COMERCIO

Rebajas en Aragón: "Los primeros días hemos estado desbordados"

Descuentos de muy diferente índole visten las calles de Zaragoza desde hace semanas, algunos de ellos de hasta el 70%

Hay quienes prefieren sustituir los tradicionales paseos por las tiendas por la compra online

El pequeño comercio intenta adaptarse a las nuevas formas de venta mientras se enfrenta a las grandes empresas emergentes

Una tienda del centro de Zaragoza en plena temporada de rebajas.

Una tienda del centro de Zaragoza en plena temporada de rebajas. / Laura Trives

Lucía Mañez

Hace dos semanas llegó el verano y, casi al mismo tiempo, las rebajas en Aragón. Esa época del año en la que las tiendas preparan sus mejores precios, con hasta ofertas del 70% en algunos casos, y los compradores visualizan cuáles serán sus próximos objetivos. No obstante, no todo el mundo vive igual la temporada de rebajas. Algunos como Inés Fatalá las entienden como un momento en el que se debe jugar con estrategia para conseguir lo deseado. En su caso, compra online. “Me preparo la cesta de la app antes de que empiecen para que cuando llegue la hora pueda estar preparada y que nadie me quite nada”, mientras que otros como Rocío tienen una mentalidad un poco diferente: “Las rebajas son ridículas”, afirma con rotundidad esta zaragozana.

Hace años que esa imagen de una avalancha de personas accediendo a grandes comercios ya no se repite como tal. El comercio online, la presencia de ofertas constantes en diferentes páginas web o periodos de compra asequibles como el Black Friday han hecho que las rebajas de toda la vida hayan perdido esa esencia. “En rebajas prefiero comprar en internet y, de paso, me ahorro el caos que hay en las tiendas”, confiesa Raquel Mayor a la salida de una tienda del centro de Zaragoza.

Las grandes superficies son las más beneficiadas en estas fechas, dado que son las que más productos rebajados se pueden permitir ofertar. Además, las franquicias pueden abordar con mayor fluidez estas semanas del año al tener la solvencia suficiente como para contratar a más personal. “Afrontamos la saturación de la tienda como buenamente podemos. Al trabajar en una empresa con tantos recursos como Inditex, lo bueno es que se contrata a muchísima gente de refuerzo en estas fechas. Desde la dirección nos cuidan mucho a los que nos toca trabajar en rebajas, aunque los primeros días hemos estado desbordados”, confesaba una dependienta de Zara.

Son los jóvenes los que más compran a través de Internet, mientras que los adultos siguen prefiriendo comprar en la tienda física para poder “ver la calidad y cómo me quedan los artículos”, comenta Ana Duato tras una mañana de compras por el centro Zaragoza. Otro de los motivos por los que algunas personas prefieren seguir comprando en tienda es que “a veces comprar online es algo engañoso y puede llevar a que los comercios de toda la vida desaparezcan”, tal y como explica Raquel Martínez.

Precisamente, el pequeño comercio podría verse afectado por las rebajas de los grandes comercios. La mayor parte de los propietarios de los pequeños negocios del centro de Zaragoza muestran descontento al explicar su realidad actual. “Para ser rebajas notamos bastante parada la venta. No sabemos muy bien a qué se debe. Puede que sea culpa de las grandes plataformas chinas que colapsan el mercado desde hace un tiempo con sus bajos precios y su catálogo infinito, pero lo que está claro es que están haciendo mucho daño tanto al comercio nacional como al local”, opina Raquel Andreu, dueña de ALOI.

A pesar de todo, el sector se muestra optimista en cuanto al comercio de proximidad. “Los compradores siguen confiando en nuestra reputación y eligiendo la atención al cliente de calidad. Nos estamos empezando a recuperar del bajón de la pandemia”, comenta Sergio Bretos, presidente de ECOS Avenida de Madrid.