo evacuado y trasladado en la aeronave hasta el helipuerto de Jaca, donde le esperaba una ambulancia para ser llevado al hospital de Jaca. La persona rescatada es un varón de 59 años y vecino de la provincia de Castellón.

El tercer rescate, cuyo avisó se recibió este domingo a las 19.05 horas, fue de un senderista de 36 años y vecino de Santiago de Compostela que había sufrido una luxación de tobillo bajando a San Nicolás de Bujaruelo, en el término de Torla. Se activó GREIM de Boltaña, la unidad aérea de Benasque y el médico del 061. El herido fue atendido por el personal sanitario y evacuado en la aeronave hasta el refugio de Sanderuelo para su posterior traslado al hospital.